Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

25 niños sirios, todos aterrorizados de nosotros


 

Recuerdo el comienzo de la Operación Buen Vecino como si fuera ayer. La verdad es que teníamos serias dudas sobre si realmente sucedería – si los sirios llegarían realmente. Luego, a las tres de la madrugada, en el frío helado de los Altos del Golán, los vimos caminando a lo largo de la valla.

Veinticinco niños de las manos de sus madres pasaron por las puertas en lo que parecía un éxodo moderno. La frase “Los sirios están en la frontera” tomó un nuevo significado.

Se podía ver la sospecha en sus ojos. Cansados y descalzos en la oscuridad, se encontraron con soldados de las FDI por primera vez, nosotros que habíamos sido tan demonizados por su cultura. Después de muchas conversaciones con bastantes sirios, me he dado cuenta de que no es un mito: hasta el día en que recibieron nuestra ayuda, muchos sirios creían genuinamente que los soldados de las FDI tenían cuernos y colas.

Era surrealista ver a una madre teniendo de la mano a su hija pequeña, casi colapsando de debilidad. Instintivamente, uno de los soldados de Golani en la escena notó que la mujer tropezaba y saltó hacia ella, recogiendo al niño en sus brazos. De repente, parecía que la frontera había desaparecido: era un momento de humanidad compartido entre personas, un momento de angustia por un lado y de compasión por el otro. Un momento que nunca olvidaré.

Desde entonces, hemos recorrido un largo camino. Esa operación marcó el comienzo de un intenso período de actividad humanitaria. Cada día y cada noche, 24/7, operamos un sistema que hace solamente el bien. Proporcionamos harina, comida para bebés, suministros médicos y medicamentos en grandes cantidades, y eso fue sólo el comienzo.

Al otro lado de la frontera hay una guerra civil – la más cruel de su tipo – y nuestro trabajo era hacer historia y ser recordados como los que hicieron lo correcto. Hoy, con la perspectiva que he adquirido desde casi un año, me doy cuenta que ese primer momento en la cerca fue histórico. Un momento, espero, que será grabado en nuestra memoria – un momento de orgullo israelí y compasión judía.

Antes que nada, siempre recuerdo que mi misión es garantizar la seguridad – crear buenas relaciones de vecindad a ambos lados de la frontera – y lo hacemos quizás de la manera más noble posible. Es un gran privilegio mandar una unidad con esta misión, en este lugar y en este momento. Se nos ha dado la oportunidad de remodelar la realidad, y con mucha motivación y gente buena creo que lo seguiremos haciendo lo mejor posible.

Durante el año pasado puedo contar docenas de momentos significativos, pero uno se ha grabado en mi memoria, y creo que no hay nada más apropiado para describir la actividad de ser un “buen vecino”. Una semana en el invierno, durante una severa lluvia torrencial, decidimos, a petición de los sirios, seguir adelante con un plan para recibir a los niños enfermos, aunque el clima adverso lo dictara de otra manera. Al final de la actividad, me encontré de pie con el médico sirio, enlace civil de la operación en una de las aldeas de la zona. Los dos, empapados, nos miramos y nos reímos.

-Te dije que sería difícil -le dije-.

Sin vacilar, respondió con una sonrisa: “Todos los días cientos de bombas caen sobre el pueblo sirio; un poco de lluvia no nos quebrará”.

Entonces el doctor se puso serio. “Cada vez que nos acepten”, dijo, “vamos a venir”.

 

***El autor es el comandante de la Operación Buen Vecino de las Fuerzas de Defensa de Israel, que proporciona ayuda humanitaria a los sirios perjudicados en la guerra civil sangrienta de su país. El IDF prohíbe la divulgación de su identidad. (Foto autor con fines ilustrativos únicamente)

 

Http://blogs.timesofisrael.com/25-syrian-children-all-terrified-of-us

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.