Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Kislev 5778 | sábado noviembre 25, 2017
donativo

Hamás en Gaza 2017. Una crónica de la desesperación


Los informes de un acuerdo inminente entre Israel y Hamás – para asegurar la liberación de un civil y cuerpos cautivos – están directamente relacionados con el tercer aniversario de la Operación Margen Protector (2014), una fecha conmemorada este sábado. Tres años después de esa campaña militar, Hamás nunca ha estado peor. Gaza está sumida en una profunda crisis económica, evidente principalmente por la extrema escasez de electricidad y los salarios no pagados. También está sufriendo un aislamiento diplomático sin precedentes y también está físicamente asediada mientras Egipto mantiene cerrado el cruce fronterizo de Rafah entre Egipto y Gaza.

Los centenares de hogares destruidos durante la Operación Margen Protector, que aún no han sido reconstruidos, son un monumento a la disparidad entre las expectativas y la realidad: se suponía que los civiles de Gaza sufrirían durante los combates para poder cosechar los frutos de ese sufrimiento después. Eso no sucedió; La realidad de Gaza hoy es peor que a principios de julio de 2014, alimentando las preocupaciones de Hamás que la gente se cansará de la situación y se rebelará.

Mientras tanto, todavía no hay signos externos de que esto ocurra, principalmente porque Hamás es un régimen dictatorial que suprime con fuerza cualquier indicio de rebelión. Sin embargo, Hamás entiende que necesita presentarle a la gente algún logro en un futuro cercano. Esa es la razón de las negociaciones con Mohammed Dahlan – el representante que los Estados del Golfo y Egipto están dispuestos a aceptar – sobre proyectos y financiación. Esa es la razón por la que un escape (obviamente deliberado) reveló ciertas conversaciones mediadas por extranjeros, que están en marcha para la liberación del civil israelí y los dos cuerpos de soldados cautivos en Gaza.

Si bien estos informes no están totalmente infundados, se están tomando forma pero fuera de proporción. No hay ningún avance, y con toda probabilidad, ningún trato es inminente. Hamás continúa haciendo exigencias extremas (la liberación de muchos prisioneros, incluyendo los de alto rango), mientras que Israel insiste en convertirlo en una cuestión humanitaria – la liberación del civil que entró en Gaza y los cuerpos de soldados de las FDI.

Como de costumbre, la imagen detrás de las escenas son, sin dudas, mucho más fascinantes. A pesar que Hamás quiere que su pueblo sea liberado de la prisión israelí, está considerablemente más preocupado por los problemas dentro de Gaza. Por lo tanto, sus intereses en un acuerdo son mucho más amplios que el número de prisioneros que recibirá a cambio de un acuerdo y se sitúan en el futuro de Gaza, o al menos al presente, centrándose en la cantidad de electricidad que recibirá y de dónde, la reapertura del cruce de Rafah y la naturaleza de los bienes permitidos para entrar.

Hamás necesita todas estas cosas de inmediato, lo que explica su motivación actual por la filtración de detalles de las conversaciones con Israel. Espera que los informes estimulen a las familias de los soldados caídos, cuyos cuerpos están retenidos en Gaza, junto con las familias de los civiles que allí se encuentran, para presionar al gobierno israelí para que ablanden su postura y termine esta dolorosa saga.

Esto es sólo una estratagema cínica por parte de Hamás – similar a sus métodos durante los intercambios de prisioneros anteriores: tratan de explotar el dolor de las familias para mejorar su posición negociadora. Podemos suponer que el gobierno israelí rechazará este intento, y no sólo porque la situación actual es diferente a las anteriores. Las autoridades israelíes creen que las angustias de Hamás y su necesidad urgente de un logro hacen que sea más probable suavizar su propia postura para un cambio.

Mientras tanto, este enfoque está demostrando ser útil. A pesar de las amenazas lanzadas por su liderazgo militante, Hamás se siente restringido que nunca. No sólo se abstiene de disparar contra Israel sino que evita involucrarse en provocaciones que podrían llevar a una escalada involuntaria de hostilidades. Las autoridades israelíes siempre se cuidan de cruzar el punto de ruptura del Hamás, cuando ellos no tengan nada que perder y se lancen a comenzar otra guerra. Las actuales conversaciones sobre un posible acuerdo son una excelente oportunidad para que Israel coloque esta cuestión a prueba y en el camino para, posiblemente, terminar este capítulo agónico de los israelíes retenidos cautivos en Gaza.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.