Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Kislev 5778 | sábado noviembre 25, 2017
donativo

Desmantelar la UNRWA


Tarjeta de identificación de la UNRWA recuperada durante una operación antiterrorista en el sur de Gaza, 26 de julio de 2007, vía Wikimedia Commons

Traducido para Porisrael.org: Israel Winicki

En un sorpresivo cambio de política, el Primer Ministro israelí Netanyahu ha pedido que la UNRWA sea desmantelada. Tal movimiento puede beneficiar tanto a Israel como al proceso de paz. La nueva administración de EE.UU. puede cambiar también su política de décadas.

El mes pasado el Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu asombró a muchos declarando que la Agencia de las Naciones Unidas de Asistencia y Trabajo (UNRWA) debe ser desmantelada.

Hablando en una reunión semanal del gabinete, Netanyahu presentó la acusación que “en varias instituciones de la UNRWA hay mucha incitación contra Israel, y por lo tanto la existencia de la UNRWA —y desgraciadamente su obra ocasionalmente —perpetúa el problema de los refugiados palestinos en lugar de resolverlo… Por lo tanto ha llegado el momento de desmantelar la UNRWA y unir sus componentes al Alto Comisionado de las Naciones Unidas Para los Refugiados (UNHCR)”.

Este tan esperado paso fue rechazado por años por el establishment israelí. Hasta ahora Jerusalén ha evitado los intentos de cambiar el mandato de la UNRWA o cerrarla, porque percibía a la agencia como un factor estabilizador. En cambio Israel se concentró en la incitación anti israelí en el sistema educativo de la UNRWA y en su colaboración con Hamas. Esa colaboración implica el visto bueno al indignante comportamiento de Hamas.

En lugar de combatir la existencia misma de la UNRWA, Israel se concentró en sus acciones. En esta ocasión el primer ministro está hablando de un cambio más grande en la política.

El papel inicial de la UNRWA fue distribuir asistencia humanitaria a los árabes palestinos desplazados durante la guerra de 1948. Sin embargo, con los años, en lugar de ser una herramienta para resolver el problema de los refugiados, la UNRWA se ha transformado en la herramienta para su perpetuación eterna. Sin la UNRWA los refugiados palestinos, y ciertamente sus hijos, nietos y biznietos, se habrían establecido en los países árabes o en cualquier otro lugar del mundo, como muchos millones de otros refugiados han hecho. Por supuesto lo habrían hecho en forma reluctante, pero no habrían tenido otra alternativa, pues ninguna organización se habría ocupado de ellos por tantos años.

Porque la UNRWA no hizo nada por reducir el número de refugiados palestinos, su número ha crecido de 750.000 en 1949 a más de 5 millones hoy. Esto ha sido una rendición al deseo árabe de perpetuar el problema. Desde sus comienzos la UNRWA fue una agencia politizada, más interesada en apaciguar el deseo del mundo árabe de destruir a Israel, que en la causa humanitaria para la que fue establecida.

Sin la UNRWA, los árabes no habrían venido a la mesa de negociaciones con el apoyo internacional —personificado por la UNRWA —con su ridícula demanda que a 5 millones de refugiados y sus descendientes se les permita reestablecerse en Israel, subvirtiendo así su naturaleza judía. Sin la UNRWA, solo una pequeña fracción de sus “refugiados registrados”, serían considerados verdaderos refugiados en primer lugar. Muchos de los refugiados de la UNRWA nunca hubieran recibido ese status, y la vasta mayoría de ellos son descendientes a quienes no se les habría otorgado automáticamente el status de refugiados en cualquier lugar del mundo. Probablemente los árabes habrían intentado presentar esas demandas, pero no habrían tenido el apoyo de una agencia especial de la ONU.

A medida que han pasado los años, la UNRWA ha mantenido un sistema expresamente dirigido a perpetuar el problema de los refugiados en lugar de resolverlo. A diferencia de la UNHRC, que presenta seis opciones para terminar con el status de refugiados, la UNRWA no ofrece nada. Mientras que la principal preocupación de la UNHCR es reasentar a los refugiados y ayudarlos a construir nuevas vidas, la UNRWA solo propone un futuro: la repatriación a Israel. Este prospecto está en contra de la práctica histórica extendida en todo el mundo y es aborrecido por Israel. También es tóxico tanto para las perspectivas de un acuerdo de paz como para el desarrollo nacional palestino.

En efecto, la UNRWA se ha transformado en vocero —y patrón —del llamado a destruir la patria judía, inundándola con millones de refugiados y sus descendientes. Sin la UNRWA, es difícil ver como habría sobrevivido el beligerante pedido de retorno árabe-palestino durante siete décadas. Porque Israel no va a cometer un suicidio nacional a través de la subversión demográfica, esta intransigencia inducida por la UNRWA es una receta segura para la prolongación del conflicto.

Incorporar la UNRWA a la UNHRC significará un inmediato descenso en la cantidad de refugiados palestinos de más de 5 millones que hay hoy a unos pocos cientos de miles, quizás aun menos. La mayoría de los refugiados de la UNRWA nunca han dejado su país) la Palestina del Mandato) o se han convertido en ciudadanos de otro país (Jordania) y simplemente serían omitidos de la lista. Además esa incorporación significaría que la repatriación no es la única opción para resolver el problema de los refugiados palestinos. Estos resultados, claramente, son del interés de israelíes y palestinos.

La administración Trump parece abierta a ideas frescas. Por años los EEUU —el donante más grande de la UNRWA —no quiso ocuparse de la agencia porque temía un rechazo árabe. Ahora parece que Washington y el mundo sunita tienen bastante en común —desde combatir a Irán hasta grandes acuerdos armamentísticos —por lo que Washington no teme realizar grandes cambios en la UNRWA, o aun abolirla del todo. Un empuje desde Jerusalén puede tener resultados esta vez.

 

*Adi Schwartz es coautor de un libro de próxima aparición sobre la perpetuación del problema palestino (junto con la Dra. Einat Wolf). Está escribiendo su tesis para el doctorado sobre el tema en la Universidad Bar Ilán.

 

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/dismantle-unrwa

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.