Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Kislev 5778 | sábado noviembre 25, 2017
donativo

Sugerencia al nuevo príncipe heredero saudí


 

Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

RESUMEN EJECUTIVO: Es improbable que el nuevo heredero del príncipe saudita, el príncipe Mohammed bin Salman -que será el primero de los nietos del rey Ibn Saud en llegar al poder- detenga el programa privado saudí de promover el salafismo. El salafismo es la forma radical del Islam practicada por los sauditas, y la exportación de sus creencias ha sido una de las principales causas del movimiento del mundo musulmán hacia el radicalismo durante los últimos casi 40 años. Pero el liderazgo saudí podría responder a una sugerencia de los Estados Unidos  que empiezan a omitir a Indonesia e India de su programa. Esto protegería a un cuarto crítico de la población musulmana del mundo de pasar del Islam moderado al Islam radical.

Después de 64 años de gobierno de los hijos del rey Ibn Saud, el control de Arabia Saudita se está dirigiendo a una nueva generación. El rey Salman, de 81 años y deteriorada salud, decretó recientemente que su hijo de 31 años, Mohammed bin Salman, se convertirá en rey cuando muera.

Un desafío importante que se cierne sobre las cabezas de la familia gobernante saudí durante décadas ha sido cómo continuar su unidad notablemente duradera más allá de la generación de los 54 hijos del rey Ibn Saud. Si la preparación para la decisión histórica de hacer de Mohammed bin Salman el Príncipe heredero ha logrado evitar la división en la familia, este desafío ya se ha cumplido.

Durante casi 40 años, la familia real saudita ha estado conduciendo uno de los programas más exitosos de cambiar el mundo que la historia ha visto nunca. Ellos gastan en el orden de $ 4 mil millones por año pagando a imanes y mezquitas de todo el mundo para enseñar la versión saudita de la forma salafista del Islam. El resultado ha sido que la fuerza del Islam radical (como el salafismo), en comparación con el islam moderado, ha aumentado considerablemente en una proporción importante de las poblaciones musulmanas del mundo. Evidencia de esto incluye el aumento notable en el uso musulmán de velos, burkas, barbas y otras formas de vestimenta religiosa conservadora

El programa saudita no enseña terrorismo ni promueve organizaciones terroristas, pero se cree que su éxito ha facilitado reclutar apoyo popular a los grupos musulmanes que favorecen la guerra con Occidente, incluidas las organizaciones terroristas, .

Uno de los efectos de este éxito saudita ha sido un gran aumento en el apoyo dentro de las comunidades musulmanas para los islamistas, como la Hermandad Musulmana, que creen que el Islam está obligado a estar en guerra con el mundo infiel y / o que Occidente está tratando de destruir el Islam. Obviamente, el programa financiado por Arabia Saudita no es la única razón de esta peligrosa radicalización del público musulmán, pero ha sido un importante contribuyente.

Los líderes de la familia real saudí, incluido el nuevo príncipe heredero, y el gobierno saudí no creen que la guerra islámica contra Occidente sea buena para Arabia Saudí, y se oponen firmemente a la Hermandad Musulmana, la organización islámica más grande. Entonces… ¿Por qué gastan tanto dinero exportando salafismo wahabí?

Dos razones. Primero, comenzaron el programa en 1979 después  que la revolución islámica trajera a Khomeini al poder en Irán. Los saudíes sentían que no podían permitirse que Khomeini y los chiítas dominaran el radicalismo islámico; se necesitaba un movimiento radical suní para competir con la influencia iraní. En segundo lugar, su posición política interna se basaba en su alianza a largo plazo con los ulemas de poderosos clérigos wahabíes para quienes la enseñanza del salafismo es una obligación religiosa. La posición de los ulemas se fortaleció cuando el gobierno necesitó una fatwa de ellos – así como la ayuda de oficiales militares franceses – ejercer una toma de posesión radical de la Gran Mezquita en noviembre de 1979.

El programa saudí de exportar salafismo, aunque se ha desacelerado algo y es menos radical de lo que era, sigue siendo una de las razones más importantes por las que la guerra islámica contra Occidente es tan fuerte y por qué puede tener el potencia para llegar a ser mucho más seria. Es irónico pero cierto que, aunque el liderazgo saudí se opone a la guerra islamista contra Occidente, el dinero saudita sigue siendo una de las razones cruciales por las que el apoyo musulmán a esa guerra es tan fuerte.

Estados Unidos no puede convencer a los dirigentes saudíes de dejar de gastar tanto dinero en la exportación de salafismo en todo el mundo, porque el programa tiene demasiado apoyo interno. Pero ahora que Estados Unidos está trabajando con el gobierno saudí contra el desafío chiíta de Irán, los líderes saudíes podrían estar dispuestos a sugerir un cambio bastante pequeño en su programa que podría hacer una gran diferencia – particularmente porque son al menos algo ambivalentes acerca de algunos de los efectos de ese programa.

Los Estados Unidos deben instar a los saudíes a eliminar a Indonesia e India de la nómina. Es decir, Estados Unidos debería sugerir a los saudíes que serían los intereses de los Estados Unidos y de Arabia Saudita para que  ordenen silenciosamente que casi ningún dinero saudí sea destinado a la exportación de salafismo que se utilice para pagar imanes o mezquitas en Indonesia o la India..

Hasta ahora, las comunidades musulmanas de Indonesia e India – juntos más de 400 millones de personas, o cerca de una cuarta parte de todos los musulmanes del mundo, no han sido radicalizados y ambas comunidades contienen importantes fuentes de resistencia a la radicalización por grupos árabes. Sin embargo, los radicales han comenzado a experimentar cierto éxito en ambos países en los últimos años.

Este año en Indonesia, por ejemplo, un alcalde popular y un fuerte candidato a presidente fue condenado a prisión por blasfemia, un evento que no podría haber ocurrido allí hace cinco años.

Si uno adopta una perspectiva a largo plazo sobre el conflicto entre el islam moderado y el probable éxito del islam moderado en Indonesia e India es una de las principales razones para la confianza  que el mundo musulmán escogerá con firmeza la paz y la modernización más que el islamismo y el conflicto religioso.

Estos países pueden ser ejemplos imponentes que los musulmanes pueden moverse hacia el mundo moderno mientras siguen siendo leales al Islam. Su ejemplo podría ser en última instancia la llave para el resultado del choque a largo plazo dentro del mundo musulmán. La mayoría de los expertos convendría que hay poca posibilidad que Indonesia y la minoría musulmana en la India se puedan radicalizar sin grandes cantidades de dinero saudita que se utiliza para fomentar tal cambio. Si Estados Unidos pudiera convencer a los saudíes  que mantuvieran el dinero saudí fuera de esos países, sería un largo camino que aseguraría  la eventual victoria del Islam moderado.

Como el Dr. Daniel Pipes ha sostenido durante muchos años: “el Islam radical es el problema, y el Islam moderado es la solución”.

Esta es una versión revisada de un artículo publicado por The Wall Street Journal el 4 de agosto de 2017.

***M. Singer, fundador y miembro del Instituto Hudson, es investigador principal en el Begin-Sadat Center for Strategic Studies de la Universidad Bar-Ilan en Israel.

https://besacenter.org/perspectives-papers/new-saudi-crown-prince/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.