Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
1 Av 5777 | Lunes Julio 24, 2017
donativo

La Reinvención Del Laborismo Israelí


“Durante demasiados años, el laborismo ha sido un partido muerto. La elección de Avi Gabay como su líder es una forma de optar por la vida. Al elegir a Gabay, eligió lo nuevo, lo desconocido, una aventura”.

Con estas palabras inicia su análisis de las elecciones internas del laborismo israelí realizadas recientemente, la columnista de la red Ynet (Yediot Ajaronot) Sima Kadmon. Su título no podía ser más sugestivo: “Avi Gabay, el hombre que vino de ninguna parte”.

Kadmon explica : “El hombre que vino de ninguna parte, que nunca fue un miembro del Parlamento, que no tiene antecedentes en temas militares o de seguridad, que nunca dirigió alguna organización política, ganó fácilmente, casi sin esforzarse, como si fuera la cosa más natural del mundo. En solo siete meses, Avi Gabay, pasó de ser un casi desconocido ex­-ministro de Protección del Medio Ambiente a ser líder del Partido Laborista y su candidato a Primer Ministro”

Después de enumerar la importante trayectoria de sus antecesores y de sus actuales rivales, entre los cuales destaca a Amir Peretz y a Shelly Yachimovich, la columnista de Ynet sostiene de manera tajante : “El Partido Laborista está desesperado por lograr un cambio. Vivimos en una época de  cambios evidente en todo el mundo e Israel comparte esa tendencia.”

Luego Sima Kadmon analiza la magnitud del cambio.” No es un milagro que Gabay haya estado rodeado de jóvenes en la noche del lunes.  Estos partidarios suyos ignoran sus puntos de vista sobre numerosos temas y no saben en realidad qué piensa sobre el mundo.    A ellos no les importa que Gabay no sea miembro del Parlamento y por lo tanto no pueda desempeñar la importante función de líder de la Oposición. Lo que les importa es que logró infundirles esperanzas, les ofreció la posibilidad de un cambio.”. Más adelante dice la analista : “No hace mucho, Gabay dijo que si Peretz o Itzjak Herzog fueran elegidos, la noticia saldría en la página 7 de los periódicos. Si en cambio, él fuera electo, la noticia sería el título principal. Pero el tema no es quién consigue titulares más destacados. Lo que Gabay quiso decir es que si fuera electo, su triunfo sería visto como una revolución, como un total cambio de rumbo. Tuvo razón.  Fue como si los votantes del laborismo hubieran decidido ”Vamos a hacer locuras. Es lo adecuado ahora”.

Por su parte, Ben Dror Yemini, uno de los comentaristas politicos más lúcidos y agudos de Israel, escribiendo también en “Ynet” no coincide para nada con este diagnostico….aunque está de acuerdo en que el laborismo acertó con su elección. El título de su artículo es francamente provocativo : “Lo que el laborismo necesita ahora es un ex-integrante del Likud al frente”.

 

Después de describir la magnitud del cambio ( un líder del laborismo que viene del mundo de los negocios y que puede ser calificado de capitalista) Yemini reconoce que se trata de un “drama sin precedentes”. Y escribe enfáticamente: “ Nunca antes un visitante de “otro planeta” o de otro partido logró asumir con tanta rapidez el poder en un partido israelí que aspira a llegar al poder.  Sin duda algo debe tener Gabay, quizás sea la percepción de la gente de que tiene condiciones de liderazgo”.

Luego, Yemini analiza el gran dilema: ¿Hacia dónde? ¿Más hacia la izquierda, o sea una actitud más proclive a las concesiones a los palestinos o una actitud más firme, más acorde a las muy justificadas sospechas del electorado respecto a las intenciones de los muy divididos palestinos, o sea en el contexto israelí, un viraje hacia el centro?

Yemini señala obviamente que Gabay tendrá consejeros que intentarán llevar al flamante líder en ambas direcciones opuestas.

Al respecto no oculta su posición: “Permítanme compartir un secreto con Gabay un gran secreto : si va a utilizar la terminología de Meretz el partido se reducirá como se redujo Meretz.  Cuando más utilice clisés como “la ocupación”, el “fascismo” o “el fin de la democracia” el publico llegará a la conclusión de que al igual que Vd. abandonó el partido “Kulanu” para pasarse al laborismo, Vd. saltará del Partido Laborista a Meretz, si no físicamente al menos ideológicamente. Esta es la major receta para convertirse en una alternativa pero no al Likud, sino a Meretz.”

Yemini termina su artículo con esta muy clara y compartible advertencia: “Gabay tendrá que ir por un nuevo camino. Si se inclina a la izquierda, se convertirá en un favorito de los medios de comunicación. Si va a la derecha, recibirá golpes. Netaniahu tiene la esperanza de que elija la primera alternativa, aparentemente la más fácil. Pero si Gabay realmente quiere convertir el laborismo en una alternativa de poder, no debe hacerle este regalo a Netanyahu.”

La política israelí es muy intrincada y nadie puede estar seguro de que el liderazgo de Gabay habrá de consolidarse. Por lo demás la caótica situación del Medio Oriente pone en ridículo todo intento de hacer pronósticos realistas sobre el futuro. Sin embargo, en el contexto actual de los equilibrios en la sociedad israelí y de las incertidumbres existentes en el lado árabe y palestino, la noticia de la elección debe ser recibida con moderado optimismo.

La elección de Gabay, es de alguna manera una necesaria recuperación de equilibrio en la sociedad y en el mapa politico israelí.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.