Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
1 Sivan 5777 | Viernes Mayo 26, 2017
donativo

La obsesión de las Naciones Unidas contra Israel


 

 

  • Israel es, por tanto, el único país del planeta que se beneficia del privilegio dudoso de ser escudriñado en la menor de sus acciones, a través de una agenda decidida por sus enemigos.

 

  • Tampoco es necesario volver a 1976 para recordar la infame Resolución 3379 de la ONU, “El sionismo es una forma de racismo”, bajo el Secretario General de un ex nazi, Kurt Waldheim, una semana después que el brutal Idi Amin de Uganda recibiera una recepción triunfal en la sede de la ONU.

 

******

 

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se reunió una vez más el 20 de marzo para debatir el “Artículo  7 del programa”, tema obligatorio de debate desde junio de 2006, el único objetivo es condenar sistemáticamente a la democracia israelí por crímenes cuya existencia no han sido probados.

 

La agenda, oficialmente diseñada para evaluar la situación humanitaria en los territorios palestinos, a la luz de los informes presentados por Fatah, la OLP y varias ONG, es parte de una campaña más amplia, llevada a cabo por países como Libia, Argelia, Kuwait, Arabia Saudita, Iraq, Sudán y Yemen. Israel es, por tanto, el único país del planeta que se beneficia del privilegio dudoso de ser examinado en la menor de sus acciones, a través de una agenda decidida por sus enemigos.

 

Si se tratara sólo de expresar esta obsesión, nacida de una vieja costumbre de las dictaduras árabe-musulmanas de convertir al Estado hebreo en chivo expiatorio, responsable de todas las desgracias que asolan sus sociedades, el punto 7 del orden del día sería una mera rareza, especialmente porque la sesión es regularmente boicoteada por la mayoría de los países occidentales y sistemáticamente por los Estados Unidos.

 

Por desgracia, esta Israelofobia se ha ido extendiendo a lo largo de las Naciones Unidas. En 1948, cuando Israel, después de ser reconocido oficialmente como un estado soberano por prácticamente todas las democracias occidentales, acababa de repeler la agresión genocida de cinco países vecinos, y cientos de miles de judíos fueron huyendo de la opresión de las dictaduras árabes, la ONU dio a luz a la OOPS, una organización diseñada para ayudar a los refugiados palestinos en exclusiva. Esto a pesar de no ser ya un programa para los refugiados en la ONU, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

 

El mandato del OOPS duró un año. Setenta años después, la organización, ahora es un programa de trabajo de la ONU, continúa funcionando dentro de los territorios palestinos y los países vecinos, con un presupuesto anual cercano a mil millones de dólares. Parte de eso cubre sueldos y fondos de pensiones para 25.000 a 27.000 empleados (incluyendo muchos miembros de Hamas); Escuelas en las que los descendientes de descendientes de “refugiados”, en los suburbios o en los pueblos llamados “campamentos”, se les dice erróneamente que Tel Aviv y Haifa les ha pertenecido a ellos  y que debían ser devueltos a los mismos y donde el mito de un imposible “derecho de retorno “continúa manteniendo a las nuevas generaciones de palestinos como rehenes que incitan al odio a Israel y a los judío.

 

Como Said Aburish, uno de los biógrafos de Yasser Arafat y ex asesor de Saddam Hussein, le dijo a este autor:

 

  • “Con el fin de conservar las raciones de la OOPS, los palestinos se habían acostumbrado a enterrar a sus muertos en la noche, de modo que nadie moría  en los campamentos, excepto cuando era posible acusar a Israel de ello. Con la complicidad pasiva de la OOPS, ya que su presupuesto anual depende del número de almas de las que son responsables”.

 

No es ningún secreto que, en menos de 70 años, la ONU ha condenado a Israel más a menudo que todos los países del mundo combinados, incluidos los culpables de esclavitud, ejecuciones en masa, genocidio – todos los abusos de derechos humanos imaginables Que casi se ha convertido en una broma.

 

Vale la pena recordar que entre 1981 y 1986, cuando Israel había establecido un programa social para la rehabilitación de los refugiados árabes con sede  en Gaza, la única respuesta de la ONU, bajo la presión del presidente de Fatah, Yasser Arafat, fue condenar al Estado hebreo por su iniciativa, concluyendo cada una de sus resoluciones por esta orden angustiosa: “Devolver a los refugiados a los campamentos”.

 

Tampoco es necesario volver a 1975, para recordar la infame Resolución 3379 de la ONU, “El sionismo es una forma de racismo”, bajo la secretaria general de un ex nazi, Kurt Waldheim, una semana después que el brutal Idi Amin de Uganda recibiera una recepción triunfal en la sede de la ONU

 

https://www.gatestoneinstitute.org/10334/un-obsession-israel

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.