Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
29 Elul 5777 | Miércoles Septiembre 20, 2017
donativo

La Legión Extranjera de Irán en Siria


7

* Se le ha dado una considerable cobertura mediática a los yihadistas extranjeros y a los intentos por parte de la coalición occidental para contener el flujo de nuevos reclutas hacia ISIS. Pero bajo el radar y casi desapercibido, Irán ha logrado desplegar a sus propios combatientes y sus ejércitos en Siria con el propósito de luchar por la supervivencia del régimen de Assad.

* Reacios a involucrarse directamente en la guerra civil siria, los iraníes optaron por enviar una fuerza operativa limitada a Siria, consistente principalmente en asesores del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y otras unidades de élite. En lugar de enviar tropas iraníes, Irán está reclutando activamente a refugiados chiitas e inmigrantes ilegales para que combatan y mueran en Siria.

* La creación de una brigada agente iraní dedicada a “liberar” el Golán de Israel es un nuevo e inquietante desarrollo en la zona. Esta brigada ayudara al esfuerzo de larga data iraní de establecer grupos satélites en el Golán para que enfrenten a Israel.

 

Desde el comienzo de la guerra civil en Siria y especialmente desde el advenimiento del Estado Islámico (ISIS) y sus franquicias en el Medio Oriente árabe y África, la atención mundial se ha centrado en los voluntarios extranjeros que acudieron en miles para así aumentar las filas de las milicias yihadistas, principalmente las filas del Estado Islámico y Al-Qaida.

Los ataques perpetrados en Europa, Estados Unidos y alrededor del mundo por terroristas entrenados e inspirados por las organizaciones yihadistas hacen hincapié en la necesidad de comprender los fenómenos para, de esta manera, combatirlos mejor. Muchos analistas se concentraron en las hordas de voluntarios yihadistas de más de 80 naciones y advirtieron sobre los peligros de los combatientes que regresan a su país para convertirse en células durmientes.

Por el contrario, si bien existe considerable cobertura mediática sobre los yihadistas extranjeros y mientras la coalición occidental intenta contener el flujo de nuevos reclutas hacia ISIS, Irán, bajo el radar y casi totalmente desapercibido logró desplegar en Siria a sus propios combatientes y sus ejércitos para luchar por la supervivencia del régimen de Assad en Siria. Mientras las organizaciones yihadistas reclutaron a sus voluntarios del mundo musulmán sunita, Irán se dirigió a las poblaciones chiitas para suministrarles la mano de obra necesaria para el frente sirio iraní.

Reacios a involucrarse directamente en la guerra civil, los iraníes optaron por enviar una fuerza operativa limitada a Siria, principalmente asesores del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y otras unidades de élite. La evaluación es que existen entre 1.500 y 3.000 oficiales de la Guardia Revolucionaria iraní presentes en Siria y que sirven principalmente como asesores responsables de la logística, de reunir inteligencia y del entrenamiento.

Como resultado, las fuerzas chiitas regionales responden directamente a las órdenes de Teherán ya que fueron ideadas por Irán y creadas para servir en primer lugar a la política iraní en la región. Según un oficial de la Guardia Revolucionaria iraní, la Guardia ha formado y entrenado a 42 brigadas y a 138 batallones, todos enviados a defender el régimen de Assad.

Al menos cinco entidades nacionales debían proveer mano de obra para de esta manera servirle a la agenda iraní en Siria:

* Hezbollah – la organización militar libanesa, chiita, respaldada por Irán

* Las Brigadas afganas “Fatimiyoun y Khadem el-‘Aqila”

* “La Brigada pakistaní Zainebiyoun”

* Los houthis yemenitas “Liwa Al-Saada”

* Las milicias chiitas iraquíes, de las cuales el “Movimiento Al-Nujaba” posee un significado especial para Israel

Todas las unidades militares reciben sus órdenes de la Guardia Revolucionaria iraní. Sus salarios, equipos y entrenamiento están bajo supervisión y control de los iraníes. Son coordinados por la División Quds de la Guardia Revolucionaria, comandada por Qasem Soleimani, aunque cada división goza de un grado relativamente alto de autonomía.

