Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Tammuz 5777 | Jueves Junio 29, 2017
donativo

Entre Apartheid Y Deformación


 

El conflicto árabe-israelí, del cual el conflicto israelo-palestino es una consecuencia directa, debe ser uno de los temas de interés internacional que más deformaciones inspira. Sin considerar nunca que Israel no merece crítica alguna o que los errores todos son los cometidos por los palestinos, no tenemos duda de que entre lo que ocurre en la realidad y lo que alegan contra Israel sus críticos más furibundos, hay años luz de distancia.

Es oportuno analizarlo ahora, al haberse señalado recién la “Semana del apartheid”, con explícitos llamados a boicotear a Israel. A nuestro criterio, las únicas dos explicaciones posibles son mala intención o profunda ignorancia.

Disfrazando sus críticas de legítima discrepancia con el gobierno de Israel- y claro que es legítimo discrepar-, los propulsores del BDS boicoteador, no logran esconder de hecho que su llamado es contra Israel en sí, contra la existencia misma del Estado judío. Lo acusan de ser un Estado “genocida” que lleva a cabo “limpieza étnica” de los palestinos y lo presentan con términos demoníacos que no usan contra ninguna de las peores satrapías y dictaduras del planeta.

LOS ÁRABES DE ISRAEL

Para refutar esta ridícula acusación, basta con los números.

Cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución que recomendaba la partición de la Palestina histórica (la otrora llamada Judea) en un Estado árabe y otro judío, los árabes palestinos comenzaron a atacar a la población judía y apenas se fue el último soldado inglés y David Ben Gurion proclamó la independencia del Estado de Israel en mayo de 1948, cinco países árabes se lanzaron a la guerra para impedirlo. Hubo en el curso de los combates casos de expulsiones, como en las zonas de Ramle y Lyda (Lod), pero la enorme mayoría de aquellos que se convirtieron en refugiados, simplemente se fueron por temor a la guerra que sus propios hermanos habían iniciado, o alentados por ellos a irse para volver luego victoriosos, cuando los judíos hubieran sido derrotados.

De acuerdo al historiador israelí Benny Morris, quien realizó la investigación más concienzuda de aquella guerra y la plasmó en su libro “1948”, al terminar la guerra aproximadamente 160 mil árabes habían permanecido en el territorio del nuevo Estado de Israel. Hoy en día, según los datos actualizados en la página web de la Oficina Central de Estadísticas de Israel, los árabes son aproximadamente el 20% de la ciudadanía israelí, 1.800.000 de un total de 8.650.000 almas. Extraña esa limpieza étnica tan poco eficiente ¿verdad?

Los que realmente realizaron limpieza étnica fueron los árabes que arrancaron de raíz a todos los judíos en todos aquellos territorios que conquistaron en 1948, expulsando por ejemplo hasta al último judío en el barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalem. Eso, mientras del lado judío, en el entonces recién nacido Israel, permanecieron árabes en ciudades donde sigue habiendo hoy importante presencia de ese sector de la ciudadanía, como Haifa, Jaffa (Iafo) en Tel Aviv y en numerosas localidades por todo Israel, inclusive cerca de arterias claves del país como la carretera principal Tel Aviv-Haifa y Jerusalem- Tel Aviv.

No estamos alegando que está todo bien ni que todas las reivindicaciones de los árabes ciudadanos de Israel carecen de sentido. Hay aún no poca cosa por corregir. Pero alegar que hay limpieza étnica de los árabes es señal o de una aterradora ignorancia o de mala intención. Los árabes, cuyos hermanos se habían lanzado a la guerra para destruir a Israel, objetivo que no ocultaban, tienen plenos derechos políticos, votan con libertad y son electos al parlamento, tienen jueces supremos y por cierto muchos más derechos que los que tienen por ejemplo los palestinos en varios países árabes, como Líbano, donde no pueden ejercer una profesión libre o ser dueño de tierras.

