Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
3 Tammuz 5777 | Martes Junio 27, 2017
donativo

Palestinos en el Líbano conmemoran 69 años de discriminación


1

 

El lunes, los palestinos conmemoraron 69 años desde que cientos de miles de personas huyeron durante la guerra que condujo a la creación del estado de Israel en 1948; muchos huyeron al Líbano donde sufren de discriminación en casi todos los aspectos de la vida cotidiana, alimentando una desesperación que está desgarrando en pedazos su comunidad.

Ahmad Dawoud recuerda el día hace 10 años cuando un soldado libanés pidió por su taxi. Tenía para ese entonces 17 años, el palestino no esperó a que el soldado encontrase las armas escondidas en la maleta del auto.

Saltó del auto y huyó al campo de refugiados palestinos más cercano, donde el ejército libanés no posee ninguna autoridad.

1

Imagen: En esta foto del jueves, 4 de mayo, 2017 gente camina bajo los estandartes de Fatah y las banderas palestinas dentro del campo de refugiados palestinos de Bourj Al-Barajneh en Beirut, Líbano. Los palestinos en el Líbano sufren de discriminación en casi todos los aspectos de la vida cotidiana, alimentando una desesperación que está desgarrando a pedazos su comunidad. (Foto: AP)

 

Pero no pasó mucho tiempo después que Dawoud, que una vez admiró a los grupos radicales que han surgido en los campamentos en el Líbano, decidiera que estaba cansado de correr. Ese mismo año en el 2007, se entregó a las autoridades y pasó 14 meses difíciles en la cárcel.

Aunque fue liberado sin ser condenado, no pudo borrar el mayor ataque contra él: Como palestino en el Líbano, es un apátrida, ciudadano residente de segunda clase en el único país donde ha vivido.

El lunes, los palestinos celebraron 69 años desde que cientos de miles de personas huyeron durante la guerra de 1948 que llevó a la creación del Estado de Israel. Muchos se establecieron en la vecina Cisjordania, Gaza, Jordania, Siria y el Líbano.

Como refugiados, varios estatutos de las Naciones Unidas les da derecho a ellos y sus descendientes al trabajo y a una vida digna hasta que puedan regresar a las áreas que ellos o sus familiares dejaron, o si tal acuerdo es alcanzado.

Si, los palestinos en el Líbano sufren de discriminación en casi todos los aspectos de su vida cotidiana, alimentando una desesperación que está desgarrando a pedazos su comunidad.

Muchos viven en asentamientos oficialmente reconocidos como campamentos de refugiados, pero mejor descritos como guetos de concreto rodeados de puestos de control y en algunos casos, de muros y alambradas. La ONU administra las escuelas y subsidia la atención sanitaria dentro de estas premisas.

2

Imagen: En esta foto del viernes 5 de mayo, 2017 una vista general del muro de concreto que rodea al campo de refugiados palestinos Ein el-Hilweh cerca de la ciudad portuaria de Sidón, Líbano. (Foto: AP)

 

En el Líbano, existen 450.000 refugiados registrados en 12 campamentos, donde las autoridades libanesas no poseen jurisdicción interna.

“Nuestro lote es menor a cero”, dijo Dawoud en una reciente entrevista en las afueras de Ein el-Hilweh, el populoso campo de Sidón siendo este uno de los más volátiles.

En días apacibles, los chicos juegan en las callejuelas húmedas y los comerciantes aparcan sus autos repletos de productos a lo largo de las calles principales del campamento.

Pero el lugar se siente desesperadamente dividido a lo largo de las líneas de facciones y militantes y frecuentemente se descompone en combates entre las fuerzas de seguridad palestinas y militantes o bandas que capitalizan la desesperación general.

El mes pasado, 10 personas murieron en un incendio que hizo huir del campamento a miles de una población estimada en 75.000 personas.

A los palestinos se les prohíbe trabajar en la mayoría de las profesiones, desde la medicina hasta el transporte. Debido a las restricciones a la propiedad, la poca propiedad que tienen es comprada bajo nomina libanesa, dejándolos vulnerables a la malversación y expropiación.

Ellos le pagan al fondo de seguridad social del Líbano, pero no reciben ningún tipo de beneficios. Los costos médicos son paralizantes, y tienen muy pocas esperanzas de que los tribunales libaneses los remedien.

3

Imagen: En esta foto del jueves, 4 de mayo, 2017 un niño camina a través del grafiti de las banderas palestinas que en árabe lee: “La bandera es de cuatro colores que brilla sobre la faz del sol” en el campo de refugiados palestinos de Bourj Al-Barajneh en Beirut, Líbano. (Foto: AP)

 

A los médicos se les prohíbe trabajar en el mercado libanés, por lo que sólo encuentran trabajo en los campamentos o aceptan trabajar en las clínicas libanesas y firman prescripciones bajo nombres de los médicos libaneses. Eso los deja abiertos al abuso del empleador, una condición normalmente asociada con empleos de baja calificación.