1

Soleimani con Mostafa Sadrzadeh, el comandante iraní de la Brigada de Afganos Expatriados ‘Fatemiyoun’

2

Soleimani con líderes del grupo iraquí Harakat Al-Nujaba.

3

Soleimani dirigiéndose a los combatientes de Hezbollah en la región de Latakia en Siria (arriba y abajo).

4

5

Soleimani (derecha), el Vicepresidente iraquí Nouri Al-Maliki (centro) y el portavoz de los Houthi Mohammed Abdul Salam (izquierda) en el 2016

La presencia de Hezbollah en Siria fue publicitada por primera vez en la batalla de Al-Qusayr (Directorado de Homs) en el 2013 y se encuentra en el centro del debate público en el Líbano. Si bien Hezbollah ha sido criticado por su participación en la batalla contra los movimientos rebeldes sunitas, ninguna fuerza política en el Líbano se ha atrevido a desafiar su autonomía y fuerza. La milicia Hezbollah responde al mando del ejército libanés. Hezbollah ha estado desfilando equipos estadounidenses (vehículos blindados de transporte de personal M-113) provistos por los Estados Unidos al ejército libanés mientras afirmaban que eran vehículos blindados israelíes los cuales fueron confiscados durante la Segunda Guerra del Líbano 2006.

6

Los así llamados equipos “israelíes” operados por Hezbollah en el Líbano

7

El estandarte afgano de Fatimiyoun con Jamenei

8

Qasem Soleimani, comandante de la división Quds, junto al ex comandante de la Brigada Fatimiyoun

La “Brigada Fatimiyoun” (Liwa ‘Al-Fatimiyoun): La brigada (3.500 combatientes) fue fundada en el 2013 por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y fue reclutada de refugiados afganos que residían en Irán. Hezbollah en el Líbano utilizó esta misma fuente de recursos humanos, convirtiéndose de esta manera por decir así en un “Hezbollah de Afganistán”. Tanto Irán como Hezbollah aprovecharon la situación económica y política de los refugiados afganos que buscaban asilarse en Irán, inscribiéndolos en las unidades militares destinadas a combatir junto a las fuerzas de Assad en Siria. Los afganos, originarios principalmente del sur de Afganistán, un área adyacente a las fronteras pakistaní-iraní, se gastaron grandes cantidades de dinero para financiar sus entradas ilegales a Irán. Estos viajan de la provincia afgana al Beluchistán paquistaní bordeando la frontera paquistaní, su primera parada antes de llegar a Irán.

Irán no sólo representa un refugio político para los afganos que huyen de la guerra en su país, sino que representa una oportunidad para obtener beneficios económicos. Un afgano promedio recibe un salario mensual de $80 en Afganistán, mientras que pudiera pagársele casi cuatro veces más en Irán ($320). Según algunas fuentes, los afganos repatrían casi 500 millones de dólares anuales a su madre patria de su “empleador” iraní.

Sin embargo, ser residente afgano ilegal en Irán no está exento de inconformidades. Los afganos son maltratados y pueden ser encarcelados sin motivo aparente por períodos de tiempo que a veces se extienden a unos cuantos meses. Sin embargo, de 500 a 600 afganos ilegales ingresan a Irán cada mes. Mientras que cientos de personas están confinadas al final de su viaje en campos de refugiados en Irán, los más afortunados obtendrán un permiso de trabajo; otros se involucrarán en el tráfico de drogas o tratarán de encontrar una forma de infiltrarse a Europa. Cientos de ellos son rutinariamente atrapados en las fronteras y deportados de regreso a Afganistán.

Cuando Irán vio la terrible situación del régimen de Assad e intentó encontrar maneras de ayudarle sin involucrarse con “tropas iraníes” en el terreno, la alternativa ofrecida por los afganos era ideal. Estos eran chiitas, de etnia y habla farsi (el Hazara). Con 350 a 500 dólares de pago mensual y con un permiso de residencia permanente concedido al refugiado afgano luego de su regreso de Siria, el régimen iraní logró reclutar con éxito la mano de obra necesaria para reforzar al régimen sirio. Por otra parte, a diferencia de un combatiente iraní, como inmigrante ilegal con una identidad desconocida, un afgano muerto en acción no sería una carga para el departamento del tesoro iraní. Más importante aún, Irán podía negar fácilmente su participación y su intervención. Si no fuera por las decenas de afganos muertos en batalla y otros que fueron tomados como prisioneros por los rebeldes, Irán no hubiese tenido que aceptar ninguna responsabilidad respecto a la presencia afgana. Cuando Irán finalmente decidió relacionarse con los afganos, declaró que estos murieron mientras protegían los santuarios chiitas en Siria.

