Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Kislev 5778 | martes diciembre 12, 2017
donativo

Qué se puede hacer para reducir el terrorismo


“ISIS” es un nombre anacrónico.Es un acrónimo de “Estado Islámico en Irak y Siria”, pero esos aspectos del nombre se han desvanecido o están a punto de hacerlo.El “Estado Islámico” ha dejado de existir.Ya no controla territorios contiguos o sistemas civiles.Está en el proceso de desaparecer en todo el Oriente Medio: ha perdido casi todas sus antiguas participaciones en Irak y Siria, y su gente está luchando por sus vidas en los pocos lugares que han conservado.

A partir de ahora, la organización será otra versión de un grupo terrorista suní como Al-Qaeda, cuya única ventaja es que los voluntarios que lucharon por ella en el Medio Oriente han regresado a sus países de origen y ahora tienen un tiempo de planificación más fácil y llevarán a cabo ataques terroristas.

Es cierto que la idea de un califato islámico, que ISIS llevado a la vanguardia de la conciencia colectiva cuando estaba en el apogeo de su poder, continuará resonando para muchos musulmanes después del colapso de ISIS.También es cierto que los sunitas, que sienten que el mundo entero está contra ellos (razones por las cuales incluyen la cooperación entre Rusia e Irán en Siria y la aceptación estadounidense de la victoria chií-alauí en Irak y Siria), continuará buscando maneras a expresar su frustración, e ISIS puede proporcionar un medio.

Pero en última instancia, ISIS es una organización derrotada.Una vez más, resulta que los fuertes ejércitos en conjunción con determinadas fuerzas locales pueden vencer a un grupo guerrillero, incluso si los combatientes de ese grupo están entusiasmados y dispuestos a morir por su causa.

Dicho esto, ISIS seguirá tratando de ejecutar ataques terroristas en todo el mundo.

Estará motivado por un deseo de ajustar cuentas históricas – como su afirmación de que España es un país musulmán que fue conquistado por los católicos al final del siglo 15 – pero trabajará dondequiera que sea posible en todo el mundo.

Utilizará células bien organizadas y de larga data, haciendo que sus acciones sean más “efectivas”, lo que significa que tendrán el potencial de asesinar a más personas.El grupo también mantendrá sus intentos de reclutar a personas en línea, “lobos solitarios” que pueden llevar a cabo serios ataques, pero que están limitados en la extensión de los estragos que pueden causar.

Por lo tanto, es ridículo pensar que el terrorismo global puede reducirse a cero.Israel no ha conseguido lograr esto en Jerusalén, y no hay razón para pensar que cualquier otro país tendrá más éxito.Pero de ninguna manera debemos concluir que no hay nada que hacer.Pero es posible reducir drásticamente la cantidad de terrorismo y su eficacia si estamos dispuestos a pagar el precio político y cultural.

La expresión “no hay tal cosa como un almuerzo gratis” se aplica al contraterrorismo.Para tener éxito, debemos invertir y asumir riesgos.La verdad es que el mundo ha acumulado muchos éxitos en la contención del terrorismo.Muchas mejoras se han hecho, pero la mayoría de los países – sobre todo en Europa, donde hay una gran cantidad de terroristas, relativamente hablando – tienen un largo camino por recorrer.

Tres áreas deben ser tratadas si queremos ver mayores avances en nuestra capacidad de luchar contra el terrorismo.En primer lugar, la forma en que el sistema jurídico ve el terrorismo -en particular en el sentido de que aborda el terrorismo de la manera en que aborda la delincuencia, que juega con las manos de los terroristas- debe cambiar.Este será un enorme pero necesario cambio político y cultural.Las detenciones administrativas tendrán que hacerse.Las metas de recolección de inteligencia tendrán que ser definidas en base a la etnicidad y la religión, y los servicios de seguridad tendrán que tener la capacidad de detener a los sospechosos para cuestionar e incluso castigar a las personas que aún no han cometido el acto.Debe entenderse que incluso considerar la idea de terrorismo es un delito punible.La implementación de estos cambios, que implicarán renunciar a un pequeño grado de libertad personal de los ciudadanos, estará condicionada a que la dirigencia política se diga a sí misma y a sus ciudadanos la verdad.

El segundo esfuerzo necesario es concentrar el trabajo de inteligencia en las comunidades pertinentes.Parece que se ha hecho mucho en este campo en los últimos años, pero la cooperación internacional debe ser mejorada y debe permitirse  interrogatorios más agresivos, basados en la inteligencia, antes de que se realice un acto.Incluso una buena inteligencia no puede impedir que aparezcan “lobos solitarios”.Presentan un serio desafío, y las agencias de inteligencia están encontrando dificultades para manejarlas.

El tercer esfuerzo es más complicado.Se centra en hacer que los ciudadanos comunes y corrientes respondan rápida y agresivamente cuando se produce cualquier acción terrorista.Israel tiene una clara ventaja en esta área, debido a que muchos ciudadanos tienen licencia para portar armas de fuego y pueden actuar incluso antes de que las fuerzas de policía y de seguridad lleguen.Los civiles portadores de armas de fuego son extremadamente inusuales en muchos países, por lo que será difícil para ellos responder rápidamente para contener los daños de un acto terrorista en curso, ya sea un apuñalamiento o un atropello intencionado de coche.

Una vez más, ninguno de estos métodos puede eliminar completamente el terrorismo, pero pueden reducir significativamente el número de actos que los terroristas logran cometer, así como la letalidad de esos ataques cuando se llevan a cabo.Es una batalla de Sísifo, que es agotadora pero crucial.No hay una solución mágica al terrorismo islamista.Proviene de frustraciones históricas y culturales y no puede ser evitado por las condiciones económicas mejoradas de los inmigrantes musulmanes.

Después de que Israel creó las condiciones necesarias para reducir el terrorismo en la primavera de 2002, volviendo a tomar Judea y Samaria, el terrorismo ha estado cayendo a fuego lento en una llama relativamente baja (el número de muertes ha caído a un notable 1% del número de personas asesinadas cuando el terrorismo estaba en su apogeo en la Segunda Intifada).El flagelo del terrorismo no ha afectado dramáticamente la vida cotidiana de los israelíes.

Los ataques terroristas de al-Qaeda en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001, el ataque terrorista más mortífero en la historia, ha afectado principalmente las regulaciones de vuelo, pero no la cultura política de Estados Unidos.Europa no es diferente.Es altamente improbable que cambie dramáticamente debido al terrorismo.

La migración masiva a Europa desde países musulmanes podría llegar a ser lo que decide el destino del continente.Como la mayoría de los atacantes son de primera o segunda generación de inmigrantes musulmanes, Europa podría contener la inmigración como una respuesta al terrorismo.

Hay quienes esperan que Europa vaya a utilizar todos los medios a su alcance para luchar contra el terrorismo, pero es un error esperar que el terrorismo haga que el continente cambie su carácter y su acercamiento a los problemas del mundo, incluyendo sus relaciones con Israel.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.