Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 12, 2019
donativo

Cómo Israel está convirtiendo parte del desierto de Negev en una ciudad cibernética


 

Una vista general de un puente construido en forma de doble hélice que conecta la Universidad Ben-Gurion del Negev (fondo a la derecha) en Parque de Tecnologías Avanzadas Gav-Yam Negev en la ciudad de Beer Sheva, Israel. (David Vaaknin/Para The Washington Post)

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Beer Sheva, Israel – Aquí, en el medio del desierto de Negev, se está levantando una ciudad cibernética para cimentar ese lugar de Israel como una potencia digital importante. El nuevo desarrollo, un afloramiento de vidrio y acero, concentrará a algunos de los mejores talentos del país, del ejército, del mundo académico y de negocios en un área de sólo una pocos kilómetros cuadrados.

Ningún otro país está integrando resueltamente su pericia cibernética privada, académica, gubernamental y militar.

Israel es una nación de 8 millones de personas con pocos recursos naturales. Pero está en segundo lugar mundial en inversión privada en empresas de seguridad cibernética, sólo superado por Estados Unidos, con quinientos mil millones de dólares anuales que fluyen hacia el sector. Israel no sólo se ha comprometido a repeler los miles de ataques diarios de hackers contra objetivos tan diversos como la red eléctrica y los cajeros automáticos, sino que también se ha comprometido a convertir su sector cibernético comercial en una potencia económica.

Muy silenciosamente, el estado judío está también a la vanguardia de la ofensiva cibernética, desarrollando armas furtivas de computadora para penetrar en las redes de sus enemigos. Estados Unidos e Israel, trabajando juntos, lanzaron el arma cibernética más destructiva del mundo, conocida hasta la fecha, Stuxnet, que fue soltada en las instalaciones de enriquecimiento de uranio de Natanz, Irán, con un efecto devastador.

Pero donde los dos países divergen es en la evidente capacidad de Israel, debido a su tamaño, historia, geografía y cultura, de organizarse para derrotar a las amenazas cibernéticas. Diferentes sectores de la sociedad – que en Estados Unidos no tienen una tradición de colaborar – en Israel parecen dispuestos a trabajar estrechamente juntos bajo una fuerte autoridad centralizada.

«Usted no lo encontrará en Estados Unidos», dijo Eviatar Matania, jefe de la Oficina Nacional de Cibernética». En primer lugar, tenemos más enemigos que otros. Comprendemos que la amenaza cibernética está aquí y ahora. En segundo lugar, mucho de la alta tecnología y la cultura de la innovación de Israel está en la cibernética. Aquí es donde podemos obtener una ventaja sobre otros países en nuestra propia defensa. Y por lo tanto, vemos a la cibernética «no sólo como una amenaza a mitigar, sino también como uno de los motores económicos”.

 

Esa estrategia es la base de Beer Sheva.

Un equipo de respuesta cibernética de emergencia, que fue lanzada en 2014 para responder a las crisis cibernéticas, se ubicará en el centro de este floreciente desarrollo. Es parte de la Autoridad Nacional de Seguridad Cibernética, que tiene el mandato de proteger a todos los sistemas del sector privado.

Cerca de allí, al lado de un nuevo parque de tecnología avanzada que ya alberga a incubadoras de empresas cibernéticas y compañías globales tales como PayPal, Lockheed Martin y Deutsche Telekom, hay retroexcavadoras que están preparando un terreno de construcción que se convertirá en la sede de los defensores cibernéticos del ejército israelí.

Con el tiempo, la secreta, de élite, rama de ataque cibernético de la nación – Unidad 8200 del ejército – también se ubicará aquí. Las dos ramas están programadas para fusionarse el próximo año. A su vez trabajarán en estrecha colaboración con la Autoridad Nacional de Seguridad Cibernética.

Al esfuerzo se unirá el Shin Bet, la agencia de seguridad de Israel, que, además de su papel en Israel y los territorios en disputa, ha jugado un papel cibernético clave durante más de una década. Y completando el complejo está la Universidad Ben Gurion del Negev, que es la escuela superior de la nación para la seguridad cibernética. La universidad también trabajará con el equipo de respuesta cibernética.

«Lo que se obtiene de ello es la capacidad de investigación que trae el mundo académico, el conocimiento que trae el mundo real de las empresas tecnológicas, la experiencia práctica que traen los militares, junto con la capacidad empresarial que traen las start-up» dijo Nadav Zafrir, ex jefe de la Unidad 8200 de Israel, quien ahora es un empresario de tecnología. «Se coloca todo eso junto y se desata la magia».

compus

Los empleados trabajan en computadoras mientras un mapa mundial muestra ataques cibernéticos (representados por un icono de fuego), que están dirigidos contra la Israel Electric Corp. (IEC), el principal proveedor de energía eléctrica de Israel, en el centro de seguridad cibernética de la empresa en Haifa. (David Vaaknin/Para The Washington Post)]

Bloquear y lanzar golpes

Israel nunca logrará una red de espionaje cibernético en la escala de Estados Unidos. Pero quiere ser temido en la región, y sus habilidades de hackeo informático y de espionaje son sofisticadas e innovadoras.

