Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Adar 5777 | Sábado Marzo 25, 2017
donativo

Yuval Rabin, hijo del Primer Ministro asesinado, ayudando a civiles de Siria


Yuval Rabin, hijo del otrora Premier Itzjak Rabin, es un ciudadano particular, que está al frente de una empresa de alta tecnología especializada en el tema del reconocimiento de voz. Pero más allá de ello, es  un israelí sensibilizado por la tragedia humanitaria en Siria, que no se limita a lamentarse e intenta hacer algo al respecto. Apoyando la iniciativa de la organización judía norteamericana “Amaliah”y de su  fundador, el israelí Moti Kahana, participa en un proyecto en cuyo marco civiles sirios , especialmente niños, reciben tratamiento médico en Israel.

No se trata de heridos de guerra sino de civiles que necesitan atención de rutina. En muchos casos, jamás han visto un médico. El plan ya está en marcha y Yuval Rabin espera que logren traer 3 ó 4 ómnibus por semana a Israel. Y sí, es consciente de que su nombre, tiene influencia.

Esta es la historia.

Yuval , usted es una persona particular, pero ineludiblemente, al oir que el hijo de Itzjak Rabin está participando en un emprendimiento humanitario para ayudar a civiles sirios, el tema resulta especialmente interesante. ¿Qué es lo que lo ha llevado a usted  a participar?

Creo que hay un gran potencial de cooperación regional. Y ver esto en lo que podríamos llamar el nivel “micro”, es ver la dimensión humanitaria, ser conscientes de la catástrofe que está ocurriendo en Siria, tan cerca nuestro. Confieso que hasta hace poco yo no había tomado conciencia de su envergadura. Así que para mí, es algo complementario.

Me imagino que ahora, dado que usted estuvo en el hospital Ziv de Safed  cuando llegaron los civiles sirios a tratamiento, puede poner rostros y nombres a lo que ocurre del otro lado. ¿Qué me puede contar de este proyecto?

Claro está que no podré dar nombres ni publicar caras pero sí puedo decir que para mí fue una experiencia singular ver en el terreno mismo la faceta más hermosa de Israel, la capacidad de ayudar y juntar fuerzas para aportar a otros que lo necesitan. Y esto incluye a muchos elementos en el espectro general de actividades: desde la policía y el ejército hasta los equipos de los hospitales. Y no tengo dudas de que esto sirve a nuestros intereses, se mire por donde se lo mire. Es que se trata de gente que vive a metros de nuestra frontera y cabe preguntar quién va a ejercer mayor influencia sobre ellos, Israel  u otros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tratando de devolver la sonrisa

Cuando yo vi a las madres con sus hijos llegando, no tenía ninguna duda de que para ellos, especialmente para las madres, la situación seguramente les inspiraba terror, espanto.  Pensemos en una madre siria que llega con su hijo pequeño a Israel tras años de haber oído cosas terribles sobre el enemigo sionista, baja del ómnibus junto al hospital Ziv y ve soldados y policías y muchos israelíes… y seguramente sintieron temor y miedo…Pero en cuestión de minutos, a veces después de media hora o una hora, uno podía captar en ellas  una sensación de libertad y seguridad. Y me pregunto cómo es que una persona puede pasar tan rápidamente un proceso así.  Yo creo que el hecho que de una vez estaban todos juntos, creó una atmósfera que los abrazó y recibió bien, fue impresionante de ver.

Entrevisté al Dr. Yevgeni Solomonov, Director del Departamento de Cirugía Hepático Biliar en el Ziv precisamente, que trató a numerosos heridos sirios, y me dijo que dado que hace años que llegan al hospital, en Siria misma ya conocen la historia de cómo se atiende aquí a los heridos, y muchos de los que llegan ya  vienen más tranquilos que los primeros del comienzo, porque ya oyeron buenas referencias.

Es cierto, pero esto es otra cosa. Los que vienen en el marco de la nueva iniciativa no son heridos de guerra sino civiles que simplemente necesitan tratamiento médico de rutina y que por la situación en su país hace mucho que no ven un médico, quizás nunca vieron.Aquí el tema es tratar a niños que tienen todo tipo de cosas para atender, no heridos de la guerra.

Esto es algo totalmente distinto.

