Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
2 Tammuz 5777 | Lunes Junio 26, 2017
donativo

Se ha evaporado el sueño del Califato Islámico: ISIS se desmorona, Assad sobrevive


La organización terrorista sunita perdió su agarre en Libia y en el Sinaí y pronto va a ser derrotada en Irak y, a continuación, el campo de batalla va a pasar a la capital de Siria – la ciudad de Al-Raqqa. ¿Cómo ha logrado sobrevivir el presidente sirio y qué podría retrasar la caída del monstruo negro de ISIS?

Después de la caída del “Estado Islámico” (ISIS) de Libia y el Sinaí, la organización perderá durante las semanas entrantes su poder en Irak y luego veremos que la guerra va a centrarse en Siria. La situación actual de ISIS se asemeja a la retirada del régimen del Presidente sirio Bashar El-Assad durante los primeros años de la Guerra Civil. ¿Por qué Assad sobrevive y, en contraste, ISIS colapsará en el futuro? ¿Qué puede retrasar la caída de ISIS?

Assad sobrevive, pero Irán y Rusia son las que dominan

Los analistas que predijeron la caída de Assad se vieron afectados por la avalancha de noticias del año 2011 que informaban la caída de los regímenes en Túnez, Egipto, Yemen y Libia pero no supusieron la magnitud de la ayuda que enviarían los aliados al régimen de Assad. Para Irán, la caída de Siria en manos de grupos de la oposición sunita es y era un desastre estratégico.

Le quedaba claro a Irán que estas organizaciones buscarían eliminar en un paso posterior al grupo chiíta Hezbollah, que representa un éxito aislado en su idea de exportar la revolución islámica de Irán en el extranjero. La ayuda iraní estuvo representada en envíos de armas y el reclutamiento de soldados de varios países chiitas que luchaban al lado del régimen, utilizando lemas y consignas religiosas, como la premisa de proteger las tumbas santas chiítas en Siria y la protección de sus correligionarios, los civiles chiítas en Siria y el Líbano. En 2014, cuando la ayuda iraní no fue suficiente para repeler a los rebeldes, entonces entraron en Siria las fuerzas rusas. Los rusos, al igual que los iraníes, tienen un interés estratégico en Siria desde el momento que el régimen de Assad es el único en el Medio Oriente que les permite la presencia de la Fuerza Aérea y la Armada rusa y que además permite que barcos rusos atraquen en su costa del Mar Mediterráneo como una competencia a la presencia de la Sexta Flota de EE.UU.

Cuando dos potencias como Irán y Rusia, tienen un interés supremo en la supervivencia del régimen de Assad, las posibilidades de su supervivencia son buenas. Por supuesto, no hay regalos y se notará un precio muy alto para esta supervivencia. De hecho, Assad actualmente es un presidente nominal que ya no tiene más control sobre lo que queda de Siria. Irán le administra sus asuntos internos y sus externos son manejados por Rusia siendo que el presidente sirio es sólo es un sello de goma. Por ahora, las presencias de Rusia, Irán y Hezbollah no están limitadas en el tiempo. Mientras ellos se queden el régimen de Assad en Siria va a sobrevivir. Los intereses de Irán y de Rusia son diferentes a los del presidente sirio. Ellos no aspiran a recuperar todas las zonas de Siria a manos de Assad, ya que el cansado y saturado ejército sirio no va a ser capaz de mantener estas áreas bajo su control por largo tiempo. Irán ahora quiere crear un espacio (Aleppo-Homs-Damasco) que quede bajo su influencia y en en donde se puedan asentar allí a chiitas y grupos que lo apoyan en lugar de los refugiados sunitas que huyeron. Mientras tanto, Rusia sólo está interesada en la obtención y seguridad de las bases militares en el noroeste del estado árabe, en la región de los alawitas (Latakia-Tartous-Yabal).

