Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Kislev 5778 | sábado noviembre 25, 2017
donativo

ISIS en retirada: El código criminal de la organización


La forma en la que ISIS decidió abandonar Mosul demostró una vez más la esencia de sus combatientes y cuál es su verdadera conciencia. ¿Acaso está cerca el momento en el que el régimen de Arabia Saudita derroque al qatarí?

Es duro ver una corporación del crimen en acción. Es aún más difícil cuando dicha gente se envuelven en un manto santo del cielo, y argumentan que ISIS – una mafia que posa como si fuesen correctores del mundo. La extorsión, el asesinato, tráfico de esclavos, el robo, la prostitución y el comercio ilegal de antigüedades son industrias que caracterizan a las organizaciones criminales. ISIS está llevando a cabo todo esto. El hecho que vayan equipados con resoluciones coránicas, con clérigos que les ofrecen legitimidad y que en su bandera vayan grabadas las palabras sagradas ( “No hay más Dios que Allah”), no limpia que no hagan delitos morales graves. ISIS es una organización criminal religiosa.

Un momento antes que finalmente ISIS se retire de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, y su bastión durante los pasados tres años… ¿Cuál es la calidad del ejército de soldados del oligarca Abu Baker Al-Bagdhadi? Para responder a esto, podemos dar testimonio con la coalición de fuerzas que se reunieron para luchar contra la organización. La Fuerza Aérea de los EE.UU., la inteligencia iraní y el ejército iraquí, un cúmulo de fuerzas contra el terrorismo, las milicias chiítas, kurdas, las sunitas y las fuerzas cristianas.

En estos días permanecen sitiados los últimos combatientes de ISIS en la antigua ciudad de Mosul. Cada día dan un paso atrás y pierden otros compañeros. Antes que baje el telón de su presencia en Irak, decidieron irse de manera particularmente despreciable. Bombardearon una mezquita conocida en la antigua ciudad de Mosul.

La mezquita se llamaba Nur A-Din Zengi, un caudillo musulmán del siglo XII. Nur A-Din (en árabe, “la luz de la religión”) representa lo que es el sueño de los comandantes de ISIS pero que no logran hacer: derrotó a los cruzados, unidos bajo la bandera del Islam en Siria, sumado a algunos de norte de Irak y conquistó Egipto. Facilitó el peso de los impuestos y estableció un sistema legal ágil, después de lo cual a su nombre se le añadió al título de manera correcta “Al-Adel”, el del buen camino. Nur A-Din fue considerado como una figura importante en la historia del Islam, sólo superada por el liberador de Jerusalén, Saladino. No es de extrañar que para Abu Mussab Al-Zarqawi, el fundador de Al Qaeda en Irak, era un modelo a seguir. Incluso para aquellos que volaron la mezquita que lleva su nombre.

2017-07-01_2214

La mezquita fue construida en 1173, el último año de la vida de Nur A-Din. En verano de 2014, durante uno de los sucesos más destacados de ISIS, entró en la mezquita Abu Baker Al-Bagdhadi, acompañado por decenas de seguidores armados. En esos días, sus combatientes lograron una serie de victorias vertiginosas, por lo que les dijo que podían tomar Bagdad. Al-Bagdhadi se declaró “Emir de los Creyentes”, el líder de la Nación del Islam, y debido a la posesión de territorios – declaró un califato. Su discurso fue grabado y distribuido en todo el mundo. Fue su única aparición pública.

Muchos son los que afirman que los comandantes de ISIS están locos. El grupo que rodea a Al-Bagdhadi efectivamente perdió el resto de la moral que nunca tuvieron, pero siempre tenían cierta lógica en la locura. Cuando ejecutaban de forma cruel a prisioneros trataron de intimidar a sus enemigos y desalentarlos. Cuando detonaron sitios antiguos, pusieron en el mercado negro artículos robados de la arqueología. Incluso en el caso de la mezquita Al-Nuri. Cuando las niñas eran vendidas como prostitutas, se enriquecieron enormemente. La destrucción de la mezquita se realizó para que el ejército chiíta de Bagdad no pudiese entrar en el templo y que anunciase desde la misma tribuna la muerte del califato de Al-Bagdhadi.

Nuevamente allí demostró ISIS la esencia de sus combatientes: para ellos y no para su Dios. Llegado el momento de la verdad se les impuso el código criminal en lugar del religioso. Al igual que la familia Corleone, el honor se impuso, sobre todo, y al diablo con la santa memoria.

Bombardear a Al-Jazeera

Ni por un momento, desde el estallido hace tres semanas, se ha calmado la crisis en el Golfo. Esta semana también se subió otro paso hacia la cima. Cuatro países árabes han bloqueado a Qatar – Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein – quienes pusieron 13 Requisitos con el fin de renovar la relación con los qataríes. Exigieron cerrar el canal Al-Jazeera, que dejen de apoyar a las facciones rebeldes en Siria, la extradición de buscados sospechosos de terrorismo y reducir el nivel de las relaciones con Irán solamente a contactos comerciales.

