Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
28 Adar 5777 | Domingo Marzo 26, 2017
donativo

El caso de Costa Rica: un estado palestino desmilitarizado es un ganar – ganar para todos


Por: Gal Cohen y Edy Kaufman.*

Netanyahu planteó recientemente la posibilidad de utilizar el modelo de Costa Rica para un estado palestino. La nación centroamericana, después de una popular rebelión armada, decidió renunciar a sus militares a favor de fuerzas policiales funcionales aparte. Desde entonces, no ha librado guerras y no ha experimentado actos significativos de violencia doméstica y su presupuesto de defensa ha ido a la educación. ¿Pueden los palestinos adoptar este modelo?

Se ha visto como el primer ministro Benjamín Netanyahu utilizó Costa Rica como un buen modelo para un potencial estado palestino en sus visitas a Estados Unidos y Australia, vale la pena examinar los méritos de esta opción. Como israelíes interesados, hemos estado investigando – junto con los académicos palestinos y costarricenses – la mejor manera de aprender de la experiencia positiva de la desmilitarización de una de las repúblicas más democráticas de América Latina. Argumentamos que la no-militarización es la estrategia óptima para el interés propio ilustrado de los palestinos, pero no sólo como la demanda a priori de un enemigo.

En 1948, una revolución armada popular se libró en Costa Rica contra los militares que servían al gobierno fraudulento del entonces presidente Teodoro Picado. La revuelta tuvo éxito, con los rebeldes tomando el control del país, mientras que sufrió cerca de 500 víctimas de una población de menos de un millón en ese momento.

En lugar de contar con una fuerza policial fuerte y correr el riesgo de convertirse en una poderosa guardia nacional que reemplazaría al ejército -como sucedió en la vecina Panamá- los sabios costarricenses establecieron varias fuerzas policiales funcionales separadas: judicial, fronteriza, policía urbana, etc.

Después de la disolución del ejército de Costa Rica, se han intentado invasiones desde Nicaragua en el Norte, tanto en manos de la dictadura de la familia Somoza como del gobierno sandinista que le siguió. La vigilancia de los costarricenses y, sobre todo, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, proporcionaron la disuasión necesaria, incluyendo el apoyo de las fuerzas aéreas de países mucho más grandes, como México y Venezuela.

Desde entonces, Costa Rica no ha luchado en una guerra ni ha experimentado actos significativos de violencia política interna. En vez de invertir en la guerra y la seguridad, el presupuesto de defensa ahora se destina a la educación. Por esta posición política y de fortaleza moral, el ex presidente de Costa Rica, Óscar Arias Sánchez, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz cuatro décadas después por “exportar” la democracia al resto de Centroamérica. El principio probado de la defensa mutua de que “las democracias establecidas no luchan entre sí”, también ha sido vigorosamente apoyado por el libro de Natan Sharansky y Ron Dermer, “The Case for Democracy”.

Por esto y quizás otras variables, Costa Rica ocupa el 14º lugar en el Índice Mundial de Felicidad, el primero de los países latinoamericanos. Israel ocupa un lugar aún más alto, el 11, mientras que los territorios palestinos ocupan el puesto más bajo, con 108. Esta asimetría es parte del problema.

¿Puede el primer ministro de Israel dictar a los palestinos que deben seguir el ejemplo de Costa Rica, mientras que al mismo tiempo mantiene a las FDI controlando todo su país? Su tono amenazante, condescendiente y actitud exigente es percibido por los palestinos como algo que no tienen otra opción que aceptar. Netanyahu sería sabio recordar, sin embargo, la cultura de honor y orgullo que prevalece en el Medio Oriente.

El caso palestino tiene similitudes y diferencias con Costa Rica. No hay ejército palestino, lo que facilita la superación de la difícil tarea de desmantelar un ejército. La actual Fuerza de Seguridad Preventiva Palestina no tiene armas pesadas, como tanques, aviones o artillería. No son competencia contra Israel. Pero mientras el “León de Judea” es de hecho el Rey de la Selva, un enjambre de abejas todavía puede causar dolor terrible al león. Por lo tanto, el futuro Estado palestino podría ser visto como “no militarizado”, pero todavía sirve como recordatorio de que si bien Israel puede ganar guerras, no puede imponer la paz.

En Costa Rica, la disolución del ejército no era un dictado o demanda de un vecino enemigo. La declaración del Patio de Agua fue autoproclamada y popular. En entrevistas realizadas con líderes políticos, de la sociedad civil y activistas en Cisjordania, encontramos que hay un apoyo abrumador para esta idea. La razón principal por la que apoyan a una Palestina sin un ejército es simple: quieren ser una democracia. Ellos no quieren ser otro reino árabe o una dictadura militar. Muchos esperan ser mucho más parecidos a Israel que otros países árabes. Para la mayoría de ellos como refugiados -como los judíos- el énfasis en la educación es muy importante, ya que a menudo no se puede llevar nada con usted excepto las mentes brillantes y creativas de su propio pueblo.