ISIS – Ascenso y caída

El meteórico ascenso del “Estado islámico” está asociado con la resistencia de la población sunita, que es la mayor minoría en la zona entre el oeste de Irak y el este de Siria, contra los regímenes que gobernaban en ambos estados – el régimen chiita en Bagdad y el Alawita de Assad en Damasco. ISIS floreció bajo un trasfondo de odio hacia los chiitas y los alawitas, ambos gobiernos apoyados por Irán. Además, la población sunita experimentó un gobierno de ISIS durante más de tres años y ellos se dieron cuenta que habían cometido un error y que la organización islamista era aún peor que la opresión que sufrían antes. El apoyo de la calle sunita a ISIS fue bajando en la medida que eran mayores sus atrocidades, el terror interno y los asesinatos de ciudadanos musulmanes. Después de la pérdida de la ayuda interna ISIS ha ido perdiendo su apoyo externo.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan fue acusado por los países de la región por ayudar a ISIS para “promover el sueño de una renovación del Imperio Otomano”. Erdogan esperaba, en vano, que ISIS acabase a sus rivales kurdos en el norte de Siria. Turquía, que era el conducto principal de voluntarios para ISIS, fue sometido a fuertes críticas por parte de Occidente y Estados Unidos y se vio obligado a dejar de dejar pasar, después de dos años, a la enorme corriente de voluntarios de ISIS que circulaban por su territorio. El precio que Turquía pagó por este cambio de conducta fue una ola de ataques terroristas de ISIS dentro de su territorio.

La crítica de Occidente también afectó a los países del Golfo. Los EE.UU. han reforzado la vigilancia de los fondos transferidos y los voluntarios que llegaban desde Arabia Saudita y Qatar para ISIS.

La exposición de la ayuda de Qatar

Debido a la gran tensión entre Qatar y Arabia Saudita de los últimos días, escogieron justamente los periódicos sauditas descubrirnos ahora el grado de apoyo de Qatar a las organizaciones terroristas ISISI, Al-Qaeda, Hamás y la “Hermandad Musulmana”. Los comentaristas políticos saudíes estaban indignados por el enfoque moderado hacia Irán del Emir de Qatar Tamim Ben Hemed El-Thani, precisamente en este momento, cuando finalmente se conforma un frente suníta estadounidense contra Irán. Un comentarista del canal “Al Arabiya” de Arabia Saudita expresó su esperanza que “el pequeño principado deje de jugar con fuego, con su dinero, en el Medio Oriente, regresando a su dimensión real”.

No hay duda que el “estado islámico” no podía alcanzar su enorme tamaño, acumulando dinero y armas en cantidades, sin contar con una ayuda externa. Desde el momento que Turquía y Qatar fueron puestas en el punto de mira del mundo occidental, comenzaron a apretar el cerco contra ISIS. La coalición establecida por los Estados Unidos contra ISIS en Irak es muy útil para el ejército iraquí, a pesar de su baja calidad, recuperando poco a poco los territorios conquistados por ISIS hace tres años. La coalición fue capaz de aislar a ISIS, cortando el suministro de las áreas bajo su control en Siria e Irak. La misma coalición estadounidense también le permitió a los kurdos ocupar muchas áreas de ISIS al norte de Siria.

El monstruo negro de ISIS dejó de expandirse y la organización comenzó a retirarse hace un año. Se rompió la ilusión de la reactivación de un “califato islámico” y se redujo gradualmente la velocidad de los voluntarios que llegaban para la organización. Los ataques de ISIS en el mundo son una declaración de la organización, quieren decirnos que no estan debilitados y que son todavía fuertes, siendo capaces de llegar a cualquier parte.

ISIS va a perder durante los próximos meses su capital en Irak Mosul y luego van a ir perdiendo sus enclaves aislados dentro de Irak. A continuación, se enfrentarán a Siria. La ubicación de Al-Raqqa, la capital de ISIS en Siria, cerca de las zonas kurdas, facilitará, sin duda, la ocupación de la ciudad durante el año. ISIS sobrevivirá en los desiertos de Siria e Irak y más tarde se convertirá en una organización terrorista clandestina global como Al Qaeda.