«Estados Unidos tiene más capacidades que Israel en el ciberespacio», dijo Gabi Siboni, director del programa de seguridad cibernética en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv. «Pero nosotros somos pequeños. Somos muy ansiosos, y esta es la diferencia entre una lancha rápida y un portaaviones. Vamos muy rápido».

La seguridad es vista tan central para la supervivencia del estado, que todos los ciudadanos – hombres y mujeres por igual, con excepción de los judíos ultra-ortodoxos y la población árabe – deben completar un período de servicio militar después de la secundaria. La crema de la cosecha de la ciencia informática y las matemáticas es explorada por las élites militares de las unidades cibernéticas cuando son jóvenes de 14 años.

«Si me preguntan cuál es el mayor secreto del sistema israelí de alta tecnología, es la capacidad del ejército para observar a las personas cuando están en la escuela secundaria», dijo Zafrir.

Las raíces de Israel, como una potencia cibernética, se remontan a la Guerra de Yom Kipur de 1973, dijo el Brig. Gen. Yair Cohen, retirado, otro ex jefe de la Unidad 8200, que emplea a miles de soldados y tiene una función similar a la Agencia Nacional de Seguridad. En menos de tres semanas, Israel perdió más de 2.000 soldados, en gran parte debido a un dramático fracaso de la inteligencia.

Como resultado, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) decidieron reforzar su brazo de inteligencia de señales, Unidad 8200. La unidad buscó a los mejores creadores de códigos y de desciframiento de códigos, dijo Cohen. También comenzó a realizar su propia investigación y desarrollo, con soldados que desarrollan intercepción radial, y ahora herramientas cibernéticas. «No podemos esperar a que alguien en Estados Unidos nos dé la tecnología», dijo Cohen, ahora tenemos nuestra propia empresa cibernética de capital de riesgo.

Hoy en día, el ejército está trabajando estrechamente con la Oficina Nacional de Cibernética, y está buscando una legislación que le permita «jugar un papel importante en la defensa de la nación» contra los ataques cibernéticos y tomar medidas contra los adversarios, dijo el Brig. Gen. Danny Bren, jefe de la rama encargada de la defensa de las redes informáticas militares.

El ejército espera establecer un comando cibernético para la segunda mitad del año próximo, una medida que Estados Unidos tomó hace siete años para fusionar las misiones de ataque y defensa. Bren lo asemeja al boxeo. «No se ve a los boxeadores únicamente tirando golpes, o únicamente bloqueando», dijo. «Tienen que hacer ambas cosas».

La capacidad de Israel para la ofensiva salió a la luz en una operación conjunta con Estados Unidos que se denominó «Juegos Olímpicos», una campaña para interrumpir el programa de enriquecimiento nuclear de Irán. Descubierto por investigadores del sector privado en junio de 2010, el gusano Stuxnet provocó que cerca de 1.000 centrifugadoras en Natanz giraran fuera de control, lo que requirió reemplazarlas. Nunca reconocido oficialmente por uno u otro país, la campaña, no obstante, mostró al mundo lo que era posible con un arma cibernética y estimuló a otros países – principalmente a Irán, entre otros – a configurar comandos cibernéticos.

«Esta comprensión global condujo a todos a acumular potencia de armas cibernéticas”, dijo Bren.

Pero el deseo de Israel de actuar, a veces ha creado fricciones incluso con su aliado más cercano. En 2012, Irán detectó una serie de ataques cibernéticos que borró datos de las redes de su industria petrolera. Investigando el malware, investigadores del sector privado descubrieron una herramienta de espionaje cibernético que había sido creada en colaboración con Estados Unidos años antes, pero que los funcionarios occidentales dijeron que fue lanzada por Israel en una operación unilateral. Ese despliegue molestó a la NSA, porque condujo al descubrimiento de la herramienta de espionaje, denominada Flame.

Pero, dijo un ex funcionario de alto rango de inteligencia de EE.UU., «generalmente fue visto como siendo peor para los israelíes de lo que era para nosotros» porque era su principal herramienta de espionaje cibernético.

