Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
30 Tishri 5778 | viernes octubre 20, 2017
donativo

El santo grial en el ‘almacén del Arca Perdida’ de Israel

El Gobierno hebreo custodia más de un millón de hallazgos arqueológicos en una nave industrial próxima a Jerusalén


Una estudiante inspecciona unas vasijas en el Depósito de los Tesoros Nacionales. MENAHEM KAHANA AFP

El santo grial, la copa de la que bebió Jesús en la última cena, probablemente no era de cristal ni de metal, sino de piedra caliza, el material purificador preferido entre los judíos de la primera mitad del siglo I para su vajilla. Lo explicaba en tono profesoral Gideon Avni, jefe de la división arqueológica de la Autoridad de Antigüedades de Israel, durante una inusual visita de la prensa al sanctasanctórum de sus investigaciones, que alberga más de un millón de restos de la antigüedad localizados dentro del Estado hebreo desde su nacimiento en 1948.

No se trata de un inexpugnable búnker secreto ni de un recinto fortificado bajo la protección del Tsahal, el formidable Ejército israelí, sino de una nave industrial de Beit Semesh, en el distrito de Jerusalén. El edificio de anodina apariencia esconde un almacén misterioso, surcado de interminables hileras de estanterías con sarcófagos y ánforas, de cajas de madera de las que emergen capiteles. Un decorado apropiado para la escena final de la primera entrega de la saga cinematográfica de Indiana Jones: el misterioso depósito gubernamental donde queda oculta, precisamente, el Arca de la Alianza.

Junto a la copa de las primeras décadas de la era cristiana se alinean platos y vasijas de piedra caliza a la vista de las cámaras de los informadores. También se muestra un pequeño osario que lleva inscrito el nombre de Jesús. En una tumba judía similar fue hallado el calcáneo (hueso del talón) de un hombre traspasado por un grueso clavo de unos 15 centímetros de largo. “Jesús, María, José… eran nombres hebreos comunes en aquella época”, puntualiza el profesor Avni.“Respecto a la crucifixión, se trata de un método de ejecución habitual bajo el Imperio Romano”, matiza junto a una réplica del tarso perforado, “aunque en estos restos, el clavo atraviesa de forma lateral el hueso, y no frontal, como en la iconografía clásica”.

Un sarcófago del Depósito de los Tesoros Nacionales, en Israel.
Un sarcófago del Depósito de los Tesoros Nacionales, en Israel. AMIR COHENREUTERS / CORDON PRESS

“Hemos podido reconstruir como se desarrollaba la vida cotidiana durante el primer tercio del siglo I, que coincide con la vida de Jesús según la tradición cristiana, pero no probar su existencia”, precisa el jefe del servicio de arqueología israelí. “Había más de un millón de habitantes en la región, y es muy difícil identificar los restos de alguien que pudo vivir hace más de 2000 años”.

En el Depósito de los Tesoros Nacionales de Beit Semesh —que en un futuro próximo está previsto que se traslade a las inmediaciones del Museo de Israel, en el centro de Jerusalén— conservadores y técnicos muestran a los fotógrafos monedas del siglo VII y cruces y relicarios también de la era bizantina. O señalan un capitel con una menorá (candelabro de siete brazos) grabada en un capitel con credenciales históricas judías.

La arqueóloga Annette Landes-Nagar muestra unas monedas de época del Imperio Bizantino.
La arqueóloga Annette Landes-Nagar muestra unas monedas de época del Imperio Bizantino. MENAHEM KAHANA AFP

Este gigantesco contenedor arqueológico no puede ser visitado por el público y solo abre sus puestas a los investigadores. Como en casi todos los aspectos de la vida en Oriente Próximo, la geopolítica también pesa sobre los restos antiguos que almacena. En sus instalaciones solo se custodian objetos localizados en territorio israelí desde su fundación como Estado, hace 69 años, y en Jerusalén Este (ocupado desde 1967 y anexionado en 1980).

Los hallazgos procedentes de excavaciones anteriores se encuentran, en términos generales, en el Museo Rockefeller, construido bajo el Mandato británico, en la zona oriental de la Ciudad Santa, frente al antiguo recinto amurallado. La conservadora Débora Ben Ami, de origen argentino, asegura que los restos arqueológicos procedentes en Cisjordania, bajo ocupación israelí desde hace casi medio siglo, se trasladan por ahora a un almacén próximo al asentamiento de Maale Adumin, situado a apenas cinco kilómetros al este de Jerusalén.

El recorrido recientemente efectuado por periodistas extranjeros acreditados en Israel por las instalaciones del Depósito de los Tesoros Nacionales estuvo apadrinado por el Ministerio de Turismo, en una iniciativa destinada a promocionar las visitas de peregrinos cristianos a Tierra Santa. Un negocio que representó la quinta parte de las 2,8 millones de entradas de viajeros en el país en 2015. En las mismas fechas se produjo también la presentación oficial de la rehabilitación del templete del Santo Sepulcro en Jerusalén, una obra costeada por las congregaciones religiosas del templo con ayuda de las autoridades jordanas y palestinas, que acaparó la atención de la prensa internacional.

Una tercera parte de los 40.000 objetos arqueológicos localizados cada año en unas 300 excavaciones en Israel están relacionados con el cristianismo. Por el momento, casi todos siguen empaquetados en un almacén con aires de película de Steven Spielberg. Como la copa de piedra caliza que bien pudo estar en manos de Cristo. Es la buena nueva que predican los arqueólogos.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.