Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Nisan 5779 | sábado abril 13, 2019
donativo

Y nos preguntamos…¿hasta cuándo?


Y lo peor, es la decepción. Es que el martes, amanecimos con noticias llegadas de la oficina del Presidente de Israel Shimon Peres, informando festivamente sobre la misiva que había recibido nada más ni nada menos que del recientemente electo Presidente de Egipto Muhammad Mursi, de los Hermanos Musulmanes.

“Espero ansioso que despleguemos nuestros mejores esfuerzos para devolver el proceso de paz en Oriente Medio a su camino correcto a fin de lograr seguridad y estabilidad para todos los pueblos de la región, incluyendo el pueblo israelí”. Así decía la carta del Presidente, cuya copia fue publicada y vimos claramente. No precisamente una carta de amor eterno, pero sin duda, un elemento positivo, una importante señal de cara al futuro.

Lamentablemente, esta región puede más que las sorpresas…y horas después llegó el desmentido, afirmando que las noticias al respecto eran burdas mentiras e inventos. Claro que la carta ya había sido publicada y la casa presidencial de El Cairo pasó vergüenza. Pero Mursi, por lo menos, intentó minimizar el daño que consideró haría la publicación, ya que conoce bien los vientos que soplan en la zona..y que su propia organización alienta y promueve desde hace muchísimo tiempo.

Es el mismo viento que empujó a los judokas libaneses en los Juegos Olímpicos de Londres a rehusar entrenar  sobre la misma alfombra en la que lo hacían, por separado, los judokas israelíes.

El incidente comenzó luego de que dos yudocas libaneses se encontraron al lado de cinco israelíes durante las prácticas en una instalación de entrenamiento oficial en Redbridge, al este de Londres, dijo Nitzan Ferraro, vocero del Comité Olímpico Israelí. El portavoz de la delegación israelí relató que cuando estaban practicando, llegaron los libaneses y al verlos fueron a protestar ante los organizadores, colocándose luego una especie de pared o barrera entre ambos equipos.

Patético..es un elogio.

Pero eso no es nada al lado del atrevimiento de Jibril Rajub, Presidente del Comité Olímpico Palestino. Lo más claro será reproducir la información publicada hace unos días por el sitio informativo “The Tiimes of Israel”:

“Jibril Rajoub, el ex jefe de la Fuerza de Seguridad Preventiva y actual presidente del Comité Olímpico Palestino, envió una carta  el martes al presidente del COI, Jacques Rogge, dándole las gracias por su negativa a permitir un momento de silencio en memoria de los atletas israelíes asesinados durante la apertura ceremonia de los Juegos Olímpicos de julio del 27.

“El deporte es un puente para el amor, la comunicación y la difusión de la paz entre las naciones y no debe ser utilizado para la división y el avance del racismo”, escribió Rajoub a Rogge, de acuerdo con MPM.

Rajoub exigió el mes pasado – como presidente de la Asociación Palestina de Fútbol – impedir que Israel,  asista al  Europeo Sub-21 en 2013 por encarcelar a un jugador de fútbol palestino, Mahmoud Sarsak, que ha sido puesto en libertad.

En una entrevista con la AFP lunes, Rajoub dijo que el equipo olímpico palestino estaba dispuesto a “hacer frente a las provocaciones israelíes en los Juegos Olímpicos”, en referencia a la exigencia israelí por un momento de silencio el 27 de julio. Rajoub añadido que “el deporte en Palestina es un medio para alcanzar los objetivos nacionales”, así como “una herramienta de lucha para presentar la causa palestina.”

El grupo Septiembre Negro, que llevó a cabo la masacre de 1972 de los atletas israelíes en la villa olímpica, pertenecían al movimiento Fatah de cuyo comité central Rajoub es miembro. Funcionarios de la Autoridad Palestina honraron a uno de los planificadores del ataque, Amin Al-Hindi, en un funeral oficial militar en agosto de 2010, que contó con la presencia del presidente Mahmoud Abbas y el Primer Ministro Salam Fayyad,  señaló Palestinian Media Watch”.

Lo importante es dejar todo en la cancha, nos decía con sabiduría hace dos semanas el maestro Oscar Washington Tabárez. Parece que para otros, lo importante es mentir descaradamente y tergiversar la historia sin tapujos.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.