Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Sivan 5779 | domingo junio 30, 2019
donativo

¿Por qué los judíos de EE.UU. todavía votan por Obama?


David Rubin 

17/07/2011

obama-lgA pesar de los pobres antecedentes del presidente sobre Israel, como «acto reflejo», los liberales siguen viéndolo con lentes color de rosa.

En una reciente entrevista de Jerusalem Post, el ex subsecretario de Estado Elliot Abrams, dijo que el presidente Barack Obama «ve a Israel como un problema», recordándonos la pregunta que no desaparecerá.

Es una pregunta que se hacen muchos expertos políticos, y no sólo en la isla de Manhattan o en Israel. Como  un estadounidense Israel, que a menudo es entrevistado por perplejos anfitriones conservadores de programas de entrevistas, y habiendo escrito extensamente sobre la relación de este presidente con Israel, la pregunta recurrente sobre el apoyo de Estados Unidos Judía para Israel se ha convertido en una que ya no puedo evitar.

Es algo parecido a esto: – ¿Obama es realmente hostil a Israel? Y si lo es. ¿Por qué sigue teniendo masivo apoyo judío? Además, ¿Habrá un desplazamiento lateral en 2012? En cuanto a la primera pregunta, creo que la respuesta es clara para casi todos los israelíes. Tres importantes encuestas de opinión efectuadas en Israel en los últimos dos años han planteado la pregunta: «¿El presidente Obama está a favor de Israel?» Los resultados han variado de sólo el cuatro por ciento respondiendo afirmativamente en la primera encuesta hasta el 15% en la más reciente (efectuada al inicio de la campaña presidencial de 2012).

Con pocas excepciones, los israelíes se han consternado, desde esa primera reunión de confrontación de la Casa Blanca con el Primer Ministro Binyamin Netanyahu, cuando, después de recibir un severo sermón del presidente acerca de la ilegalidad de los asentamientos israelíes, el primer ministro de Israel fue tratado descortésmente, se quedó solo y que se las arregle para su cena. Además, la mayoría de los israelíes judíos, cualquiera que sea su punto de vista, se sintieron ofendidos por la, sin precedentes, emboscada política de Obama, el pasado mes de mayo, cuando, públicamente, «sugirió» que Israel volviera a su precarias fronteras anteriores a 1967, justo cuando Netanyahu iba a subir al avión para visitar al «mejor amigo» de Israel en Washington.

Pero la mayoría de los israelíes judíos no son judíos estadounidenses, y es ahí donde radica la diferencia. Después de haber vivido en Estados Unidos durante 35 años, antes de emigrar a Israel, hace casi 20 años, sé tan bien como cualquiera que los judíos no son partidarios monolíticos de Israel. Quisiera que fuera al revés, y es doloroso, pero como con cualquier votante estadounidense, hay un proceso de priorización que se produce cuando se seleccionan candidatos a la presidencia – y para la mayoría de los judíos estadounidenses, Israel no está en la parte superior de la lista.

En resumen, la prueba de fuego, para determinar el apoyo judío estadounidense, no es la posición del candidato sobre Israel. Las posiciones liberales en temas como el aborto, el matrimonio homosexual, la oración en las escuelas y el sistema de salud, son los que determinan el voto en el seno de la comunidad judía de Estados Unidos.

Las posiciones de confrontación de Obama, en relación con Israel, pueden ser problemáticas para muchos judíos estadounidenses, pero son fácilmente racionalizadas por los dirigentes Demócratas que hablan, los que insisten en que la mayoría de los israelíes, en realidad, apoyan las fronteras anteriores a 1967, a pesar de que el ex Ministro de Relaciones Exteriores Abba Eban, de indudable tendencia izquierdista, una vez se refirió a ellas como «las fronteras de Auschwitz».

La realidad es que la mayoría de los judíos estadounidenses, aunque no necesariamente liberales económicos, son sin duda liberales sociales a los que les sería difícil apoyar a un candidato conservador como Michelle Bachmann, incondicionalmente pro Israel. El término «reflejo automático liberal» o «reflejo automático Demócrata», ciertamente se aplica aquí, y mientras la mayoría de los judíos estadounidenses condenarían tal caracterización, los hechos validan su veracidad. En 1980, Ronald Reagan se postuló en contra del titular Jimmy Carter, cuyas credenciales anti-Israel, sin duda, compiten con las de Obama.

Cuando Reagan logró capturar el 35% del voto judío, se lo consideró un logro importante, ya que muchos judíos de mentalidad independiente, para los cuales Israel era un tema de alta prioridad, se pasaron al otro lado del pasillo; pero la mayoría se mantuvo fiel a la agenda general Demócrata y no racionalizaron el sentimiento anti-israelí que transmitía Carter.

Obama es un caso similar. Este presidente, cuyas simpatías están, claramente, con el mundo islámico, no es amigo de Israel. Su falta de aprecio por la narrativa israelí era evidente mucho antes de su victoria en 2008. No es una coincidencia que su primer gran discurso de política exterior lo pronunció en El Cairo, durante el cual proclamó repetidamente su profundo respeto por la religión del Islam. Tampoco es una coincidencia que se inclinara ante el rey Abdullah de Arabia Saudita. Por último, pero no menos importante, no es casualidad que haya optado por no visitar Israel ni una sola vez durante su mandato. Pruebas de fuego ideológicas a un lado, ha llegado el momento de que los judíos estadounidenses, que realmente se preocupan por Israel, se quiten sus anteojos color de rosa y consideren una alternativa.

El escritor es un ex alcalde de Shiloh, y fundador y presidente del Shiloh Israel Children’s Fund. Es autor de dos libros, incluyendo su último trabajo, El Tsunami Islámico (Israel y Estados Unidos en la Era de Obama).

 

http://www.jpost.com/Opinion/Op-EdContributors/Article.aspx?id=229779

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Tengo un presentimiento desde hace bastante tiempo,el Presidente Obama,no volverá a repetir la Presidencia de los Estados Unidos.No todo el mundo nace con esa capacidad que hay que tener para ser Presidente y sobretodo de los EEUU.No se trata de hablar y hablar a miles de personas que pueden pensar que sus ideas son positivas para el pueblo,pero el tiempo es el mejor testigo de los hechos.Si dice que Israel deberia volver a sus precarias fronteras,éste hombre no conoce Israel y posiblemente sus facultades de Dirigente empiezen a mermar.Es muy posible que sea mulsumán y lo niege costantemente.El no haber visitado Israel también es raro.Los Presidentes van pasando, las naciones nó. SHALOM

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.