“Si un chico joven se mete en problemas porque es palestino, el fiscal escribe en su nota al juez, ‘Él es palestino’, lo que significa: ‘Haz lo que desees de él, Sé cruel con él, olvídate de sus derechos’” dijo el Jeque Mohammad Muwad, un imam palestino en Sidón.

El aplastamiento a los refugiados de guerra en Siria ha hecho aún más difícil para los palestinos aquí el encontrar empleo. Casi seis de cada diez menores de 25 años están desempleados, según el organismo de ayuda de la ONU UNRWA, dos tercios de todos los palestinos viven por debajo de la línea de pobreza.

El director de UNRWA Claudio Cordone dijo que se sienten atrapados en el limbo político y ven una “falta casi total de perspectivas políticas significativas de una solución” a su desplazamiento original desde Palestina.

Los políticos libaneses afirman que asimilar a los palestinos en la sociedad socavaría su derecho a regresar. Pero los palestinos dicen que no demandan se les asimile o por la nacionalidad, sólo demandan derechos civiles.

“Nos están matando de hambre, así que regresamos a Palestina. Nos privan, para que volvamos a Palestina… Bien, adelante, ¡envíennos de vuelta a Palestina! Vayamos hacia la frontera y marchemos de vuelta a Palestina, sin importar cuántos mártires debemos dar”, dijo Muwad.

4

Imagen: En este viernes, 5 de mayo, 2017 el Jeque Mohammad Muwad habla durante una entrevista con la Associated Press dentro de la Mezquita Hussein en la aldea Dayait Al-Arab, cercana a la ciudad portuaria de Sidón, Líbano. (Foto: AP)

 

Para aquellos que están en los campamentos, la línea entre la prisa y la criminalidad es a menudo borrosa. Desempleados y abandonados por las autoridades, muchos recurren a las pandillas por trabajo.

A esto se le suma un descontento ampliamente compartido con la Organización para la Liberación de Palestina, que muchos palestinos ven ahora como si estuviera vendiendo sus derechos con los fracasados ​​Acuerdos de Oslo de 1994.

Esto ha ayudado a impulsar el ascenso del Islam radical, un cambio en los territorios palestinos reflejado en la creciente popularidad de Hamas.

Fuera de los territorios palestinos, grupos militantes tales como Fatah Al-Islam están en aumento en el volátil y privado campamento de Nahr Al-Bared.

Creciendo en Nahr Al-Bared, un campamento muy parecido a Ein el-Hilweh, Dawoud sintió una fuerte afiliación por Fatah Al-Islam, su puerta de entrada al extremismo radical.

“Estos fueron los únicos que parecían honestos”, dijo. “Por supuesto, luego me di cuenta de que eran como todos los demás, también”. En el 2007, el ejército libanés arrasó la mayor parte de Nahr Al-Bared con el fin de aplastar a Fatah Al-Islam.

5

Imagen: En esta foto del jueves, 4 de mayo, 2017 un adolescente monta su motocicleta dentro del campo de refugiados palestinos de Bourj Al-Barajneh en Beirut, Líbano. (Foto: AP)

 

Para ese momento, Dawoud ya se encontraba en Ein el-Hilweh y su arresto fue el comienzo de una lenta caída con las bandas que una vez le protegieron y lo trataron como a un hermano. Luego de su paso por prisión, estos comenzaron a sentir que no podían confiar en él y fue expulsado de Ein el-Hilweh en el 2013. Ahora, este sólo puede entrar dentro de las partes del asentamiento que están firmemente bajo control de la OLP.

Sin empleo, sin perspectivas y poca riqueza, Dawoud realiza ahora recados para otros en su BMW blanco de los años 80, todo realizado bajo la mesa, por supuesto. Los palestinos no pueden solicitar por las matrículas rojas que identifican a los taxis y a otros vehículos comerciales.

“Yo ni siquiera pienso en casarme e inmiscuirme en tales situaciones” dijo, rechazando comenzar una familia a los 27 años. Su ambición ahora es solicitar una visa para salir del Líbano. Pero primero necesita un documento de viaje y para eso necesita estar en buenas relaciones con las autoridades libanesas.

No todos los palestinos viven en campamentos, pero incluso los más privilegiados entre ellos sufren de discriminación.

6

Imagen: En esta foto del jueves, 4 de mayo de 2017, personas caminan dentro del campo de refugiados palestinos de Bourj Al-Barajneh en Beirut, Líbano (Foto: AP)

 

En un panel sobre derechos laborales palestinos en la Universidad Americana de Beirut, Muhammad Hussein le pidió a un funcionario del Ministerio del Trabajo libanés el por qué se le negó empleo incluso en sectores que están formalmente abiertos al empleo palestino.

El graduado de 22 años de edad le mostró al funcionario un correo electrónico que este recibió de una firma comercial en Dubái rechazando su solicitud de empleo porque la oficina libanesa tenía que darles prioridad a los trabajadores libaneses. “El problema no es encontrar vacantes”, dijo Hussein. Es conseguir empleo”.

 

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4961840,00.html

 
Comentarios

.
Celebran la perdida de una guerra que ellos empezaron.
.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.