Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
1 Sivan 5777 | Viernes Mayo 26, 2017
donativo

España en UNESCO: ¿Qué debemos a los países islámicos?

España en UNESCO se alinea sobre Jerusalén con países islamistas y del tercer mundo y en contra de la postura de la mayoría de nuestros aliados occidentales.


La asamblea de la UNESCO, el organismo cultural de Naciones Unidas, aprobó ayer una resolución que define a Israel como “fuerza ocupante en Jerusalén”. El Comité Ejecutivo del organismo de la ONU votó una resolución en la que se sostiene que Israel no tiene soberanía alguna sobre Jerusalén. Dicha propuesta fue presentada por Sudán, Omán, Catar, Líbano, Argelia, Egipto y Marruecos.

Un total de 22 países votaron a favor de la resolución, 10 en contra y 23 se abstuvieron, entre ellos España.

La errática y desvergonzada trayectoria de un organismo manejado al antojo de países de la peor calaña democrática, guiados en muchos de los casos por el islamismo radical, ha convertido a la UNESCO en un ejemplo claro de instrumentalización contra Israel y Occidente. No contra estados que vulneran los Derechos Humanos, que sojuzgan criminalmente a su población, que mutilan su desarrollo social y cultural; no, sólo contra el pueblo judío, que celebraba en esa fecha precisamente su Día de la Independencia, y que hunde sus raíces en esa tierra hace 3.000 años, mucho antes de que los pueblos y países que perpetraron esa burda representación existieran.

Esta nueva pantomima, aún sin efectos prácticos, pretende liquidar el gen judeocristiano de Jerusalén, y crear un relato pseudo histórico para la capital del Estado Judío con la única presencia del Islam.

La posición anacrónica de España queda aún más en evidencia por cuanto ni siquiera está alineada con la de nuestros aliados europeos y Occidentales. Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Italia, Holanda y Grecia votaron en contra. En Europa, sólo Suecia, con sus patéticos y fallidos intentos apaciguadores al Islam radical votó a favor, y sólo Francia, con España, se abstuvieron.

El seguidismo de la diplomacia española de la posición que marca la francesa, tradicionalmente con un sesgo arabista, es tan incomprensible como criticable cuando nos aleja del grueso de naciones de nuestro entorno y nos aproxima a países islamistas y del Tercer Mundo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación debe dar explicaciones por esta inaceptable abstención y corregir de inmediato su postura en la UNESCO sobre este tema.

El Gobierno de España y el ministro Alfonso Dastis deben evitar dejarnos de nuevo en evidencia en los foros internacionales, dotando a España de una voz propia, que no sirva a los intereses de otros, y decididamente occidental en lo que se refiere a su apoyo a nuestro aliado Israel.

 

ACOM – Acción y Comunicación sobre Oriente Medio

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.