Según algunos informes, el régimen iraní comenzó a reclutar a los afganos muy probablemente ya para comienzos de los años 2011-2012 (a través de amenazas y medidas opresivas) a comienzos de la guerra civil en Siria desde que surgió la primera información sobre su presencia a finales del 2012. Irán tuvo éxito a corto plazo para alistar a miles de ellos. La mayoría de los reclutas provenían de la ciudad afgana de Harat. Irán también hizo uso de las escuelas religiosas chiitas (Hussayniyah) y los centros sociales que financió en la Universidad “Khatem Al-Nabeyeen” (Sello de Profecía) en Kabul. Otros centros de reclutamiento se encuentran en Bayman (centro de Afganistán) y en el pueblo de Hirat, cercanos a la frontera iraní.

Los afganos fueron entrenados por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica bajo la responsabilidad directa de la División Quds. Los combatientes afganos se integraron por primera vez a la “Brigada Abu Fadl Al-Abbas” antes de crear una entidad propia llamada “Brigada Al-Fatimiyoun”. (Los fatimíes eran un califato chiita ismaelí que gobernaba Egipto, África del Norte, el Mar Rojo, partes del Mediterráneo, Hejaz y el Medio Oriente 909-1171). La brigada fue desplegada por primera vez en Damasco con la misión específica de proteger el santuario Sayda Zaynab (un lugar sagrado chiita donde se cree que Zaynab, la nieta del Profeta Mahoma, está enterrada). Luego, la brigada fue desplegada principalmente al sur de Siria (la región de Dar’aa), donde se enfrentó a Al-Qaida, a ISIS y a los contingentes del Ejército de Liberación Sirio. La brigada también ha participado en una batalla al norte de Siria (Idlib), Alepo y Palmira (Tadmor). Se cree que la brigada perdió cientos de sus combatientes en el transcurso de su existencia. Esta perdió a su comandante Ali Rida Tawassoli y a su segundo comandante en el 2015.

La Brigada Khadem el-‘Aqila: Esta brigada, también compuesta por reclutas afganos, hizo su primera aparición a finales del 2015. Poco se sabe sobre esta.

9

Imagen: Logotipo de Hezbollah y el “Ejército Hezbollah de Pakistán”

La Brigada Zaynabiyoun (Liwa ‘Zaynabiyoun): Tal como en el caso afgano, Irán se dirigió hacia la comunidad chiita en Pakistán, con el propósito de reclutar mano de obra en sus esfuerzos por asistir al régimen de Assad en Siria. Sin embargo, a diferencia de los afganos, la brigada es una filial de Hezbollah. Una simple mirada a su bandera muestra la similitud con la bandera de Hezbollah con una sola diferencia: la referencia en árabe es “La Resistencia Musulmana en Pakistán” (Al-Muqawama Al-Islamiyya Fi Al-Bakistan) y en algunos casos, la bandera muestra el logotipo de Hezbollah y el “Ejército de Pakistán Hezbollah” (Jaysh Hizbullah Bakistan). Al igual que en el caso afgano, los reclutas provienen del grupo étnico Hazara Farsi quienes viven en Pakistán, pakistaníes chiitas que viven en Irán y chiitas nativos de Parachinar y de la provincia Khyber-Pakhtunkhwa. Estos son entrenados inicialmente durante 45 días en Irán y luego seis meses en Siria.

