Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
1 Heshvan 5778 | sábado octubre 21, 2017
donativo

TZAV-SHABAT HAGADOL-PESAJ


https://www.facebook.com/groups/446798878780085/?ref=bookmarks

Di-s ordena a Moshe transmitir a Aharón y sus hijos sus obligaciones y derechos como Kohaním (sacerdotes) que ofrecen Korbanot (ofrendas animales y vegetales) en el Santuario.

El fuego en el Altar siempre tiene que estar encendido. En el mismo son quemadas completamente las Ofrendas de Elevación; grasas de las ofrendas de Paz, Pecado y Culpa; y el “puñado” separado de las Ofrendas Vegetales.

Los Kohaním comen la carne de las ofrendas de Pecado y Culpa y los restos de las Ofrendas Vegetales. La Ofrenda de Paz es comida por aquél que la trae, excepto por las partes específicas que son entregadas al Kohen.

La carne sagrada de las ofrendas es comida por personas ritualmente puras, en su lugar santo designado y dentro del período de tiempo especificado.

Aharon y sus hijos permanecen dentro del recinto del Santuario por siete días, durante los cuales Moshe los inicia en el sacerdocio.

 

FUEGO DEL CIELO, FUEGO TERRENAL

Dicen nuestros Sabios que todos los días un fuego descendía de los Cielos y quemaba las ofrendas puestas en el Altar del Mishkán primero y del Templo posteriormente. Sin embargo la Torá ordena que los cohanim debían encender un fuego en ese altar. ¿Qué necesidad había de que los cohanim encendieran un fuego si ya había uno celestial? Esto nos enseña que las bendiciones no vienen a nosotros sin que pongamos un poco de esfuerzo por nuestra parte. Dice la Mishná: “Si alguien te dice: ‘Me esforcé y encontré, créele’”.

 

SHABAT HAGADOL

El Shabat previo a Pesaj es conocido en el pueblo judío como Shabat Hagadol, el gran Shabat.

La tradición nos cuenta que en aquel día, cada familia israelita tomó un cordero para su ofrenda y lo ató a las patas de la cama. Los egipcios, al ver esto, preguntaron: “¿Para qué es este cordero?” Los Hijos de Israel respondieron: “Es para ser sacrificado como ofrenda de Pesaj, tal como Di-s nos lo ordenó”. El cordero representaba la máxima deidad egipcia, ya que los egipcios adoraban la prosperidad materialista y económica. Por eso este Shabat es llamado el Gran Shabat.

La finalidad de nuestra existencia en este mundo es transformar nuestro entorno, perfeccionarlo, iluminarlo. Muchas veces esos cambios exigen gran coraje, los hijos de Israel tomaron lo más valioso de la sociedad en la que se encontraban y lo sacrificaron a Di-s.

Ese mensaje es vigente en nuestra época, para lograr cambios hace falta coraje, cuando todos a nuestro alrededor están enceguecidos por lo material, es muy difícil abstraerse y tratar de llevar una vida espiritual. Nuestros vecinos nos preguntan: ¿Qué hacen? ¿Por qué no se dejan llevar por la vida materialista? Y nuestra respuesta es: “Di-s nos entregó lo material para que lo elevemos y lo transformemos en algo espiritual”. A pocos días de Pesaj, aprovechemos para reflexionar si en nuestras vidas nos dejamos llevar por lo material o lo utilizamos para beneficiar al mundo en general. Hay mucha gente que no tiene con quien pasar la fiesta de Pesaj, invita a alguien a tu Seder, o subvenciona con tu dinero para que alguien disfrute un Seder comunitario.

 

Rabino Eli Levy (www.es.chabad.org)

 

 

 

 

 

La Quinta Pregunta

 

Por Yanki Tauber

 

¿Mah nishtaná halaila hazé? ¿Por qué esta noche es diferente de todas las noches?, nos preguntan nuestros hijos en el Séder de Pésaj. Y les contestamos: porque fuimos esclavos del faraón en Egipto y Di-s nos liberó.

¿Nos liberó? ¿Tú eres libre?

¿Puede considerarse libre una persona que contrajo una hipoteca? ¿Puede considerarse libre una persona que tiene suegra? ¿Puede considerarse libre una persona que es un empleado? ¿Puede considerarse libre una persona que no tiene trabajo?

¡Libertad! ¿Existe algo más anhelado pero al mismo tiempo más difícil de alcanzar? ¿Es que hay alguna necesidad que sea más básica para nuestras almas y que esté tan lejos de nuestro alcance? ¿Cómo es que podemos llegar a ser libres de las exigencias, preocupaciones y cargas de la vida diaria?

Ahora bien, mira a tu hijo. Obsérvalo mientras juega o está absorto en la lectura, durmiendo y sonriendo en sus sueños. El niño es libre en la seguridad que su padre y madre lo alimentarán, protegerán y velarán por todo aquello que sea necesario ocuparse.  Libre de deleitarse en su yo interior, con libertad para crecer y desarrollarse, abierto a las alegrías y posibilidades de la vida.

Es por esto que Pésaj, la fiesta de la libertad, es una festividad que tiene tan presente a los niños. Es el niño quien evoca en nosotros la comprensión que también nosotros somos hijos de D-os, y que, por lo tanto, somos intrínseca y eternamente libres. Es el niño quien nos abre los ojos a la esencia del significado de Pésaj: que, al habernos sacado de Egipto y convertido en su pueblo elegido, D-os nos ha liberado de toda esclavitud y dominación para siempre.

El niño es el participante central del Séder de Pésaj. Todo el Séder ha sido estructurado teniendo como objetivo envolver al niño en el misterio, estimular su curiosidad, llevarlo a que pregunte: ¿por qué esta noche es diferente de todas las noches?

El niño pregunta y nosotros contestamos. Pero tiene lugar otro diálogo, un diálogo en el cual nosotros preguntamos y el niño explica.

En este Séder observa bien a tu hijo. Míralo con atención, trata de entrar en su mente, observa la realidad desde su perspectiva. ¿De qué otra manera podríamos llegar a saborear la libertad? (www.es.chabad.org)

 

¡¡¡JAG KASHER VESAMEAJ!!!

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.