LOS PALESTINOS DE CISJORDANIA Y GAZA

Otro forma de combatir la infundada acusación de “genocidio” y “limpieza étnica”, sería invitar a los críticos a visitar los hospitales israelíes y ver la enorme cantidad de pacientes árabes . Entre ellos, mujeres palestinas que reciben tratamiento de fertilidad al no lograr concebir. Qué contradictorios los israelíes ¿No?

No tenemos los números generales que resumen este punto concreto, pero sí unos relacionados, que pueden a nuestro criterio arrojar más luz sobre las oscuras mentiras.

Como bien sabemos, suele darse como ejemplo de la crueldad israelí, la situación de los palestinos en la Franja de Gaza, alegando los críticos que están encerrados por culpa de Israel que los sofoca y mantiene como en prisión.

Pues no está de más recordar tres elementos claves, antes de entrar en detalles de números:

 

  • No hay un solo israelí en Gaza desde el 12 de setiembre del 2005, cuando se retiró el último soldado en el marco del “plan de desconexión” promovido por el entonces Premier Ariel Sharon.
  • No se puede pretender que estando Gaza gobernada por la organización terrorista Hamas, desde junio del 2007, Israel mantenga abiertas sus puertas a la población de la Franja, sin limitación ninguna.
  • A pesar de los dos primeros puntos, Gaza no está herméticamente cerrada del lado israelí. Casi todos los días, por el pasaje fronterizo Kerem Shalom, son introducidas numerosas mercaderías desde territorio israelí a Gaza y salen de Gaza productos palestinos de exportación al propio Israel, a Cisjordania y el exterior. Asimismo, por el cruce de Erez, salen palestinos a tratamiento médico en Israel, hombres de negocios y otras personas con permisos especiales
  • Gaza podría no verse limitada en absoluto, si su contacto más natural con el mundo exterior, con el propio mundo árabe, no le estuviese tan ampliamente vedado por su vecino Egipto, que abre muy esporádicamente el pasaje fronterizo de Rafah que conecta Gaza con territorio egipcio. En el 2016, el pasaje de Rafa estuvo abierto solamente 45 días en todo el año .Y en lo que va del 2017, hasta comienzos de abril, solamente 12 días.

 

NÚMEROS CONCRETOS

Y ahora sí, los números que nos fueron confirmados la semana pasada por la oficina del Coordinador de Actividades en los territorios, el brazo de las Fuerzas de Defensa de Israel encargado de responder a las necesidades de la población civil palestina de Cisjordania (aunque parte se halla bajo gobierno de la Autoridad Nacional Palestina) y en la Franja de Gaza.

  • -Por el pasaje de Erez que conecta Gaza con Israel, utilizado para gente, no para mercaderías, ha ido en constante aumento la cantidad de palestinos que entraron a territorio israelí para recibir tratamiento médico, a menudo con acompañantes.
  • -2013: 22,380
  • -2014: 26,419
  • -2015: 31,787
  • -2016: 30,768
  • Al mismo tiempo, todos los días se coordina la entrada de ambulancias para tratamientos urgentes. El año pasado, 2016, entraron a Israel 1695 ambulancias con enfermos de Gaza que necesitaban tratamiento de urgencia.
  • Esto se da paralelamente a los intentos de Hamas de aprovechar la ayuda israelí para las “necesidades” de su infraestructura terrorista, sea falsificando documentos, haciendo transferencias de fondos y de armas y municiones así como de información a células terroristas en Cisjordania. Durante el 2016, fueron interceptados 129 intentos de contrabando de mercaderías no autorizadas en el pasaje de Erez y otros 545 en paquetes de correo.
  • En el 2016 fueron introducidos a Gaza 162.606 camiones repletos de mercaderías que incluían materiales de construcción, alimentos y demás, llevándose además combustibles y gas. Y salieron 2094 camiones con productos agrícolas

-Fueron hechos llegar a Gaza más de 11 millones de metros cúbicos de agua.

En cuanto a Cisjordania:

– En el 2016, entraron a Israel 93.907 palestinos para tratamiento médico.

– En el 2017 (hasta el 4 de abril), entraron 26.792.

– El año pasado, fueron emitidos 178.235 permisos de trabajo en Israel para palestinos de Cisjordania, además de 84.085 permisos para comerciantes y empresarios.