Los paquistaníes formaron parte del contingente afgano, pero con el tiempo se volvieron lo suficientemente numerosos como para permitir la formación de su propia brigada comenzando en el 2015. Su misión principal era defender el santuario Sayda Zeynab en Damasco y otros lugares sagrados chiitas. Sin embargo, desde su primera aparición en el 2013, la Brigada ha estado activa en varios frentes. A diferencia de los afganos, parece ser que los paquistaníes perciben un salario mucho más alto (1.200 dólares al mes).

La Contribución Houthi/Yemenita

Liwa Saada: Llamado en honor a la mayoría chiita al norte de Yemen, este contingente fue formado por chiitas yemeníes (houthis) y cuenta con cerca de 750 combatientes, los cuales son desplegados alrededor de Damasco. Los rebeldes Houthi en Yemen están entrenados, armados y financiados por Irán.

El Contingente Chiita Iraquí

El contingente chiita iraquí es la mayor fuerza comprometida para defender al régimen de Assad. Según Mohanad Mezghich, estos pudieran numerar alrededor de 40.000 combatientes. Estas son algunas de las principales formaciones chiitas iraquíes en el campo de batalla en Siria:

  1. Liwa ‘zul-Fiqar: Llamada en honor a la espada del Profeta, que estuvo en posesión del Imam Ali. Inicialmente parte de la Brigada Abu Al-Fadl Al-Abbas, la brigada contó con alrededor de 1.000 combatientes y fue establecida a mediados del 2013 tras una balacera entre combatientes sirios e iraquíes. La Brigada fue formada y un individuo iraquí fue comandado para dirigirla. Desplegada en la zona del Aeropuerto Internacional de Damasco, participó también en la batalla de Nabaq contra el grupo Jabhat Al-Nusra.
  2. Liwa ‘Ammar Ben Yasser: Llamada en honor de uno de los compañeros del Profeta cercano a Ali Ben Abi Taleb, primo y yerno de Mahoma. La tumba de Ben Yasser fue destruida en el transcurso del año 2013 por combatientes del Estado Islámico. Esta brigada, creada a mediados del 2013, fue desplegada en el área de Alepo (a diferencia de otras formaciones destinadas a “defender” los santuarios chiitas en el área de Damasco). La Brigada es parte de una formación más amplia el (Movimiento Al-Nujaba, véase más abajo), una filial de Hezbollah.
  3. Liwa ‘Abu el-Fadl el-Abbas: La brigada (llamada en nombre del hijo del Imam Ali Ben Abi Taleb) apareció por primera vez en el 2012, en la zona de los santuarios Sayda Zaynab y Sayda Raqiyyah en Damasco. Esta formación consiste en 10.000 combatientes (7.000 iraquíes) conocidos por su disciplina, sus modernos equipos y armamento, su organización y su alto nivel de entrenamiento.
  4. Liwa ‘Al-Imam Hussein: Esta brigada es cercana al clérigo musulmán Moqtada Sadr y opera principalmente en el área de Damasco con su misión declarada, a fin de defender el santuario Sayda Zaynab. A diferencia de otras formaciones, la brigada ha estado afiliada a la 4ª División de las Fuerzas Armadas sirias.
  5. Liwa ‘Al-Imam Hassan Al-Mujtaba: Esta formación fue inicialmente parte de la Brigada Abu Al-Fadl Al-Abbas y creada en el verano del 2013. Su misión principal es proteger la zona adyacente al Aeropuerto Internacional de Damasco.
  6. Liwa’ Al-Imam ‘Ali: No existe casi ningún detalle en lo absoluto sobre esta formación. Esta se encuentra activa en el área de Damasco.
  7. Liwa ‘Haydar el-Karrar: Esta formación cuenta con alrededor de 800 combatientes y se ha distinguido por sus habilidosos francotiradores. Esta formación ha sido desplegada mayormente en Alepo.
  8. Kataeb Sayyed el-Shuhadaa: Esta brigada fue formada en la primavera, 2013. Está activa en el área de Damasco.
  9. Liwa ‘Assadullah Al-Ghaleb (La Brigada Victoriosa León de Alá): Esta es la última formación chiita que apareció en la escena siria. Se informa que sus miembros (alrededor de 500 combatientes) están entrenados en tácticas de lucha contra el terrorismo. La brigada se despliega en el área de Damasco.
  10. ‘Asa’ib Ahl el-Haq: Como representante iraní formado en el 2004 en una separación de la fuerza militar de Moqtada Sadr (El Ejército Mahdi), la formación tiene ahora un contingente en Siria en el área de Damasco.
  11. La Organización Badr: Esta unidad (alrededor de 1.500 combatientes) fue entrenada para llevar a cabo asesinatos, secuestros y batallas callejeras. Estas son parte de una formación más amplia de fuerzas militares que responden al líder chiita iraquí Moqtada Sadr. La organización fue formada por Irán durante la guerra iraquí-iraní con el propósito de contrarrestar la fuerza militar iraní-disidente Mujahidein, creada por Irak y destinada a combatir al régimen iraní. El grupo parece estar activo en la zona de Damasco y sus suburbios.
  12. Sarriya Al Tali’ah Al Khurasani (La Vanguardia Khurasani): El único objetivo de esta formación (600 combatientes) es defender el Aeropuerto Internacional de Damasco.
  13. Faylaq Al-Wa’ad el-Sadiq (Los Promisorios Cuerpos Verdaderos): Esta formación de 1000 combatientes proviene de la ciudad norteña de Idlib y opera en el área de Alepo.
  14. Liwa ‘Al-Hamad: Este cuerpo es parte de la formación Al-Nujaba de la milicia iraquí. La información sobre esta unidad es escasa y casi inexistente.

