Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
26 Kislev 5778 | jueves diciembre 14, 2017
donativo

”Yo fui un activista del BDS“: Confesiones desde dentro del movimiento


 

Creciendo en Sudáfrica, me involucré en política a una edad temprana. Cuando comencé a estudiar para obtener el título de abogado en la Universidad de Witwatersrand – conocida localmente como Wits – me uní al Congreso de Estudiantes de Sudáfrica (SASCO) y a la liga juvenil del Congreso Nacional Africano (ANC), el movimiento de liberación de Nelson Mandela, nuestro difunto presidente.

Me involucré porque, sencillamente, creía en defender los derechos de la mayoría negra marginada y pobre de nuestro país.

Mi activismo con el movimiento anti-Israel de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) comenzó cuando fui elegido para el Consejo de Representantes Estudiantiles en Wits. No tenía mucha información sobre los conflictos en Oriente Medio, específicamente el conflicto entre Palestina e Israel. Así que asistí a seminarios y proyecciones de películas que tenían como objetivo “educarnos” sobre el conflicto. Estaba orgulloso de mi participación en el movimiento BDS porque no quería que ningún otro pueblo sufriera las injusticias impuestas a los negros durante la era del apartheid en Sudáfrica.

A medida que pasaba el tiempo, estudié la estrategia del movimiento BDS más de cerca. Me di cuenta que los activistas de BDS se dirigirían a los líderes estudiantiles, como los que forman parte del Consejo de Representantes Estudiantiles, con el fin de obtener apoyo para sus actividades anuales de la Semana del Apartheid de Israel. Estos líderes recibían entonces una cantidad de información falsa sobre el conflicto con los palestinos para convertirlos en activistas del BDS. Por ejemplo, el BDS de Sudáfrica declara que una “paz justa” sería “similar a lo que ocurrió en Sudáfrica y que nos trajo un país democrático para todos nuestros pueblos”. Éste es el código para la eliminación de Israel como nación independiente, Una solución verdaderamente democrática reconocería los legítimos derechos nacionales tanto de los israelíes como de los palestinos.

El punto clave acerca de estos activistas es que creen que están haciendo lo correcto. En 2013, fui uno de los manifestantes del BDS que interrumpió un recital de piano en Wits, organizado por la Unión Sudafricana de Estudiantes Judíos (SAUJS), que contó con el pianista israelí Yossi Reshef. Todos estábamos convencidos que nuestra acción estaba moralmente justificada, y que un representante de un país opresivo como Israel no debería ser permitido en nuestro campus. Pero las autoridades de Wits adoptaron una opinión diferente, acusándonos de mala conducta y ordenándonos asistir a una audiencia disciplinaria.

Con el tiempo, la experiencia de esa protesta y los altibajos de la audiencia disciplinaria resultante me llevaron a una cruda realidad: estábamos empujando una agenda de la que sabíamos muy poco. Consideramos que la situación en Israel es equivalente al Apartheid en Sudáfrica. Esta convicción fue la que influyó en mi decisión, no sólo de protestar por el recital de piano, sino también por protestar contra la decisión de la Universidad de Johannesburgo de otorgar al doctor Barack Obama, doctorado honoris causa, en apoyo del movimiento BDS al acusarle de ser un partidario del racismo israelí.

La realidad es que las dos situaciones son muy diferentes. Llegué a comprender que la analogía del apartheid en Israel era un abuso de la memoria del apartheid, así como sería impensable abusar de la memoria del Holocausto o la esclavitud de manera similar.

¿De dónde proviene toda esta propaganda? En el caso de los BDS, todos nosotros estábamos convencidos que nuestra acción estaba moralmente justificada y que un representante de un país opresivo como Israel no debería ser permitido en nuestro movimiento de campus en Sudáfrica, llevó a un boicot de Woolworth, uno de Las mayores tiendas minoristas de alimentos y ropa del país. En retrospectiva, la selección de Woolworth parece ser un gesto simbólico. Si el movimiento BDS era realmente serio acerca del boicot de los bienes producidos en Israel, no tocarían la tecnología del consumidor, porque muchas partes son desarrolladas o fabricadas en Israel. En cambio, se enfocaron en causar daño a Woolworth, sin pensar en los trabajadores negros que podrían perder sus empleos debido a esta falsa agenda.

La campaña BDS no iba a encontrar empleo alternativo para estos trabajadores. Su única preocupación era denunciar hipócritamente a Woolworth por supuestamente ignorar “el principio de ciudadanía responsable” por “importar productos de empresas israelíes en violación del boicot internacional de Israel exigido por los indígenas palestinos” – insinuando que los judíos, que han mantenido una presencia ininterrumpida en esa misma tierra durante tres mil años, a pesar de los numerosos intentos de eliminarlos, son intrusos y no indígenas.