– En el 2017 (hasta el 4 de abril), eran 55.499 los permisos de trabajo emitidos y 27.873 los dados a comerciantes y empresarios.

 

A los obreros palestinos que salían durante años diariamente de Gaza a trabajar en Israel, los vimos personalmente en infinidad de oportunidades. Nosotros entrábamos de mañana a Gaza a pasar un día de trabajo entrevistando y en la dirección contraria salían miles y miles a territorio israelí. Hasta que el terrorismo se impuso, los cohetes volaron sin cesar e Israel dijo “basta”.

CONDICIONES DE TRABAJO

Hay otro aspecto clave en todo esto, al disponernos a refutar injustas acusaciones contra Israel, cuando de trabajo se trata.

– Todos los logros de la Histadrut, la Confederación General de Trabajadores de Israel, están destinados a proteger a los trabajadores, sean ciudadanos israelíes, palestinos o migrantes que hallaron puestos en Israel.

– Las autoridades israelíes han estado atentas también a reivindicaciones de palestinos que no se hallan bajo su soberanía. El 10 de octubre del 2007, al responder a una apelación de trabajadores palestinos empleados por el Consejo Local de Givat Zeev y algunas compañías privadas palestinas de Cisjordania, la Suprema Corte de Justicia de Israel sentenció que debe aplicarse las leyes laborales a los miles de palestinos empleados por israelíes.

– El 24 de junio del 2008, la Histadrut suscribió un acuerdo con la Federación General palestina de Sindicatos, cuyo punto central determinó que será transferida a la central gremial palestina todos los meses la mitad del monto de impuestos de organización cobrados a los trabajadores palestinos legales empleados en Israel. La otra mitad quedaría en manos de la Histadrut, que velaría por los derechos de los trabajadores palestinos y les proporcionaría servicios sindicales.

Inclusive el órgano de prensa oficial de la Autoridad Palestina ha elogiado las condiciones en las que trabajan los palestinos empleados en Israel.

El 21.9.14, Al-Hayyat al-Jadida publicó los resultados de una encuesta que había llevado a cabo entre palestinos empleados por israelíes y otros empleados por palestinos. Quedó en claro, según sus propios testimonios, que los israelíes pagaban a sus trabajadores palestinos el doble que lo que percibían sus pares de manos de empleadores palestinos, otorgándoles además una serie de amplios beneficios.

He aquí algunas citas de la nota sobre el tema:

“Siempre que trabajadores palestinos tienen la oportunidad de trabajar para empleadores israelíes, se apuran a dejar sus trabajos con sus empleadores palestinos, por razones de salarios y otros derechos”.

“Las condiciones laborales israelíes son muy buenas, incluyen transporte, seguro médico y jubilaciones. Estas son cosas que no existen con los empleadores palestinos”.

“Los únicos casos en los que un trabajador palestino no recibe el salario que su empleador israelí le determinó, es cuando hay un intermediario palestino”.

En la misma edición de Al Hayyat al-Jadida, fue ciado Wael Nazif, Director General del sindicato de organizaciones de obreros palestinos en la zona de Jericó, diciendo: “Es inconcebible que un trabajador palestino reciba sus plenos derechos de los empleadores israelíes, pero no de los palestinos”.

Volvamos al principio.

Es legítimo discrepar con el gobierno israelí.

Es legítimo también discrepar con su política en el tema palestino.

Pero falsear la historia y tergiversar la realidad no es la forma de hacerlo.

Con eso tampoco se ayuda a los palestinos.

 
Comentarios

Todo esto se basa en envidia por parte de los palestinos, no pueden concebir la cantidad de palestinos que viven en Israel y con trabajo, ellos nunca se superaron por ser fracasados y frustrados. Los BDS se fijan en pequeñeces y no ven la realidad, nunca coseguiran la destruccion de Israel porque ellos viven para hacer el bien sin mirar a quien inclusive a los palestinos, tendriàn que informarse mas y no llenarse de odio porque es perder el tiempo

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.