Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
3 Kislev 5778 | martes noviembre 21, 2017
donativo

Por qué Israel debe aceptar a Fayyad como enviado de las Naciones Unidas a Libia


 

(Hay una clara huella israelí detrás del esfuerzo por arruinar el nombramiento de Fayyad. La voz es la voz de Netanyahu y las manos son las manos de Trump. Fotos : AFP y Noam Moskovich.)

Traducción para porisrael.org: Marcelo Piwnica

En vez de frustrar la cita con el antiguo Primer Ministro palestino, Israel podría usar sus buenas relaciones con él  y poner su nombre en la lista de ayuda para la batalla contra los embarques de dinero y armas con destino a Gaza.

Díganme la verdad: -¿Hay alguien que realmente extraña o sueña ser nombrado como enviado de las Naciones Unidas para solucionar los conflictos en Libia?. Hasta este momento, yo no he visto la lista de candidatos que estén haciendo cola en la entrada de las oficinas de Nueva York del Secretario General Antonio Guterres. Después de todo, esta es una misión en donde es difícil  obtener algún logro. Tú tienes un titulo, consigues un pasaporte diplomático, el sueldo no es malo pero la lista de defectos es muy larga.

Estamos hablando de una enorme cantidad de frustraciones en el terreno, de correr permanentemente del primer ministro en Trípoli a su rival en el este de Libia, General Khalifa Haftar, y en el medio tendremos a los villanos del Estado Islámico que trataran de secuestrar al enviado. Debido a las circunstancias, en la titubeante Libia uno tiene que estar armado con nervios de acero, hablar árabe y estar preparado, con la voluntad de arriesgar la propia vida.. Es tan poco atractivo que si el Secretario General hubiera elegido a un político saudí, a un egipcio o marroquí, nadie hubiera dicho nada.

El Dr. Salam Fayyad es una persona excéntrica. Un antiguo primer ministro en Ramallah, un ministro de finanzas (dos veces)y un testarudo luchador contra la corrupción, quien tuvo el coraje de buscar en las cuentas de Suha Arafat y  desarrolló un resentimiento por la confluencia del dinero y de los movimientos del Presidente palestino  Mahmoud  Abbas y su familia.

En sus siete años como primer ministro, Fayyad diseñó planes para  establecer instituciones de estado en los territorios de la Autoridad Palestina e hizo preparativos para aumentar la seguridad. No tuvo la oportunidad de completar su misión. Abbas, que sospechaba que el  ‘’norteamericano Fayyad’’ estuvo ganando autoridad a expensas suyas, se aseguró de tenderle una trampa, mandó a la seguridad a revolver en su modesta oficina y le mostró el camino de salida.

En Israel, Fayyad era conocido como un hombre modesto, honesto y diligente. El renunció al extravagante coche oficial y se las arregló tomando taxis, caminaba por la calle sin guardaespaldas y contestaba el teléfono el mismo. Uno podría haberle dado el dinero de donaciones o de los impuestos que sumaban decenas de millones de shekels y  podía estar seguro que llegarían indemnes a su destino sin que él se hubiera puesto algo en su bolsillo. Sus apariciones en Israel, Washington y la Unión Europea dejaron la fuerte impresión de un político y un economista que dice lo que piensa, que esta abiertamente en contra del terror y determinado a aumentar la cooperación de seguridad con Israel.

Todo eso colapsó de pronto. Hace dos años en el lobby del Hotel Intercontinental en las afueras de Amman me topé con el Dr. Fayyad sentado en un sofá y ocupado jugando al Candy Crush con su teléfono celular. “¿Que está haciendo?’’. Yo estuve en estado de shock y el fotógrafo Shaul Golan tomó una foto de su caída. Fayyad levantó la cabeza y con una mirada desesperada. ’’Cuando no me quieren en Ramallah’’, explicó: ‘’Me voy afuera a ofrecer mis destrezas en otro lado”

Las huellas de Israel están todas sobre el esfuerzo de arruinar el nombramiento de Fayyad, el palestino que no tiene estado, la voz es la voz del Primer Ministro Benjamín Netanyahu, las manos son las manos del Presidente Donald Trump. Si él es nombrado, dicen los oficiales israelíes que será una maniobra diplomática hostil, otro movimiento para el reconocimiento de un estado palestino. Y  no olvidemos que los palestinos tienen un estatus de observadores no miembros de las Naciones Unidas.

Pero este asunto tiene ‘’otro lado’’, el cual es igual de complicado: Libia es definida por Israel como una estación de tránsito peligrosa para el embarque de armas y recursos financieros para el terrorismo de Hamas en la Franja de Gaza. Israel podría usar sus apretados lazos con Fayyad y contar con él en la lista de ayuda contra esos embarques. Y mirando al futuro, el nombramiento de Fayyad  para esta misión internacional podría vigorizar su estatus en la Autoridad Palestina, así que retornaría en el futuro  a una posición destacada en la era-post Abbas en Ramallah.

El primer ministro Netanyahu, que pretende apoyar la solución de dos Estados, podría haber aceptado el nombramiento, evitando estropear las relaciones con el secretario general de la ONU, amigable con Israel, y en el camino, detener las grandes bocas a su alrededor de frustrar el honorable nombramiento ofrecido a Tzipi Livni también

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4922768,00.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.