Se trataba de temas preocupantes como éstos los que me persuadieron a visitar Israel y Palestina en 2015. Esperaba que llegara a un país exactamente igual que Sudáfrica durante los largos años de apartheid. Para mi sorpresa, no encontré signos ni tablas que separaran a árabes y judíos, ni tampoco encontré buses judíos o árabes, escuelas, colegios o playas como los que tuvimos en Sudáfrica. Fue aún más espantoso descubrir que los árabes y los judíos tienen derecho a votar y a servir en el gobierno y el poder judicial. En Sudáfrica bajo el apartheid, tal situación era inimaginable.

Entonces surge la pregunta: ¿por qué afirmar que Israel es un estado de “Apartheid”? La campaña BDS utiliza esta terminología para atraer a los negros sudafricanos. BDS entiende muy bien que cualquier negro sudafricano que conozca la lucha contra el apartheid será atraído por una campaña que combate el apartheid en otras partes del mundo.

Cualquiera que tenga una visión diferente de Israel está sujeto a intimidación. Fue difícil para mí visitar incluso Israel debido a las amenazas que recibí del BDS antes de salir, como un correo electrónico de julio de 2015, que amenazaba a cualquier persona que viajaba a Israel con “medidas disciplinarias graves” y acusó a los participantes de ser “cómplices en el derramamiento de sangre de nuestros homólogos palestinos”. ¿Qué es lo que ocurre con la campaña de los BDS? ¿Por qué no permiten que la gente visite Israel como les plazca, sin acoso? ¿Por qué consideran injusto visitar Israel? Seguramente, cualquier persona interesada en este asunto debería viajar a Israel y Palestina para aprender más, si ellos tienen la oportunidad de hacerlo.

Al igual que en América del Norte y Europa, BDS ha sido una presencia extremadamente divisiva en los campus universitarios sudafricanos. Durante la Semana del Apartheid de Israel, los Consejos Estudiantiles Representantes (SRCs) son prevalecidos para emitir declaraciones en apoyo de esta campaña. La mayoría de los CRS están controlados por la Alianza Juvenil Progresista (PYA), compuesta por partidarios del ANC, el Partido Comunista y la Asociación de Estudiantes Musulmanes. La participación de este último grupo significa que se presta mucha más atención y apoyo a la campaña de BDS.

Los resultados de esta estrategia ilustran la línea delgada, tal vez invisible, entre la actividad antisemita y la defensa del BDS. Durante la más reciente Semana del Apartheid de Israel, tres estudiantes judíos fueron golpeados en un centro comercial en Johannesburgo. En otro incidente notorio, el SRC en la universidad de Kwazulu Natal exigió que el rector expulsa a estudiantes judíos del campus. El Secretario de la SRC, Duma Mqondisi, dijo: “Como el SRC, tuvimos una reunión y se analizó la política internacional. Tomamos la decisión que los estudiantes judíos, especialmente aquellos que no apoyan la lucha palestina, deberían cancelar su registro”.

Con razón, las autoridades universitarias rechazaron esta demanda como “totalmente inaceptable”, pero el problema del antisemitismo latente en las actividades del campus del BDS permanece.

Yo sé que este es el caso, porque yo tenía la misma actitud cuando yo era parte del movimiento BDS. BDS te anima a odiar a cada judío en el mundo, ver lo peor de ellos, y a etiquetarlos como opresores, asesinos y ladrones de tierra. Una organización que empuja tal fea adoctrinamiento claramente quiere intimidar a la comunidad judía.

BDS en Sudáfrica se sostiene empujando mentira tras mentira. La historia que proporcionan del conflicto israelo-palestino es lamentablemente inadecuada. Israel es tachado como un estado nacido en 1948 en el “pecado original.” Los siglos antes de 1948 nunca se mencionan. La compleja historia de judíos y árabes, junto con los sacrificios hechos por judíos oprimidos de Europa y Oriente Medio que regresaron a su patria, es ignorada por completo.

En términos del conflicto de hoy, el terrorismo de Hamás contra civiles israelíes es retratado como “resistencia”, en lugar de un ataque contra una solución pacífica. Durante la Semana del Apartheid de Israel, la campaña de los BDS falsamente presentó imágenes horripilantes de niños muertos en Siria como niños palestinos muertos en Gaza. Y el engaño continúa.

BDS alimenta el odio, y lo que necesitamos en Sudáfrica es una organización que educa para la paz. Los sudafricanos involucrados en el BDS deben tener la oportunidad de entender que se trata de un conflicto en el que ambas partes tienen derechos legítimos. Si los sudafricanos esperamos que las personas que comenten sobre nuestro país conozcan la historia del apartheid, entonces debemos aplicar los mismos estándares pero a nosotros mismos.

Al final, no hay sustituto que hacer una propia investigación cuidadosa. Como ex activista del BDS, animo a los involucrados en BDS a no creer ciegamente todo lo que dice el movimiento, porque si se acepta su propaganda sin crítica, no se está contribuyendo a la paz, sino a un derramamiento de sangre innecesario.

 

Traducido por el equipo de Hatzad Hasheni

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.