Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

Coma y beba en la playa sin hacer fila o pararse de la toalla


Una nueva compañía le lleva el pedido en bicicleta eléctrica a donde esté. El fundador se inspiró en lo que vio en Brasil.

Ud. está sentando en una playa de Tel Aviv en un día despejado, asoleándose y escuchando las olas al romper.

De repente, le entran ganas por una sandía y una bebida fría, pero le da pereza levantarse. ¿Y por qué gastar dinero en un quiosco o en un café cercano después de esperar por largo tiempo en fila?

Gracias a una nueva compañía, Mishlohof, ahora es fácil pedir lo que desea comer o beber con sólo abrir una aplicación y hacer clic.

Treinta minutos después, guiado por GPS, un vendedor llegará a donde Ud. está en una bicicleta eléctrica de arena equipada con nevera.

Bar Reuven, de 27 años, director ejecutivo de la compañía, tuvo la idea de la aplicación durante un viaje a Brasil después de prestar servicio militar en la Unidad 669 de Rescate y Evacuación Aerotransportada de las Fuerzas de Defensa de Israel.

“Mientras estaba en las playas de Brasil vi cómo los vendedores le llevaban comida y bebidas directamente a la gente. Y pensé, ¿por qué no puede haber algo así en Tel Aviv?”

Así fue como regresó a Israel con un buen bronceado brasileño y en la cabeza la idea para montar un negocio. Decidió lanzar Mishlohof el año pasado, y se asoció con dos antiguos compañeros de la unidad para que le ayudaran a diseñar la aplicación y poner en marcha la compañía. El nombre es una combinación de las palabras en hebreo para reparto, o entrega, (mishloah) y playa (hof).

Tras el éxito que tuvo en las playas de Tel Aviv, Reuven opera ahora en Rishon LeZion y Eilat.

“Nuestro servicio es para todo el mundo”, dijo. “Mishlohof es accesible y asequible para todos los que van a la playa, ya sean adolescentes o personas mayores”.

“Nuestro mayor reto es hacer que la gente sepa que el servicio existe”, dijo. “Como somos la única compañía en este campo del comercio electrónico, trabajamos arduamente para que la gente sepa que hay una forma mejor y más conveniente de pasar el tiempo en la playa”.

La aplicación es compatible con todos los dispositivos y puede descargarse en inglés, francés y hebreo. Las compras pueden pagarse con Pay Pal o al contado, lo que facilita el servicio para residentes y turistas.

Clientes de Mishlohof disfrutan de un día de playa en Tel Aviv. Cortesía.

La variedad de comida y bebidas es extensa: fruta, helados, polos, refrigerios, batidos, café, cerveza y vino. Y para la venta también hay artículos de playa, como bloqueador solar, toallas o trajes de baño.

Una bolsa de basura es incluida con cada pedido, dijo Reuven, porque “estamos comprometidos con dejar la playa limpia”.

Según él, el próximo paso es extender el servicio a otras partes del mundo. Ya tiene los ojos puestos en Ibiza, España, Chipre y el sur de Francia, así como en Brasil, donde tuvo la idea.

“Ya tenemos un nombre para el servicio en el extranjero: Taplaya”, dijo. “Esperamos revolucionar la forma como la gente disfruta de la playa, en Israel y en todo el mundo”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.