Los ejércitos de las naciones árabes han matado a más palestinos que los israelíes, en el Líbano, Jordania y Siria. Una fuerza internacional en el Valle del Jordán, incluyendo a los israelíes que defienden la frontera palestina de los países árabes vecinos, protegiendo a los palestinos de las masacres que ocurren a su alrededor, disuadirá más de lo que una fuerza palestina pueda ofrecer.

Pragmáticamente, los palestinos entienden que no son iguales a estos países vecinos, y que un intento de igualarlos requeriría gastar cantidades sin precedentes de recursos. De manera realista, no tendrán el espacio aéreo para que sus aviones de combate puedan volar, ni tampoco contarán con aguas suficientes para que sus buques navales puedan patrullar o realizar misiones de reconocimiento.

En este Medio Oriente fuertemente armado, ningún dinero, espacio o experiencia puede mantenerlos tan seguros como las alianzas regionales, los acuerdos respaldados por el “Cuarteto” (Estados Unidos, Rusia, la ONU y la UE) y las fuerzas de mantenimiento de la paz. Si Israel pudiera formar parte de una fuerza internacional presente en el Valle del Jordán para prevenir cualquier amenaza que plantean los regímenes no democráticos, se puede ver y vender como una bendición para todos.

Con cierto optimismo reservado, podemos argumentar que la “seguridad” no es sólo un “juego de suma cero” que sólo Israel puede ganar con derecho. Si nos ponemos en los zapatos de los palestinos, centrarse únicamente en proporcionar seguridad a ambas partes podría y debería ser visto como un “ganar-ganar”.

Desde una perspectiva israelí, siempre ha sido “la seguridad en primer lugar, la paz después”. Con la esperanza de avanzar en una de las cuestiones centrales del conflicto y en un esfuerzo por mirar el conflicto desde una perspectiva más amplia, debemos centrarnos en La seguridad humana, que se define como “la libertad de las amenazas omnipresentes a los derechos de las personas, la seguridad y las vidas”. El conflicto está compuesto por personas. Al abordar los temores y las necesidades de la persona, estamos combatiendo mayores riesgos nacionales e internacionales de seguridad.

Nuestro deseo es que este artículo llegue a la atención de nuestro primer ministro y él entienda que es mejor discutir la no-militarización de una manera que beneficiaría a ambas partes. Nuestros vecinos tendrían un tiempo más fácil aceptar este escenario ganar-ganar en seguridad si lo manejamos con cuidado en lugar de amenazas.

A pesar de que el liderazgo israelí está en un callejón sin salida en la materia, hemos continuado este estudio en cooperación con colegas palestinos y costarricenses. Uno de ellos es el Profesor y Embajador Rodrigo Carreras, que sirvió dos veces como embajador de Costa Rica en Israel, siguiendo los pasos de su fallecido padre, el Profesor Benjamín Núñez, quien también sirvió dos veces en Israel.

Así pues, una pregunta a nuestro primer ministro: ¿usted apenas desea marcar puntos políticos o usted desea realmente aprender de la experiencia y de la historia? Cambie su tono de provocación a reconciliación, y nosotros -y otros- todos estaremos encantados de poner nuestras modestas energías al servicio de israelíes y palestinos.

Mientras tanto, vamos a continuar con nuestra investigación y realizar algunas simulaciones con nuestros estudiantes en el Centro Interdisciplinario Herzliya y en la Universidad de Haifa.

La seguridad a largo plazo también se relaciona con la seguridad humana; ¿Podemos por lo menos estar de acuerdo en eso?

*Gal Hacohen es un estudiante de MA en el Centro Interdisciplinario de Herzliya y asistente de enseñanza e investigación del profesor Edy Kaufman quien es actualmente profesor en las Universidades de Haifa y la Universidad de Maryland.

Fuente original de la noticia: http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4935194,00.html

Traducción libre: Lic. Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

 
Comentarios

Comparto las ideas esbozadas en este artículo, aunque no estoy seguro si la perspectiva presentada resulte al final aceptada por un liderazgo palestino que está muy comprometido con ideales de violencia, terrorismo y profundo odio anti-israelí. Ojalá lo aceptarán. Solo una observación: Soy nicaragüense y nunca supe que durante la década de los años 80 ni después, el gobierno de Nicaragua amenazase con invadir Costa Rica. Este es un error creo.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.