Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

Artistas que boicotean a otros artistas


Lincoln Center. Photo: Nils Olander via Wikimedia Commons.

Artistas que boicotean a otros artistas no llevarán a la paz

Traducido para Porisrael.org por Yetty Blum

Una carta abierta publicada por el grupo anti-Israel Adalah-NY y firmada por más de 60 artistas pidió recientemente al teatro del Lincoln Center que cancelara las actuaciones programadas de la obra de David Grossman, To the End of the Land.

Los firmantes incluyeron, entre otros, los dramaturgos ganadores del Premio Pulitzer Tracy Letts, Lynn Nottage y Annie Baker; El aclamado director Sam Gold; La actriz Greta Gerwig; El músico Roger Waters; Y el dramaturgo-actor Wallace Shawn y su Mi Cena con Andre co-estrella Andre Gregory.

El llamado a un boicot no se basaba en el contenido de la obra, que de hecho tiene un mensaje contra la guerra sino que pedían cancelar el programa porque no están de acuerdo con las políticas del gobierno israelí.

Lincoln Center ha negado sabiamente y firmemente su petición.

Este creciente apoyo entre los artistas hacia un boicot cultural de Israel crea un peligro claro y presente no sólo para Israel, sino también para la propia comunidad creativa.

¿Por qué? Debido a que los boicots culturales generan otros boicots culturales, y los artistas que apoyan boicots culturales pronto podrían ser atacados ellos mismos.

Por ejemplo, ahora hay una petición para boicotear a Roger Waters debido a sus actividades anti-Israel; en el momento de la redacción de este escrito, la petición tiene más de 5.500 firmas. Además, el Grupo de Israel ha iniciado una campaña para boicotear a los firmantes de la carta del Lincoln Center, así como a otros partidarios del BDS, como Emma Thompson y Stephen Hawking.

La comunidad de artistas también ha reconocido desde hace tiempo la importancia de la Fundación Nacional de las Artes (NEA) financiada por el gobierno. Hace apenas unos meses, cuando había preocupación que los fondos para la NEA pudieran ser eliminados en el nuevo presupuesto federal, los miembros de la comunidad expresaron su oposición en publicaciones nacionales en todo el país. Ellos defendieron el apoyo fiscal para las artes como esencial para el intercambio cultural, y dijeron que era un eje de la democracia. También vincularon la financiación gubernamental con el futuro de la libertad de expresión artística.

En ningún momento nadie en la comunidad artística presionó para desfinanciar el programa porque estaban en desacuerdo con las políticas de la actual administración estadounidense. Si la falta de fondos gubernamentales para las artes erosiona la libertad de expresión artística y el intercambio cultural, seguramente los boicots culturales lo empeoran aún más.

Lo que más aprecia la comunidad artística -la libertad de expresión y el intercambio cultural- está siendo socavado por la propia comunidad a través de sus acciones. Boicotear artistas de un país porque al resto del mundo no le gustan las políticas de su liderazgo establece un precedente que puede aplicarse fácilmente a otros.

A los firmantes de la carta del Lincoln Center les digo: tengan cuidado con lo que buscan.

 

www.algemeiner.com/2017/07/14/artists-boycotting-other-artists-will-not-lead-to-peace/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.