Harakat Al Nujaba’ (El Movimiento de los Nobles): El nombre de origen del movimiento es “Resistencia Islámica Hizbullah – El Movimiento de los Nobles” (en árabe: Al-Muqawama Al-Islamiyya Harakat Hizbullah Al-Nujaba). El nombre proviene de una cita de Zaynab, la nieta del Profeta, quien describió a la casta del Imam Hussein y sus partidarios como los Nobles (Al-Nujaba), mientras que sus enemigos fueron designados como el partido de Satanás (Hizb Al-Shaytan). La organización responde directamente al Líder Supremo iraní Ali Jamenei, mientras recibe sus órdenes de Qasem Soleimani. El movimiento fue fundado por un clérigo chiita que se apoda Akram Al-Qa’abi, siguiendo a la división que ocurrió con ‘Asaib Ahl el-Haq. Luego de la guerra civil en Siria, a Al-Qa’abi le fue pedido que creara una formación de combate. Primero, formó la ‘Brigada Ammar Ibn Yasser comenzando en el 2013. Luego de la separación, Al-Qa’abi se trasladó a Siria donde fundó la formación Al-Nujaba, la cual incluye tres brigadas de combate: la Brigada ‘Ammar Ben Yasser, la Brigada Imam Al-Hassan Al-Mujtaba y la Brigada Al-Hamad. Las unidades militares de Al-Nujaba’ están desplegadas tanto en Irak como en Siria (principalmente Damasco y Alepo) y funcionan con estructuras militares tradicionales completas (infantería, unidades blindadas, morteros y artillería). El Nujaba’ tiene sus propias instalaciones de producción de armas. Recientemente, las unidades han integrado en su arsenal a misiles iraníes como “Fateh” y “Fajr” junto a aviones no tripulados conocidos como drones.

El Movimiento se encuentra fuertemente financiado por Irán y depende principalmente de reclutas iraquíes-chiitas, pero en sus filas también hay combatientes chiitas oriundos de Arabia Saudita, Bahréin, Kuwait y Egipto.

Al-Nujaba’ existió desde los comienzos de la guerra civil en Siria. Estos participaron junto a Hezbollah en defensa de Al-Qusayr al norte de Siria. Según un reporte de prensa, hubo más de 7.000 combatientes de Al-Nujaba’ en Siria para el verano, 2016.

Al-Nujaba’ y el Tema del Golán

En el curso del otoño del 2016, Irán comenzó a contemplar formas de penetrar dentro del interior Druzo al sur de Siria, específicamente en el área de Der’aa y Suweida, bordeando la frontera jordana. Una delegación de Al-Nujaba’ visitó Suweida y se reunió con los líderes drusos locales para preguntarles sobre la situación de seguridad en la zona. Tras la apertura de una oficina de reclutamiento por la Brigada Zeyn el-Abidine, una brigada desplegada al este de Siria (Deir el Zor) y afiliada a Hezbollah, fue desmantelada una semana después de que se hicieron amenazas contra su personal e hizo circular rumores de que Irán tenía intención de abrir escuelas religiosas (Husseiniyat) en el área en tierra que esta anteriormente compró.

