Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Kislev 5778 | martes diciembre 12, 2017
donativo

Erdoğan explota la crisis del Monte del Templo para fomentar el antisionismo y el antisemitismo


Traduccion para Porisrael.org por Yetty Blum

Turquía sigue insertándose cada vez más en los enfrentamientos en curso en el Monte del Templo, casi como si representara legalmente a los palestinos en la disputa. La agitación anti-Israel de Turquía, que genera un amplio apoyo entre los palestinos tanto en Gaza como en la AP, no es nueva. Pero su patrocinio de los palestinos esconde más que el sentimiento religioso. El antisionismo turco, que se alinea directamente con el antisemitismo, se expresa una vez más a través de la fricción actual.

En mayo de 2017, el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, habló en la ceremonia de inauguración de una conferencia de dos días en Estambul llamada “El Foro Internacional sobre Al-Quds Waqf”, y condenó los “crímenes israelíes contra los palestinos”, y llamó a los musulmanes a visitar Al-Aqsa en el Monte del Templo con la mayor frecuencia posible. “Como comunidad musulmana, necesitamos visitar la mezquita de al-Aqsa a menudo”, dijo. “Cada día que Jerusalén está bajo ocupación es un insulto para nosotros”.

El 20 de julio de 2017, respondiendo a las incrementadas medidas de seguridad en el Monte del Templo después de los asesinatos de dos policías israelíes allí en el lugar sagrado, dijo: “Cualquier restricción a los musulmanes que entran en la mezquita de Al-Aqsa es inaceptable … La protección del carácter islámico y la santidad de al-Quds [Jerusalén] y al-Haram al-Sharif [el complejo de la mezquita al-Aqsa] es importante para todo el mundo musulmán … El mundo musulmán no puede permanecer en silencio “.

En su calidad de presidente de la Organización de Cooperación Islámica (OIC), Erdoğan condenó las supuestas medidas de prevención hacia los musulmanes por parte de Israel en la mezquita de al-Aqsa. Extendiendo las condolencias a los muertos durante los enfrentamientos violentos en Jerusalén, atacó el uso de “fuerza excesiva” por las fuerzas de seguridad israelíes contra los que se habían reunido para las oraciones del viernes.

“La OCI fue fundada en 1969 durante un ataque contra al-Haram al-Sharif, y hoy el mundo islámico está con nuestros hermanos palestinos con el mismo espíritu de unidad y solidaridad”, afirmó Erdoğan. Dijo que los esfuerzos para eliminar “las restricciones de acceso a la mezquita de Al-Aqsa” continuarán en coordinación con el Waqf islámico de Jerusalén, y el presidente palestino Mahmoud Abbas y el rey jordano Abdullah II, a quienes llamó el 24 de julio para discutir el asunto. En una conferencia de prensa, el portavoz del presidente, İbrahim Kalın, afirmó: “la mezquita al-Aqsa no está sola. No es para Israel. Pertenece a los palestinos y a todos los musulmanes”.

De manera significativa, Erdoğan se refirió a los tres palestinos muertos en enfrentamientos con la policía sobre las medidas de seguridad del Monte del Templo como “Şehitler” o “shahids” (“mártires”) – aunque desde el establecimiento de la Turquía moderna este término ha sido reservado para soldados turcos y policías que caen en la línea del deber. Tiene así una connotación nacionalista-secular. Además, con respecto a al-Aqsa, Erdoğan a menudo usa el término “musulmanes” en lugar de “palestinos”. Y en la reunión del AKP el 25 de julio, Erdoğan declaró que la capital legal de Israel es Tel Aviv, no Jerusalén, que es sagrada para tres religiones.

Todas estas afirmaciones, junto con el llamado anterior de Erdoğan que los musulmanes “asuman responsabilidad” por Jerusalén, ponen en peligro la legitimidad de Israel en el Monte del Templo.

