Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Kislev 5778 | jueves noviembre 23, 2017
donativo

“¿Quién Es Judío?” La pregunta ahora puede ser respondida por pruebas genéticas.


Salman Ichia (R), uno de los 19 judíos de Yemen, que fueron llevados a Israel en lo que los funcionarios de inmigración describieron como la última operación secreta para trasladar a miembros de una comunidad judía menguante que data de dos milenios .. (foto: REUTERS)

Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

La inmigración masiva de judíos de la FSU* a Israel fue vista como una bendición bienvenida, pero muchos han experimentado dificultades para probar su identidad judía.

-¿Quién es judío? La pregunta ahora puede ser respondida por pruebas genéticas-

Una nueva sentencia en la ley judía que permite que una prueba genética específica se utilice como prueba de la descendencia judía para ciertos judíos ashquenazíes está siendo promovida como una posible solución para potenciales cientos de miles de ciudadanos israelíes de la ex Unión Soviética (FSU) que tienen dificultad en comprobar su status judío.

El fallo procede del rabino Yosef Carmel, cofundador del Instituto Eretz Hemdah de Estudios Judíos Avanzados y juez rabínico de la corte rabínica privada de Eretz Hemdah en el sur de Jerusalén.

La inmigración masiva de judíos de la FSU a Israel fue ampliamente vista como una bienvenida bendición para el país, pero muchos de ellos han experimentado dificultades para probar su identidad judía para el matrimonio y otros requisitos de estatus personal debido a la supresión de la actividad religiosa por el ex régimen soviético .

Esto ha causado y continúa causando graves problemas a estos inmigrantes y sus descendientes y amenaza con convertirse en un problema social más amplio si cada vez mayor número de tales personas tienen su estatus judío rechazado por los tribunales rabínicos y el Rabinato Principal, como ha estado sucediendo últimamente.

Un nuevo volumen de respuesta sobre las cuestiones de la ley judía, escrito en el Instituto Eretz Hemdah bajo la dirección y orientación de Carmel y el rabino Moshe Ehrenreich, que también co-encabeza el instituto, se ocupa de un caso en Munich, Alemania, hace varios años en que una mujer trató de unirse a una comunidad judía y afirmó ser judía.

Se le pidió una prueba de su condición de judía, pero gran parte de su familia había perecido en el Holocausto y sus familiares vivos no la ayudarían puesto que su abuela materna había sobrevivido y juró no tener más conexión con el pueblo judío. Sin ninguna otra forma de probar su linaje judío, la mujer tomó una prueba de ADN mitocondrial y la presentó como prueba que era judía.

Carmel explicó al Jerusalem Post la razón científica basada en la reclamación.

El ADN mitocondrial, el material genético presente en los cuerpos celulares llamados mitocondria, es heredado exclusivamente de la madre de una persona y, por lo tanto, los marcadores genéticos en este ADN se pueden rastrear muchas generaciones para determinar los antepasados maternos de una persona con un alto grado de certeza.

Según el rabino, expertos en  genealogía judía e historia han determinado que el 40% de todos los judíos ashkenazíes son descendientes de sólo cuatro mujeres judías que abandonaron el Medio Oriente hace más de 1.000 años y se establecieron en Europa.

Según el informe científico encargado por Eretz Hemdah para su decisión, hay una certeza de al menos el 90% y hasta el 99% que alguien que lleva marcadores genéticos específicos en su ADN mitocondrial es descendiente de una de estas mujeres.

El informe fue redactado por el Prof. Karl Skorecki, un destacado genetista del Technion-Israel Institute of Technology, el Rambam Medical Center en Haifa, y el Dr. Shai Tzur, un socio genetista del Rambam.

Carmel insiste en que la prueba genética no puede ser usada para revocar el estatus judío de alguien -aunque se descubrió que no tienen los marcadores genéticos pertinentes- ya que sólo el 40% de los judíos askenazíes los tienen, y alguien sin ellos proviene probablemente del otro 60% de la extensa familia judía ashkenazi. Él también asegura que no hay “tal cosa como un gen judío”, explicando que la prueba genética mitocondrial simplemente determina la ascendencia, no la judeidad.

Pero para los inmigrantes que pertenecen al 40% de los judíos ashquenazíes descendientes de las cuatro mujeres, la prueba podría ser un avance en sus esfuerzos por probar su estatus judío si carecen de otras formas de prueba convencional, como documentación de la era soviética y testigos .

Carmel dice que dado que la prueba se refiere muy específicamente a un grupo de personas descendientes de cuatro individuos, no se puede utilizar abusivamente en el futuro como requisito previo para determinar el estatus judío.

“No tendría sentido en absoluto tratar de buscar un gen judío porque no existe”, dijo en respuesta a la pregunta si otras pruebas genéticas podrían ser buscadas para la afirmación del estatus judío en el futuro.

Carmel y Ehrenreich han presentado su respuesta y el estudio genético al Jefe del Rabinato con la esperanza que la prueba pudiera ser aceptada como válida por los tribunales rabínicos como una forma de probar el estatus judío de los ciudadanos que de otro modo no pueden hacerlo. Sin embargo, el rabino Seth Farber, jefe de la organización de servicios religiosos del ITIM, expresó preocupación por que la prueba pudiera constituir el comienzo de una pendiente resbaladiza a una mayor dependencia de los métodos científicos para probar la judeidad, lo que dice va en contra de la ley judía tradicional.

“En las comunidades judías tradicionales, los principios de la ley judía como la presunción que una persona o la familia es judía es lo que permitió que los judíos del próximo vecindario o shtetl se casaran entre sí y creó un sentido de comunidad y parentesco “, declaró Farber. Agregó que el uso de medios científicos para determinar la judeidad podría llevar a los jueces rabínicos a rechazar con menos precisión pero con  herramientas totalmente válidas en la ley judía, el establecer el estatus judío de alguien.

Señaló una decisión reciente de la Suprema Corte Rabínica y su presidente, el Gran Rabino Sefaradí Yitzhak Yosef, que revocó el fallo de un tribunal inferior que había rechazado el estatus judío de un hombre después de una investigación de esclarecimiento de status judío. Yosef sentenció, según el principio de mayoría, que del 75% al 80% de las personas objeto de esas investigaciones para ser reconocido como Judío, del hombre en cuestión también se podía presumir que era judío.

Farber dijo que las pruebas genéticas podrían resultar una amenaza en el uso de tales herramientas para toma de decisiones por los jueces rabínicos.

Carmel dijo en respuesta a estas cuestiones que “Si bien apreciamos las preocupaciones de Rabber Farber, nuestra experiencia es que efectivamente hay muchas personas que están verdaderamente inseguras de su estatus judío y ciertamente incapaces de proporcionar pruebas suficientes para ser aceptadas por muchos tribunales rabínicos y, por lo tanto, no querríamos privarlos de esta oportunidad para probar su identidad judía . La preocupación por una falla en este caso parece menos válida, porque la prueba de ADN sólo se aplica a un segmento de judíos asquenazíes, y por lo tanto, incluso si uno no se muestra positivo en la prueba, todos los otros caminos actuales de la identidad judía están todavía abiertos ante sí”.

FSU =  Former Soviet Union (Antigua Union Sovietica)

http://www.jpost.com/Israel-News/Politics-And-Diplomacy/New-law-says-genetic-test-valid-for-determining-Jewish-status-in-some-cases-506584

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.