Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Kislev 5778 | martes diciembre 12, 2017
donativo

Sobre los pagos por terrorismo, utilizar la ley Taylor Force para denunciar el ¨Bluff¨ de los palestinos


Taylor Force, quien fue apuñalado por un terrorista palestino en Tel Aviv en marzo de 2016. Foto: Archivo.

Traducido para Porisrael.org por Yetty Blum

JNS.org – El Congreso de Estados Unidos está haciendo lo que siempre hace: favorecer al “Lobby de Israel”. Así es como el establishment de la política exterior y algunos de la izquierda consideran el apoyo bipartidista a la Taylor Force Act, -Un proyecto de ley nombrado en homenaje a un no judío veterano del Ejército de EE.UU. que murió en un ataque terrorista palestino el año pasado.

La legislación cortaría la ayuda estadounidense a la Autoridad Palestina (AP), a menos que la Autoridad Palestina deje de financiar el terrorismo. El proyecto de ley se aprobó en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 3 de agosto en una votación de 17-4, con todos los republicanos del comité, y seis de sus 10 demócratas apoyando la medida.

La noción de que Estados Unidos detendría la ayuda a la AP simplemente porque no quiera ser moralmente cómplice en un plan de “pagar por matar” impacta a algunos de la izquierda como careciendo de simpatía por los palestinos, así como autodestruyendola si no pone fin a la financiación que podría conducir al colapso de la AP.

Su suposición es que el presidente Mahmoud Abbas de la PA dice lo cierto, cuando él y su partido de Fatah amenazan disolver su gobierno basado en Ramallah si el dinero extranjero que lo mantiene a flote es cortado. Esto obligaría a Israel a volver a asumir el control total sobre todos los territorios en disputa, lo que la mayoría de los israelíes piensa sería un desastre.

Entonces…¿Por qué hacer eso?

Dejar de lado los pagos del terrorismo también puede ser imposible para Abbas, porque hacerlo contradiría la narrativa básica de la historia palestina, en la cual la violencia contra los judíos es vista como autodefensa y un heroico acto de resistencia que merece alabanza. Pedirle a Abbas que tome ese paso equivaldría a pedirle que se suicide.

La respuesta es que aquellos que exigen un alto a la financiación de la Autoridad Palestina no pregonan simplemente su indignación ante los palestinos. También señalan la vía hacia el único camino posible hacia la paz.

En los últimos cuatro años, la AP ha gastado más de 1.100 millones de dólares en salarios para terroristas y pensiones para sus familias. En el próximo año fiscal, la AP gastará la mitad de toda la ayuda extranjera que recibe en este esfuerzo. La Autoridad Palestina ha creado un conjunto de incentivos financieros que no sólo dan a los palestinos una razón para cometer el terror, sino que alientan su creencia que sólo derramando sangre israelí asegurarán que sus familias tengan suficiente dinero para vivir cómodamente.

Aquellos que racionalizan la continuación de la ayuda actual a la AP señalan la cooperación de seguridad que la AP ofrece a Israel como prueba de que el Estado judío tiene un socio para la paz. Pero si bien esta cooperación tiene valor, tiene dos propósitos principales: asegurarse de que los rivales de Hamas de Abbas no se establezcan en los territorios en disputa y garantizar la seguridad de la dirección de Fatah contra los ataques de los islamistas. Así, cuando la AP amenaza con detener la cooperación en materia de seguridad, como lo hizo durante la reciente controversia sobre el Monte del Templo, el mayor perdedor potencial de tal acción sería Fatah, no Israel.

Es por eso que hablar del colapso de AP que Abbas y sus apologistas continúan invocando es un bluff.

La supervivencia de Fatah depende de su capacidad para utilizar donaciones extranjeras y asi financiar sus prácticas corruptas en los territorios en disputa. La obstrucción de la facción palestina al desarrollo económico o cualquier medida que pueda terminar con la corrupción que enriquece a sus líderes ha creado una situación en la cual gran parte de la población palestina en los territorios depende de los falsos trabajos que Fatah da a cambio de apoyo. Por lo tanto, si bien es cierto que el fin del financiamiento para el terror palestino sería profundamente impopular y podría impulsar a Hamas, también sería el fin de Fatah.

Tampoco debemos aceptar la noción  que existe una equivalencia moral entre la ira por las donaciones occidentales que premian a los palestinos que matan a los judíos y la ira palestina por los asentamientos. Incluso si se acepta el dudoso argumento  que los asentamientos son el verdadero obstáculo para la paz, si usted piensa que construir una nueva casa en un lugar que los palestinos piensan que debería estar libre de judíos es tan malo como matar a la gente, entonces todo lo que está favoreciendo la causa que la paz entre dos pueblos con códigos morales tan diferentes es claramente imposible.

Es por eso que es imperativo que Occidente obligue a Abbas a elegir entre renunciar al poder y renunciar al espantoso plan de financiamiento del terrorismo. Lejos de obstaculizar las posibilidades de paz, como algunos de la izquierda afirman, obligar a los palestinos a rechazar una cultura de violencia es la única esperanza para la resolución del conflicto. No importa dónde se encuentren sus simpatías políticas, es hora de darse cuenta que oponerse a la Ley de Fuerza Taylor mina cualquier esperanza de paz.

 

***Jonathan S. Tobin es editor de opinión de JNS.org y escritor contribuyente para National Review.

www.algemeiner.com/2017/08/07/on-terror-payments-use-tayl

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.