Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 22, 2020
donativo

El problema de septiembre en la ONU


Ana Jerozolimski

Semanario Hebreo-Uruguay

La Autoridad Nacional Palestina se  dispone a pedir en setiembre a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que reconozca un Estado palestino independiente, en las líneas de 1967, o sea en la totalidad de Cisjordania ( o la Margen Occidental del Jordán) y de la Franja de Gaza. Este es el esfuerzo diplomático al que ha estado abocado el liderazgo palestino desde hace ya varios meses.

La alternativa, o sea volver a la mesa de negociaciones-para crear en realidad ese Estado que aún no existe-, ha sido dejada de lado en la práctica, aunque oficialmente  se alega que es la preferida, pero que “las condiciones” de Israel lo hacen imposible.

El problema es múltiple. No hay de por medio una amenaza existencial para Israel y esto tampoco es la bomba nuclear que busca Irán. Pero no deja de ser una situación sumamente compleja.

En primer término, si la vía es acudir a la ONU para que imponga a Israel algo que debería ser resuelto en la mesa de negociaciones, de hecho se está dando por terminado oficial y formalmente el proceso de negociaciones. Es cierto que está estancado hace años y que ambas partes tienen legítimas quejas. Pero si en la práctica se busca la alternativa al diálogo, y encima en una organización que los palestinos saben tiene mayorías automáticas  contra Israel, no se está  aportando a la reanudación de las negociaciones.

Si la ONU da a los palestinos lo que debería ser el resultado de negociaciones, o sea el reconocimiento a su independencia ¿Para qué van a volver a negociar, en un marco en el que no sólo recibirían sino también tendrían que dar, que hacer concesiones?

Y es un error pensar que Israel es el único que tiene en qué transar. Es verdad que los territorios son el tema central, pero son varios los temas en disputa en la agenda bilateral, en los que es clave que no sólo Israel sino también los palestinos muestren flexibilidad.

Está también la consideración práctica…Cabría esperar que si lo que los palestinos desean es mejorar su situación y no simplemente complicar la de Israel, comprendieran que con un reconocimiento que no sea compartido por Israel, no lograrán nada concreto. Es cierto que Israel se vería en nuevas complicaciones si queda como quien no acata una resolución de la ONU y como quien ocupa territorios de un Estado reconocido internacionalmente. ¿Pero acaso cree la Autoridad Palestina que la incomodidad de Israel al respecto le haría retirarse a las líneas del 67?

Recordemos que en las limitaciones que ha puesto Netanyahu de cara a un acuerdo con los palestinos, no entran en juego sólo consideraciones ideológicas, históricas y religiosas, sino también relacionadas a la seguridad.  Y en eso, no lo imaginamos transando rápidamente.

Hay por supuesto muchas diferencias no sólo de estilo sino también de fondo en la visión del gobierno y de la oposición en Israel. Pero  no imaginamos ahora a ningún gobierno encabezado eventualmente por el partido opositor Kadima o por el laborismo, que acepte retirarse a las líneas previas a la guerra de los Seis Días, o sea las del armisticio de 1949, mal llamadas “fronteras del 67”. El hablar de lo que significaría devolver a Israel a un ancho, en algunos puntos, de 14-15 kms, de Tel Aviv, Jerusalem y el aeropuerto internacional Ben Gurion al alcance de los cohetes de Hamas, no es un mero intento del gobierno actual de “asustar” para no hacer concesiones sino la manifestación de un auténtico motivo de preocupación.  

Otro punto complejo en el planteamiento ante la ONU, es que si realmente se aprueba lo que se supone será el pedido palestino, y el organismo mundial reconoce el Estado palestino en las “líneas del 67”, se estaría bloqueando el camino a los propios palestinos para poder transar.

Supongamos que en determinado momento el Presidente Abbas comprende que el apoyo de la ONU no le resuelve los problemas ni tampoco le da en la práctica un Estado palestino ,y  que decide entonces que a pesar del reconocimiento, quiere volver a negociar para traducir esa votación internacional en un acuerdo con Israel. Abbas sabe que Israel no volverá a las líneas del 67, no habrá una retirada total. No la aprobará la derecha ni la izquierda. ¿Pero podrá él aceptar en negociaciones serias, en las que comprende que también él debe transar y ser realista, menos de lo que la ONU daba a los palestinos? Sería un suicidio.

Estos días se publicaron en la prensa israelí informaciones según las cuales fuentes palestinas no identificadas, manifestaban dudas respecto a los planes de cara a setiembre. Daban a entender que el propio Presidente Abbas dudaba…pero no sabía cómo bajarse del árbol, por las fuertes presiones de diferentes círculos palestinos.

Cabe esperar que halle la forma de hacerlo. No para evitar incomodidades a Israel, sino para salvar el proceso de paz hoy  casi moribundo.

Pero si logra hacerlo, ambas partes, los palestinos e Israel, deben abrazar con determinación la opción negociadora, sentarse sin grandes proclamaciones, sin límites  ni promesas, para terminar de una vez con el conflicto. Cada uno tendrá sus líneas rojas..algunas legítimas y otras no. En Jerusalem, fronteras, refugiados, reconocimiento de Israel como Estado judío, asentamientos, seguridad..Que las presenten, pero cara a cara, al máximo nivel, habiendo aclarado antes a sus pueblos que el fracaso no es una opción.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.