Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

El Abismo


Este viernes, cuando terroristas mataron en el Monte del Templo en Jerusalem a dos policías israelíes expusieron el abismo. Entre la vida normal y el extremismo. Entre el aporte a la sociedad y el odio ciego.

Esos terroristas, radicales islamistas que profanaron su propio santuario al salir armados del Monte del Templo donde se halla la mezquita de Al Aksa y el Domo de la Roca y corrieron en búsqueda de los primeros policías con los que se toparan, eran ciudadanos israelíes.

Árabes ciudadanos israelíes, cuyo idioma madre era el árabe, al igual que el de sus víctimas, dos policías miembros de la minoría drusa, muchos de cuyos hijos sirven en las fuerzas de seguridad, porque unieron su destino al del Estado de Israel.

Arabes al  igual que Najla, la enfermera beduina musulmana , cuya vida se desarrolla a años luz de la de los terroristas, y no por la distancia geográfica .

A Najla la conocimos este martes en el hospital Soroka en la ciudad sureña israelí de Beer Sheba.  Fuimos a cubrir un simulacro de evacuación del hospital por terremoto, organizado por el Frente de Defensa Civil de las Fuerzas de Defensa de Israel, como parte de los preparativos de rutina de cara a distintas eventualidades de emergencia. En medio del intenso movimiento de soldados de dicha fuerza que se cruzaba e interactuaban con enfermeros y médicos, ingenieros y otros expertos en distintas áreas-todos abocados al simulacro- distinguimos a Najla, una enfermera , evidentemente árabe musulmana, por su cabeza cubierta.

Estaba junto a varias camillas cuyos “pacientes” eran muñecos que habían sido “evacuados” de los distintos departamentos a la  intemperie (nos había aclarado el comandante del simulacro, que en caso de terremoto, siempre, lo primero, es salir del edificio o casa en el que uno se halle). Era parte del ejercicio al igual que todo el resto del personal que le había tocado participar. Najla es  árabe, beduina, musulmana, israelí.

Aquí nunca nadie me ha tratado distinto por no ser judía. Todos trabajamos y atendemos por igual. En la sociedad, como en todos los países del mundo, hay gente más liberal y quienes lo son menos. Pero yo me siento tratada siempre con respeto y soy una enfermera más”, nos dijo con voz firme y segura, contando que su departamento es uno de los de medicina interna. “Lo que cuenta es que somos todos humanos y no la religión, ni la comunidad, ni ninguna otra diferencia”, agregó.

A decir verdad, para quien conoce Israel desde adentro, sus comentarios no sorprenden. A lo largo de las varias horas que pasamos en el hospital, vimos enormes cantidades de árabes por todos lados. Es lo más normal. En el Soroka  esa rutina conocida de todos los hospitales israelíes, tiene la particularidad de que hay muchas mujeres con toda la cara cubierta- lo cual no es tan común en otros lados-porque ese es no sólo un tema religioso sino una cuestión cultural de los beduinos , y  hay numerosos en la zona de Beer Sheba.

Najla, como tantos otros ciudadanos árabes israelíes, es parte integral de la sociedad. Seguramente con sus discrepancias y concordancias con los gobiernos de turno.  Pero parte de la vida en positivo, no del extremismo y la radicalización.

Durante varias horas recibimos numerosos comunicados de Micky Rosenfeld, portavoz de la policía israelí, que mandaba a los periodistas todo lo que se iba confirmando. Datos. El video que mostraba a los dos policías de guardia, ni siquiera muy en posición de alerta, cuando súbitamente se ve por el callejón a los dos árabes armados que irrumpen corriendo desde adentro del monte del Templo y los atacan. Las fotos de los dos policías muertos. Y luego, las fotos de los funerales, en los que ambos eran sepultados, policías drusos, no judíos, con el féretro de cada uno envuelto en la bandera de Israel con la estrella de David.

Sentimos necesidad de mandar a Micky un mensaje en privado para agradecerle la rapidez de sus comunicados.  Y él, que nos brinda siempre toda la información posible y al mismo tiempo suele ser medido y concreto en sus palabras, comentó: “Este es un día difícil para el pueblo de Israel”.

Horas antes, en un comunicado difundido a la prensa, el jefe del partido “El Hogar Judío”, el Ministro de Educación y Cultura Naftali Bennet, un judío religioso, lamentó la  muerte de los dos policías diciendo “el pueblo de Israel llora la caída de nuestros dos hijos…..”.

La hermandad la determina la actitud, la forma de vivir.

Los policías drusos Hail Stawi y Kamal Shnaan, al igual que la enfermera beduina Najla del hospital Soroka, viven de un lado, junto con la población judía y   todos los demás que optan por ser parte. Del otro lado del abismo, están los asesinos de este viernes en Jerusalem.

La imagen puede contener: 1 persona, exterior y comida

 

 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.