Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

Balfour, Un Toque De Genialidad Política.


Traducción:  Vera Hachuel para TEU

La Declaración Balfour NO FUE, como se suele decir, la CAUSA de la emergencia de una entidad política que luego fue el Estado de Israel.

De hecho, fue la CONSECUENCIA, de una situación donde la entidad política ya había emergido por sí sola.

La Declaración se publicó en noviembre de 1917.

En diciembre de 1916, El Yshuv en la Palestina Otomana ya había estructurado sus instituciones políticas y elegido su lengua: el hebreo.

La Declaración vino para aprovechar políticamente un hecho consumado sobre el cual no se podía dar marcha atrás.

El genio de Lloyd George, PM y de Balfour, su ministro de RR.EE, fue de ganar la apuesta a la vista de los que allí reinaban, alemanes, otomanos, franceses.

El Yshuv cuenta con la inmigración de la Primera “Aliyah” (inmigración) junto con los habitantes de Palestina Otomana desde hacia tiempo, y los de la segunda Aliyah cambiaron de una situación informal a la situación organizada muy rápido.

Antes de 1917, ya había partidos políticos, sindicatos, etc.

Dos movimientos fueron el detonador:

1- La lucha de los sindicatos de maestros de hebreo contra Alemania para imponer el hebreo en el Technion, cuando el proyecto del Technion era “los ojitos” de los asuntos exteriores alemanes y de la comunidad judía alemana. Hablamos de antes de 1917.

El sindicato ganó y Alemania entendió que se enfrentaba a una oposición política digna como suele existir dentro de un Estado configurado. Era noviembre de 1917.

2-La tentativa de exterminar el Yshuv por parte de los funcionarios otomanos, que querían acabar con los judíos, como lo hicieron con los armenios.

El desastre se detuvo a tiempo gracias a un general alemán célebre que evitó la masacre.

Era dentro de una población organizada y presente en la tierra en que el Yshuv había sido atacado, no como grupo disperso de inmigrantes.

INGLATERRA AUSENTE.

Los dos incidentes mostraban dos verdades.

1-El Yshuv estaba allí, existiendo políticamente, luchando y absorbiendo los ataques. Aparte del  reconocimiento internacional, gran problema a resolver, nada le faltaba para ser llamado Estado. 

2-Aparecía con claridad que si un estado se merecía estar asociado a la emergencia del Estado Judío, tenía que ser Alemania quien, bajo la impulsión de su comunidad judía  empujaba, retrocedía, probaba, pero avanzaba hacia esa dirección. Inglaterra no aparecía por ninguna sitio.

EL GOLPE DE LLLOYD GEORGE.

¿Qué ocurrió entonces en 1917? Un golpe geopolítico de Lloyd George y tras él, el de Balfour.

Todo el mundo hablaba de  “reconocimiento “, salvo Francia que se quedaba dentro de su propio anti sionismo.

Los otomanos pensaban en un enclave autónomo.

Los alemanes se acercaban a su meta pero no sabían hacia donde avanzar

Los rusos (era antes de la revolución comunista) querían que los judíos avanzaran para tener un pie en Oriente Medio a través de inmigrantes judíos que hubieran conservado la nacionalidad rusa.

¿Quién ganó?

Inglaterra, comprendió que el primero que ayudara a la emergencia de un Estado Judío ganaría la partida completamente.

El movimiento sionista,  presente en Londres, fue instrumentado por Lloyd George y Balfour, y se agitaba mucho para conseguir la Declaración.

Pensemos… ¿Quién puede creer un instante que la vieja Inglaterra, maestra de la diplomacia mundial, hubiera actuado para agradar a Jaim Weitzmann?

Ocurre que los intereses de Inglaterra en ese entonces (cambiaran después) coincidían con los del movimiento sionista y del Mundo judío.

El golpe fue genial por múltiples razones.

Por una parte, la Francia católica se eliminaba y se la mandaba a sus fútiles esperanzas creadas por el acuerdo Sykes Picot.

Evidentemente, Alemania acusaba su propio fracaso y el de su aliado otomano.

Y en pleno, porque Lloyd George no tardó en enviar sus tropas basadas en Egipto al asalto de las tierras palestinas del Imperio Otomano.

DIMENSIÓN ESPIRITUAL.

Y hay que tener en cuenta la dimensión principal, la Biblia, que Lloyd George sabía  de memoria, e iba a ser “ realizada “, lo que daba a estos dos hombres políticos ingleses, y masones convencidos, la justificación moral de su acto.

Un mes después de la publicación de la Declaración, el movimiento sionista en Londres organizaba una gran manifestación de agradecimiento a Inglaterra el Royal Albert Hall, repleto de gente, se levantó un hombre y hablo,

Era  Rab Kook, que estaba en Londres porque no había podido entrar en la Palestina otomana por causa de la guerra.

Y en un tono grandilocuente, al estilo  pre De Gaulle,  dijo,  “ciertamente el mundo judío  debía agradecer a Inglaterra, pero  la propia Inglaterra debería  también pensar en agradecer a D’OS  por haber sido elegida para la nueva redención del pueblo judío.

http://frblogs.timesofisrael.com/balfour-le-coup-de-genie-politique/

Jose Garson es profesor de Negociaciones internacionales  (Colegio de Europa en Brujas y Varsovia. UNITAIR en Ginebra y Viena, y diversas escuelas diplomáticas

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.