Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
23 Kislev 5778 | lunes diciembre 11, 2017
donativo

La Universidad de Berkeley ofrece clases para borrar a los judíos de Israel y para destruir al estado judío


 

 

Traducción: Hatzad Hasheni

Yo, por ejemplo, no estoy molesto porque la Universidad de California en Berkeley esté ofreciendo un curso anti-Israel tan sesgado que se burla del propósito mismo de una universidad.

Por lo general, en la academia dominada por la izquierda, el paradigma predominante del conflicto árabe-israelí es que Israel es el último bastión del imperialismo británico por lo que necesita ser erradicado, siendo cada judío arrojado al mar o enviado a Europa, incluso si sus familias han estado viviendo en la tierra de Israel durante 1.000 años.

Lo que ocurre es que la mayoría de los cursos universitarios sobre el conflicto ocultan a la vista del público esta perspectiva.

Por lo tanto, la nueva oferta de cursos en Berkeley debe ser elogiada, no condenada, por anunciar públicamente que su objetivo es explorar cómo Israel podría ser destruida. Esto es increíblemente refrescante, un desprendimiento de la sensibilidad y de lo políticamente correcto que tanto abriga la realidad de las universidades como pozos negros de la propaganda izquierdista.

Y quién mejor para ser el patrocinador de la facultad del curso que el Dr. Hatem Bazian. En el ambiente actual, Bazian es el cartel de presentación de lo que debe ser un académico, una persona que se aparta de las normas de la erudición desapasionada y las reemplaza con la visión marxista de la praxis, la unidad de la teoría y la práctica.

Bazian tiene credenciales impecables para este papel, las credenciales obtenidas no sólo por sentarse a través de exámenes preliminares y la redacción de una disertación académica, sino a través de su activismo. Bazian es cofundador del militante “Estudiantes por la Justicia en Palestina”, una organización tan virulentamente anti-Israel que puede acallar a cualquier orador que esté en desacuerdo con ellos en casi cualquier campus antes de que pueda enunciar la palabra monosilábica “judío” (Jew).

Bazian es un orador callejero cuyo disgusto hacia Norteamérica es tal que llamó a una Intifada americana. Es un gran partidario de la Campaña de Estados Unidos por el Boicot Académico y Cultural a Israel y de una recaudación de fondos para Kind-Hearts, que el gobierno estadounidense cerró por sus presuntos vínculos con la organización terrorista Hamás.

Bazian niega ser un antisemita, pero bloqueó la designación de un estudiante judío al Consejo Judicial Estudiantil de la Universidad Estatal de San Francisco sobre la base que el individuo apoyaba al Estado de Israel y, por lo tanto, era un racista por definición. Por supuesto, en cambio, el apoyo de Bazian a la organización terrorista Hamas sería considerado un abrazo a la justicia social.

En sus conferencias públicas, Bazian se refiere a los modernos palestinos como descendientes de los filisteos. La base histórica de esto es inexistente. Los filisteos eran un pueblo del Egeo relacionado con los antiguos griegos y tenían las características fenotípicas de ser gente alta, de piel clara. El propio Bazian se asemeja a los filisteos con la misma proximidad que Hitler, Goering y Goebbels representaban al superhombre ario, que era tan rubio como Hitler, tan delgado como Goering y tan alto como Goebbels.

Así que el nuevo curso será simplemente los mismos temas pero con una característica diferente. Los estudiantes que se inscriban en ella ya serán verdaderos creyentes en los puntos de vistas palestinos. Los estudiantes serios, incluso los estudiantes pro-palestinos serios, tienden a ser despreciativos de las tonterías intelectuales.

Debido a que las universidades conceden una gran licencia a lo demostrable y no hay ni una pretensión de objetividad (ni una preocupación por ella), el nuevo curso pro-palestino será indistinguible de tantas otras indulgencias en la propaganda que dominan las artes liberales y Ciencias Sociales. Y esto no sólo colorea el estudio de Oriente Medio específicamente o las relaciones internacionales en general, sino también decenas de temas que se definen en términos de conceptos categóricos simples, como la clase, la raza y el género. Todos estos son subsumidos en la categoría más amplia de estudios de opresión. Y desde la perspectiva de los estudios sobre la opresión, Estados Unidos es realmente el Gran Satán.

El mundo está dividido entre el oprimido y el opresor. Este paradigma es tan integral para la universidad contemporánea que es difícil encontrar facultades de artes liberales y ciencias sociales que no se adhieran a ella.

Curiosamente, hay un plan de estudios completo “de los oprimidos” que miran a la sociedad a través del prisma de la gente ubicada desde el fondo del sistema social y fantasea sobre una sociedad en la cual las relaciones jerárquicas no sucedan. La realidad es que todas las sociedades, desde tiempos inmemoriales, se han construido sobre relaciones jerárquicas.

La indignación por los cursos es inútil y una pérdida de tiempo. Hay departamentos enteros y planes de estudios que son igualmente dignos de indignación.

Pero algo bueno saldrá de esto. Como no hay restricciones en lo que hacen las universidades, cada vez se están moviendo más hacia los extremos. Al hacer esto, socavan su propia legitimidad y sus afirmaciones falsas de servir para el bien de la sociedad o de promover la virtud cívica.

Eventualmente, este sistema se derrumbará porque la sociedad reconocerá que está pagando por su propia deslegitimación y destrucción a través de cursos que ven a América y a la Civilización Occidental como las raíces de todo mal en el mundo.

Nada destruirá más rápido al actual sistema universitario estadounidense que más personas como Hatem Bazian… llamando a una intifada estadounidense mientras exhiben sus credenciales académicas y se entregan a la creación de mitos.

Cuanto mayor sea el escándalo, más pronto llegaremos a ese punto. Lo que necesitamos son mucho más cursos arraigados en clara propaganda, charlistas a los que no se los deja hablar, conceptos sencillos para explicar problemas complejos y el continuo socavamiento de la idea misma de una universidad.

***Abraham H. Miller es profesor emérito de ciencias políticas, Universidad de Cincinnati, y un distinguido colega con el Centro Haym Salomon. Este artículo fue publicado originalmente por The Observer.

 

 
Comentarios

El Eterno siga bendiciendo a Israel y desaga como a humo a sus enemigos.

Que sigan ofreciendo clases estan perdiendo el tiempo a lo mejor desapareceran ellos, el tiempo lo dirà

Que triste cuando las personas, aún las supuestamente estudiadas, no aprenden de la historia. El pueblo judios no lo extermina nada ni nadie. Es un hecho probado más que suficiente.

Esos palestinos son como diablo no pienzan cosas buenas solo odio dijo Jesús x sus frutos los conocer es el árbol malo no puede dar buenos frutos

Que horror que existan en el.mundo gente con pensamientos malvados están dominados por Satanás por que Satanás vino a destruir y matar

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.