Así es. El Estado de Israel como tal es el que trata a los heridos de guerra, pero esto es medicina de rutina, digamos, también medicina preventiva, otro tipo de tratamiento. De esto nos ocupamos nosotros, el equipo de Amaliah y yo. Yo estoy colaborando con Amaliah, tratamos de organizarnos, de conseguir el dinero para que esto funcione de forma fija, permanente.

Esto recién empezó ¿verdad? Entiendo que el primer grupo llegó en agosto.

Así es. Y desde agosto llegaron ya dos o tres ómnibus más con civiles. La intención es que esto siga , que vengan tres o cuatro ómnibus por semana porque hay mucha gente que necesita esto.

“SAFE ZONE” 

Se me ocurre que para garantizarlo, también es necesario garantizar que el terreno no arda, que los civiles puedan tener cierta libertad de movimiento a pesar de la guerra.

Esta es otra de las razones por las cuales estamos tratando también de promover la idea de la “safe zone”, una zona segura. Es algo lógico y en definitiva sirve a los intereses de todos. Se trata de una zona en la que se pueda hallar refugio tanto desde un punto de vista de seguridad como económico, médico, educativo, a todos aquellos refugiados que son tales dentro de la propia Siria-ascienden a unos 6 millones de personas – y también a los que optaron por irse del país o no tuvieron más remedio que hacerlo  y no encuentran solución. Creo que Europa debe tener mucho interés en un plan así, también Jordania donde hay ya dos millones de refugiado sirios y por supuesto Turquía. Deben tener interés en crear una zona segura para los refugiados dentro de la propia Siria, no en otros lados. 

¿De quién depende que esto se concrete, además del régimen de Assad, que por ahora, junto a los rusos, continúa bombardeando a su población civil?

Depende del mundo que debe crear las condiciones para que ésto se de, y apoyarlo con fuerza y firmeza, tanto económica como militarmente. 

EL VÍNCULO

¿De dónde surgió su vínculo con Amaliah, con Moti Kahana que la encabeza?

Conocí a Moti hace cuatro años y nos mantuvimos en contacto. Yo diría que para él este tema de la ayuda humanitaria en Siria llega casi al nivel de una obsesión. Hace pocos meses Moti me presentó aquí a uno de los representantes de la diáspora siria  y conversando con él, todo se me tornó mucho más concreto , dejó de ser algo abstracto y lejano. También el tema de la tragedia humana…Ocurre tan cerca nuestro .Entendí qué importante es que estemos comprometidos con el tema desde un punto de vista humano y también como interés nacional israelí. Reamente me alegró mucho ver que en este sentido, nuestro país lleva adelante una política con la que me identifico plenamente.

Por un lado, la política clara del gobierno israelí es que no se interviene en la guerra en Siria salvo en casos en los que se cruza lo que Israel considera líneas rojas, como entrega de armas estratégicas a Hezbola, y por otro lado, la ayuda humanitaria. ¿Le parece entonces que se está actuando debidamente?

En base a  lo que yo entiendo, diría que sí. Por un lado, el deseo es no intervenir en la guerra y no estancarse en la medida de lo posible en el barro de la guerra, y por otro, ayudar desde un punto de vista humanitario. Y el hecho es que se lo está haciendo hace años. Ya son miles los sirios heridos que llegaron a la frontera, fueron atendidos en hospitales israelíes y así se salvaron.

Yuval, sé que usted es un ciudadano particular, pero es ineludible recordar que es el hijo de Itzjak Rabin. ¿Le parece importante que el hijo de Rabin esté involucrado en algo así?

Estimo que hay quien lo ve desde esta óptica. Debo señalar que mi actividad principal es el esfuerzo por conseguir donaciones para poder llevar esto a cabo. Y soy consciente de que mi nombre ayuda.

Despidiéndose de Shimon Peres

“No olvido las rivalidades de Peres con mi padre, pero hoy es un día triste”.

El recién fallecido ex Presidente israelí Shimon Peres  y el otrora Primer Ministro Itzjak Rabin asesinado hace ya más de dos décadas , fueron figuras claves de la política israelí durante muchos  años, primero como duros adversarios en las luchas por el liderazgo del partido laborista , pero finalmente, como cercanos socios en la búsqueda de  la paz en el proceso de Oslo.