A finales de febrero, 2017 el líder de Al-Nujaba’ Akram el-Q’aabi, declaró en un anuncio sin precedentes que sus fuerzas debían combatir junto al ejército sirio para “liberar” el Golán. El-Q’aabi justificó su postura afirmando que el terrorismo del EIIS es sólo parte de un gran plan diseñado por los sionistas, supervisado por los estadounidenses e implementado por el Golfo y los turcos. Por lo tanto, era hora de decapitar a la serpiente sionista.

Seguido a esta declaración, la brigada anunció en marzo del 2017 la creación de “La Brigada Liberación del Golán” (Liwa ‘Tahrir el-Jolan). La brigada de cuyos miembros han combatido en el Líbano, Siria e Irak tendrá una única misión: ayudar al ejército sirio en la liberación de sus “tierras robadas”. Según el portavoz de Al-Nujaba, “La creación de esta brigada fue solo un paso hacia la liberación de los lugares santos en la Palestina ocupada”.

Conclusión

La guerra civil siria ha creado situaciones caóticas sin precedentes en el pasado. La única vez que una coalición de fuerzas árabes combatió a otras fuerzas árabes fue durante la guerra del Golfo y el conflicto yemenita. Los contingentes árabes eran formaciones militares regulares y la división entre ellos descansó en intereses nacionales diferentes, mientras que en el conflicto sirio las milicias de casi todos los lugares del mundo están combatiendo contra las milicias y fuerzas regulares con base únicamente en la división sunita-chiita.

El conflicto sirio está siendo manipulado por potencias extranjeras enfrentándose a sí mismos por el territorio sirio a través de agentes satélites, algunos de ellos locales y la mayoría desplegados desde fuera del conflicto (combatientes extranjeros yihadistas sunitas en contra de las milicias chiitas importadas y formaciones regulares). Por un lado se encuentran Assad y sus aliados liderados por Irán y Rusia y por el otro lado están los rebeldes asistidos por la coalición dirigida por Estados Unidos y Turquía.

Como resultado, los combatientes yihadistas y las facciones rebeldes provienen de más de 80 países del mundo, mientras que Irán se concentra en su población humana chiita. La legión extranjera de Irán, descrita anteriormente, es sólo la punta del iceberg, pero es prueba de ese gran desarrollo. Este despliegue de tropas extranjeras que durante mucho tiempo ha sido mantenida fuera de radar, hubiese permanecido en calma si no fuese por los ataúdes que regresaban a casa. De alguna manera, esto enfatiza el hecho de que Irán sigue renuente a comprometer sus principales fuerzas para proteger a Assad dejándole sin esta opción, Irán no tenía otra opción, sino la de traer al campo de batalla a otros chiitas listos para morir por su causa. Parafraseando un viejo dicho, Irán está listo para combatir en Siria hasta el último chiita no iraní.

Ante la mirada de los israelíes, la creación de una brigada dedicada a “liberar” el Golán por decisión de Irán es un nuevo y preocupante desarrollo en la zona. Esta brigada asistirá al esfuerzo de larga data iraní por establecer grupos satélite en el Golán que se enfrenten a Israel. Irán ha intentado desplegar elementos de Hezbollah en Siria cerca de la frontera con poco éxito. Ahora parece ser que la estrategia iraní es la primera en consolidar sus fuerzas que enfrentan a Dar’aa y Suweida en la parte sur de Siria antes de avanzar hacia la frontera israelí.

 

Traducido por Hatzad Hasheni de http://jcpa.org/article/irans-foreign-legion-syria

 
Comentarios

Pensar que Obama les levantò las sanciones a Iran, pobre mundo lo que nos espera. Gracias Mr. Obama no puede negar sus raices musulmanas ojalà no se tenga que arrepentir algun dia

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.