«Cuando dos estados acuerdan abordar juntos proyectos complejos y relevantes, en algún momento son inevitables malentendidos y desacuerdos ocasionales», dijo Stephen Slick, un ex jefe de la CIA en Tel Aviv que ahora enseña en la Universidad de Texas en Austin. No obstante, dijo, «existe una gran reserva de mutuo respeto y confianza entre las comunidades de seguridad israelíes y de EE.UU., y ambas partes reconocen los beneficios de la estrecha colaboración en actividades cibernéticas».

campo

[Se ve la silueta de gente mientras caminan a lo largo de una sombreada pasarela que conecta la Universidad Ben-Gurion del Negev con el Parque de Tecnologías Avanzadas Gav-Yam Negev, a través de un puente construido en forma de una doble hélice en Beer Sheva, Israel. (David Vaaknin/Para The Washington Post)]

Polinización cruzada en el desierto

En el 22º piso de Israel Electric Corp., la principal empresa de electricidad de la nación, una pantalla gigante en la pared muestra la frecuencia e intensidad de los intentos de hackear la red de la empresa de propiedad del gobierno. Israel Electric, ubicada en Haifa, a orillas del Mar Mediterráneo, dos horas al norte de Beer Sheba, es una de los principales objetivos en Israel.

Un ataque exitoso podría interrumpir la energía en prácticamente todo Israel, dijo Yosi Shneck, vicepresidente de alto rango de la compañía para la información y la comunicación. Hasta la fecha, ninguno ha tenido éxito. Sus ingenieros tienen la ayuda de una fuente externa: Shin Bet. Además de frustrar los ataques terroristas físicos, la agencia de seguridad es responsable de proteger de ataques cibernéticos a unas 30 entidades fundamentales. La lista ha sido elaborada por el parlamento de Israel, e incluye al Banco de Israel, a refinerías de petróleo y al banco de sangre. Eso es el equivalente del FBI que controla la seguridad cibernética de grandes empresas o entidades privadas de EE.UU. – una autoridad que alarmó a las empresas estadounidenses y de libertades civiles y no pudo asegurarse apoyo en el Congreso.

Pero en Israel, el temor de un ataque importante es mayor que la preocupación por la privacidad, dijo Rami Efrati, un ex oficial de la Oficina Nacional de Cibernética y fundador de Firmitas, una empresa cibernética.

El Shin Bet no supervisa las redes de las empresas. Olfatea las amenazas antes de que ataquen a las empresas. También se apoya en sensores que las empresas instalan en sus sistemas para recopilar información que luego realimenta a la agencia de seguridad. A su vez, la Unidad 8200 y el Mossad, la agencia de inteligencia en el extranjero, también comparten los datos de amenazas cibernéticas con el Shin Bet.

Por el contrario, en Estados Unidos, tomó años aprobar una ley para alentar – no obligar –  a empresas a compartir datos informáticos con el gobierno.

Yaron Wolfsthal, que dirige un laboratorio de investigación de IBM en la Universidad Ben Gurion aquí, está anticipando más polinización cruzada en el desierto, mientras espera la llegada de las unidades cibernéticas del ejército.

«Podemos trabajar con ellos, incluso antes de que sean dados de alta», dijo, señalando que algunos trabajarán para obtener títulos avanzados. Y, agregó, «Los ingenieros técnicos irán desde su casa a la base todos los días, y en el camino, verán banderas de todas las empresas de aquí. Esto los prepara para considerar trabajar más adelante en esas empresas”.

Las unidades cibernéticas de élite del ejército, por su parte, han creado un clima que fomenta la innovación y anima a la gente a permanecer incluso después de finalizar su servicio de tres años para los hombres y dos para las mujeres.

«La Unidad 8200 funciona como una start-up», dijo Tomer Touati, un capitán que permaneció durante seis años y está ahora con PeriTech, una empresa cibernética de capital de riesgo. «Usted tiene su propio equipo de I+D. Puede tomar el teléfono o enviar un correo electrónico a otro equipo de I+D y decir, ‘Mira, creo que si haces esto y esto, podemos trabajar más rápido o mejor'».

Israel también está preparando su próxima generación de guerreros para poblar la infraestructura cibernética que está construyendo.

En la Escuela Secundaria Ohel Shem, en Ramat Gan, fuera de Tel Aviv, un reclutador uniformado se ubica en las clases de matemáticas de segundo año, explorando candidatos para las unidades que protegen las redes militares.

Los oficiales cibernéticos militares están enseñando a estudiantes de cuatro escuelas secundarias israelíes que tienen cursos avanzados de matemáticas y ciencias de la computación. El programa de dos años, cuenta con más de 800 estudiantes.

fot1

fot2

https://www.washingtonpost.com/world/national-security/how-israel-is-turning-part-of-the-negev-desert-into-a-cyber-city/2016/05/14/f44ea8e4-0d58-11e6-bfa1-4efa856caf2a_story.html

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.