La lista de reclamaciones es humillante y está diseñada para hacer caer de rodillas a Qatar. El pequeño principado filtró la lista, y de inmediato anunció que se negaría a cumplir los requisitos. Arabia Saudita respondió que no habrá negociaciones sobre los artículos. Al mediador de la crisis, el Emir kuwaití Sabah El-Ahmed, los qataríes le anunciaron que comenzase a buscar ideas creativas y se apresuraron a pedir la intervención de Trump. El Presidente de los Estados Unidos no tiene ninguna prisa para unirse a la misión, pero dicen que está dispuesto a colocar su peso para solucionar el tema. Cualquier persona que piense que Trump posee la experiencia, la familiaridad con la sensibilidad adecuada, no conoce a Donald Trump. Por otra parte, él nunca había visto a dos beduinos nerviosos.

La expiración del ultimátum dado a Qatar, este lunes, requerirá que los rivales concreten sus amenazas. Por lo tanto, los cuatro países están examinando una serie de sanciones graduales. Una de ellos es la expulsión de Qatar del “Consejo de Cooperación”, una especie de Liga de los Estados Árabes del Golfo. Arabia Saudita está considerando la posibilidad de amenazar a los países que comercien con Qatar, y aunque no se detendrán con contactos, se bloquearán las inversiones saudíes en su territorio; o ejecutarán la demanda de los inversores de Arabia Saudíta y los EAU de retirar su dinero de los bancos en Qatar. Según las estimaciones, el valor de estas cuentas llegaría a 18 mil millones de dólares, y su extracción podría sacudir al sistema bancario del principado. Otras etapas más avanzadas podrían perjudicar a la vecina Qatar en su suministro de electricidad, llegando hasta la posibilidad de invadirla y reemplazar al emir por la fuerza.

Qatar posee un muy pequeño ejército, unos 12 mil soldados, en su mayoría sin experiencia en la guerra. Es dudoso que Erdogan, que apoya a Qatar y que mantiene una base en su territorio, le ordene a sus soldados que intervengan para salvarle. El ejército de Arabia Saudita, acompañado con la EAU y los músicos de la orquesta de Bahrein, podrían conquistar Doha en varias horas. Tal vez menos.

Los medios de comunicación Qatar informaron esta semana, el momento no es una coincidencia, uno de los documentos de WikiLeaks.

El documento registraba una conversación entre el viejo príncipe heredero de Abu Dhabi, la capital de EAU, con representantes estadounidenses de alto nivel. “Bombardeen Al-Jazeera”, les aconsejó Mohammed Iben-Zayed antes de la guerra en Irak. Historiadores y expertos en medios que hagan un estudio sobre Al-Jazeera no se aburrirán. La estación es, de hecho, una revolución en los medios de comunicación. Ha demostrado una capacidad para liderar, iniciar y excitar a las masas. Pero este no es el propósito detrás de su creación. Al-Jazeera se hizo popular y fue utilizada para cumplir con las metas de su propietario, el gobierno de Qatar, es un brazo ejecutar de sus políticas.

En el lado operativo se hacía un excelente trabajo con una rara documentación e informes rápidos desde todo el mundo y llevaron a cabo un brutal acto de campaña en favor de los interesados. Ello consolidó el odio hacia el “ejército de ocupación israelí” de millones de árabes; animó a los manifestantes en la plaza Tahrir para derrocar a Mubarak (apelando a la calle árabe); impulsado a los hombres armados que luchaban contra Ghadafi (rival del mercado energético mundial de Qatar) y se aseguró de informar sólo sobre las derrotas militares de Assad, ya que facciones que eran apoyadas por Qatar combatían en su contra.

Al-Jazeera ha proporcionado desde su creación en 1996 una serie de razones para que personas de los países árabes corriesen a sus pantallas, y sin embargo, nadie ha tomado una acción militar en contra de ella, ni contra el pequeño principado inventado. Muchos soñaron con la idea. Tenían miedo a la ira de la calle árabe, de las protestas en Francia y Alemania, los aliados de Qatar en la UE, y especialmente temían la venganza de las milicias sunitas que apoyaban a los qataríes, sobre todo en Siria e Irak. Sin embargo, las reglas han cambiado. Arabia Saudita se siente más segura que nunca. Con un aplastante respaldo estadounidense, con una mayoría árabe contra Qatar y un regente con carácter fuerte, el príncipe Mohammad, hijo del rey saudita – no es sorprendente si logran deponer al Emir de Qatar y en su lugar los sauditas coronen a uno de los suyos en su lugar.

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.