Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Sivan 5779 | domingo junio 30, 2019
donativo

Columnista liberal saudita: El mundo árabe ´no valora la vida humana´


Khalaf Al-Harbi

En una columna publicada el 30 de junio, 2013 en el diario del gobierno saudita ´Okaz, titulada «¿Cuántos muertos [habrá] esta noche», el columnista liberal saudita Khalaf Al-Harbi lamentó la situación que presentan de los países árabes y la carnicería que tiene lugar dentro de ellos, así como también la indiferencia del mundo hacia estos eventos.

Lo siguiente son extractos de su columna:

«… No es necesaria una experiencia inusual para adivinar que hoy habrá muchos muertos y heridos en varias regiones en todo el mundo árabe: En Egipto, se esperan grandes enfrentamientos, y no hay manera de predecir el alcance de las fatalidades que serán causadas a su paso, en Irak, hay una alta probabilidad de atentados suicidas, cuyas víctimas serán personas que no tienen ninguna relación con la crisis sectaria y política que ha dividido al país durante más de una década, en el Líbano, una o más personas serán asesinadas porque el estado es un cero a la izquierda y totalmente impotente en tomar el control de las milicias armadas; en Siria, donde todas las ciudades y pueblos se están ahogando en un mar de sangre, la noticia informará decenas de muertos, y nadie reaccionara. Y esto viene a sumarse a los que pueden ser asesinados en Yemen o en Libia, [pero] no hay espacio en las noticias para informar sobre ellos.

«Este es un día árabe rojo, al igual que todos los días que han pasado y los que están por venir. [Es] una época gris, cuando los únicos que trabajan son los carpinteros que hacen ataúdes, y los vendedores de textiles que organizan mortajas blancas frente a sus puestos de venta. Este es un mundo árabe, que no valora la vida humana: un profesor va rumbo a su casa [y de repente] sus intestinos son volados en todas direcciones [por] un coche bomba – y nadie se dará cuenta sino sus hijos , que le esperan para almorzar, una mujer en Damasco frente a un bombardeo de artillería trata de ocultar a sus hijos bajo las escaleras, pero estas colapsan sobre ella – y esto no sacude la conciencia de nadie en el mundo, un vendedor ambulante deambula por el Cairo buscando un bollo de pan para sus hijos, pero se convierte en fatalidad [cuando se ve atrapado en] un amargo enfrentamiento entre dos bandas que luchan por el control [del país].

«Incluso el llanto de los niños que han perdido a sus padres y madres ya no se escucha, porque los gritos de los que incitan a las matanzas y la destrucción dominan todas las otras voces. Son las llamadas bárbaras de venganza que dominan los medios de comunicación y redes sociales. No hay tiempo para lágrimas. Además, todo el programa de noticias [es dedicado] a la sangre derramada en las calles. No queda espacio para intensas emociones personales – porque ese espacio está dedicado a las pasiones bárbaras y al ansia de venganza. [La nación árabe] es una nación que [le evita] a sus enemigos la molestia de abandonarla, porque se ha abandonado a sí misma.

«Esta noche, bajo ninguna circunstancia no iré voy a ninguna parte del mundo, me conformare con ver las noticias. Veré las cifras de muertos y heridos en los demás países árabes. Me imaginare las emociones de los niños que sufren la pérdida de miembros de su familia. Y preguntare: ¿Por qué los árabes no han descubierto un camino hacia la libertad que no implique la eliminación de su humanidad?

«Al igual que millones de la [tribu] Bani Ya´rab [1], me auto-engañare, y me uniré a ellos diciendo que toda esta devastación es el impuesto sobre los vientos de cambio. De nuevo digo, junto a ellos: Oh cuerpos carbonizados, [cómanse] esta libertad con un buen apetito!»

Notas al final:

[1] Un apodo común que los árabes utilizan para el otro.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.