El llamado de Erdoğan a que los musulmanes del mundo se acerquen a Jerusalén, y su advertencia  que “el mundo musulmán no puede permanecer en silencio”, fueron acompañados por protestas vociferantes contra dos sinagogas de Estambul, Neve Şalom y Ahrida. El 20 de julio, uno de los manifestantes en Neve Şalom dijo: “Si usted obstruye nuestra libertad de culto allí [Jerusalén], vamos a obstaculizar su libertad de culto aquí “. Los atentados contra las sinagogas de los islamistas-ultranacionalistas turcos no son, lamentablemente, un fenómeno nuevo en Turquía, e incluyen ataques terroristas en Neve Şalom en 1986 y 2003.

Además, durante las confrontaciones militares de Israel con los palestinos desde el surgimiento del AKP, se han levantado carteles contra los judíos así como contra Israel. El periódico islámico Yeni Akit, que respondió con enojo a los funcionarios de la sinagoga asquenazí en Estambul que justificaron las operaciones de las FDI en Gaza en 2014, pidió un mitin organizado contra las sinagogas. El 22 de julio de 2014, un grupo se reunió frente a la Sinagoga de Ortaköy portando carteles anti-Israel y arrojó huevos al edificio.

El gobierno turco ocasionalmente condena estos incidentes, pero no hace nada para evitarlos. Tampoco, ominosamente, distingue entre Israel y la comunidad judía turca. Al contrario, de hecho: en la sociedad turca, los judíos y los israelíes son esencialmente sinónimo, al igual que el antisemitismo y el antisionismo. Esta forma de pensar es sustancialmente la de Erdoğan. En un sondeo de 2012, el 46% de los turcos encuestados afirmó que las declaraciones anti-Israel de Erdoğan habían reforzado su propio anti-Semitismo.

La denuncia poco entusiasta del presidente a los ataques a la sinagoga y la preocupación rara vez expresada por los judíos turcos son meras labores de un insincero intento de trazar una línea entre el antisemitismo y el antisionismo. Cuando Israel es condenado como un estado terrorista, los judíos turcos y los judíos en general son etiquetados como objetivos turcos. Sin embargo, la religión no es el único cálculo del gobierno turco en su agitación contra Israel.

Ankara tiene un gran interés en crear sentimientos pro-turcos entre los palestinos. Su objetivo es expulsar a Jordania de su posición como patrón del Monte del Templo y ganar apoyo en la calle palestina a costa de Jordania. Esto se encuadraría en el propósito de difundir la Hermandad Musulmana y la ideología de Hamás y reforzar la hegemonía regional de Turquía. Este objetivo se manifiesta en la organización de eventos culturales y religiosos, así como en el establecimiento y / o patrocinio de organizaciones de caridad, organizaciones de mujeres, movimientos juveniles, y otros.

Estas actividades son orquestadas por el consulado turco en Jerusalén oriental y por organizaciones turcas como TIKA (Agencia de Cooperación y Coordinación de Turquía), que comenzó a operar en Jerusalén Este en 2005. En este contexto, todo incidente de seguridad o militar en el que Israel está implicado sirve como otro ladrillo en la muralla política y religiosa turca contra el estado judío.

Tan amenazantes como las palabras de Erdoğan son a la legitimidad del gobierno israelí en Jerusalén, su vil retórica anti-Israel y anti-judía que inflama más a árabes y musulmanes y fortalece el antisemitismo dentro de Turquía. Para Erdoğan, al parecer, Israel no es más que una herramienta útil para promover su ambiciosa visión neo-otomana.

***Efrat Aviv es profesora en el Departamento de Estudios de Oriente Medio en la Universidad Bar-Ilan y una asociada de investigación en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Es autora del Antisemitismo y Antisionismo en Turquía: De la Regla Otomana al AKP (Routledge 2017) .

www.besacenter.org/perspectives-papers/erdogan-temple-mount-crisis

 
Comentarios

Con todas estas barbaridades que dice el turco Erdogan, Europa ni siquiera debe considerar el ingreso de Turquía a la Union Europea sino rechazarla de plano sin contemplaciones y por «no ser civilizados».

Erdogan, cuidate porque quizas seas tu quien va a explotar

Primicia el TURCO ERDOGAN ahora es representante legal de Los Palestinos

Turco Erdogan ahora representante legal de Los Palestinos

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.