El jueves de la semana pasada,  mientras el féretro con los restos de Peres ya se hallaba en la explanada de la Kneset, Parlamento de Israel, para recibir el último adiós del pueblo, conversamos en su oficina en Tel Aviv con Yuval Rabin, uno de los dos hijos del Premier asesinado, que no olvida , ni las diferencias, ni el acercamiento.

Su padre y Shimon Peres fueron duros rivales y también socios cercanos. ¿Cómo se siente hoy usted con el fallecimiento de Peres?

No se puede hacer caso omiso de todas las rivalidades que hubo , pero hoy es un día triste. Termina una época. Y creo que lo principal es mirar hacia adelante, preguntarnos qué hay que hacer ahora . La sensación es que no hay mucha gente capaz de tomar responsabilidad y de entender que sentarse sin hacer nada no es mejor que intentar buscar soluciones a problemas que no desaparecerán.

trayendo-a-heridos-sirios

Trayendo a heridos sirios

Hoy hay un claro estancamiento en el proceso de paz , inexistente de hecho. En realidad, tampoco a su padre le resultó fácil la reconciliación con el jefe palestino Yasser Arafat. Recuerdo su lenguaje corporal de gran incomodidad cuando le estrechó la mano en aquella ceremonia en la Casa Blanca en setiembre de 1993. Pero tanto él como Shimon Peres comprendieron, cada uno con su estilo, que no hay alternativa. Fueron capaces de cambiar ¿verdad?

Ante todo, lamentablemente no podemos elegir a nuestros enemigos y por cierto no a sus líderes. Está claro que profundos abismos separaban a quien encabezaba a la otra parte que estuvo dispuesto a sentarse con nosotros, y mi padre. No sé si la expresión adecuada es que cambiaron…No hubo aquí un capricho momentáneo  sino una convicción.

En cuanto a su cooperación, es cierto que trabajaron juntos y en roles intercambiados. No olvidamos que hubo rivalidades y discrepancias amargas, a nivel personal y de principios. Pero también hay que decir que a pesar de todo eso, lograron trabajar juntos y hacer cosas bastante dramáticas.

¿Se anima a comparar entre ellos, como personas, como políticos?

Eran  distintos. Peres era el visionario, mirando al futuro, y mi padre tenía más los pies sobre la tierra, cauteloso y siempre sospechando..pero eso no significa que Peres lo haya arrastrado al proceso de Oslo. Algunos lo alegan, pero son tonterías.

Mi padre fue a las elecciones del 92 con el lema cambio en el orden de prioridades y con el compromiso de lograr un acuerdo con los palestinos. Había varios canales y el que prosperó fue Oslo, que él abrazó. 

Con Oslo de fondo y la causa que los unió , de lo que usted recuerda en su casa ¿diría que la reconciliación entre ambos , entre su padre y Peres, fue profunda, auténtica?

No creo que se pueda hablar de una armonía idílica, pero sí cooperaron muy bien. Hubo discrepancias, pero el hecho es que a pesar de ello mi padre decidió seguir el canal de Oslo que Peres proponía.

Yo puedo decir claramente que las heridas y malos sentimientos desaparecieron el día del asesinato. Hasta ese momento no hubo idilio sino cooperación por compromiso con la meta. El destino les impuso estar juntos y desde ahora estará uno junto al otro para siempre, en el sitio de su sepultura. Quizás cada uno de ellos, en forma independiente, habría deseado ver las cosas de otra forma. Pero así se dio.

Hoy , entiendo, usted despide a Peres con gran respeto.

En muchas cosas, Peres  actuó de forma muy digna. Toda la oficina del Primer Ministro quedó tal cual estaba cuando él asumió luego del asesinato. Todo su comportamiento en el corto tiempo que fue Primer Ministro luego del asesinato, irradió dignidad. También la forma en que se mantuvo en contacto con nosotros.

Yo estuve presente una vez que fue a visitar a mi madre .Y entiendo que hubo otras visitas. Cuando fue electo Presidente, nos invitó una vez, a toda la familia, a almorzar con él en Beit Hanasí, en la residencia presidencial. Los malos recuerdos, como dije, terminaron la noche del asesinato.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.