¿Rusia va a cambiar su postura hacia ISIS?

Los que todavía podría retrasar el colapso de ISIS son la realidad de los intereses ruso-iraníes. ¿Por qué ISIS ha logrado mantener su poder justamente en Siria – un área de influencia de Rusia – mientras se retira en Irak, donde los EE.UU. están mucho más involucrados en la lucha?

En todo momento que ISIS domine el este de Siria, la alianza de Rusia, Irán y el régimen sirio podrán afirmar que están luchando contra los “malos” siendo ellos los “buenos”, lo que significa que están luchando contra el terrorismo y el régimen de Assad es supuestamente la alternativa cuerda al islamismo. ISIS ya salvó en el pasado al régimen sirio cuando acabó con la mayoría de los soldados de la oposición pasando a controlar terrenos en el norte de Siria. La supervivencia de ISIS es una garantía de la debilidad de la oposición sunita contra el régimen de Assad. Por lo tanto, los rusos rara vez atacan a ISIS y concentran sus esfuerzos en los enlaces de ISIS cerca de su zona de control en Aleppo o contra oposición moderada.

Rusia también teme que un colapso de ISIS puede llevar a todo el este de Siria a caer bajo la influencia de las fuerzas estadounidenses – las “Fuerzas de salvataje del pueblo” Kurdas (YPG) y las “Fuerzas para una Siria democrática” (SDF) que participan allí soldados árabes y kurdos. En este contexto se pueden explicar los intentos del régimen de Siria de conquistar Deir Al-Zour, en las inmediaciones de la ciudad de Salamia y Palmira que están al oeste del “Estado Islámico”. Este martes, Rusia disparó misiles desde un barco en alta mar contra las bases de ISIS en la zona de Palmira. Está a punto de comenzar una carrera por la ocupación de Deir Al-Zour, la fuente de petróleo de Siria. ¿Esto podría modificar la política rusa hacia ISIS?

Los rusos y sus aliados observan desconfiados los preparativos de Estados Unidos en vistas a la batalla por la capital de ISIS en Siria, Al-Raqqa y con el consiguiente aumento del suministro de armas para los soldados kurdos recientemente aceleradas, lo que denota el proceso para invadir pronto al “Estado islámico”. Mientras tanto, académicos, periodistas e historiadores reúnen material para la preparación de juicios por crímenes de guerra contra ISIS, juicios que tendrán lugar después de la guerra. ¿Cuáles serían las pruebas que reunirán los expertos con respecto a la cooperación de Turquía y Qatar? ¿Qué más se expondrá sobre la contribución de Rusia, Irán y el régimen de Assad para el triunfo que supo alcanzar ISIS?

 

El Dr. Yaron Fridman, analista de Ynet para el mundo árabe, es graduado de la Universidad de la Sorbona en París, profesor de islam y enseña árabe en la Universidad de Haifa en el Departamento de Historia de Oriente Medio y el Departamento de Humanidades y Artes. Su libro “Los alawitas – Historia, religión e identidad” fue publicado en Inglés por Bril- Leiden en 2010

 
Comentarios

EL COLIFATO SE DESMORONO, NO ES EL CALIFATO,SE EQIVOCARON POR UNA LETRA,

Se tenía que haber disuelto con una bomba nuclear desde el principio!!

Un ejercito que lucha por una agenta politica insostenible…. pero lo peor no esto… sino los patrocinadores del genocidio humano, los paises de la otan, Arabia Saudita, E.U., España, Francia, Inglaterrra, Alemania, Turquìa, son culpables de leza humanidad, y nadie los procesa ni los acusa… ellos si pueden masacrar a quien les venga en gana a nombre de la seguridad nacional de los E.U. o la OTAN…. asesinos….como escaparàn de su casitigo????? INDEFLECTIVEMENTE.. PERECERÀN!

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.