Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
23 Kislev 5778 | lunes diciembre 11, 2017
donativo

Clérigo sudanés defiende el llamado del ministro de inversiones a normalizar relaciones con Israel


Yousuf Al-Koda (imagen: twitter.com/uosifkoda2012)

En las últimas semanas han ocurrido acalorados debates en Sudán sobre el tema de la normalización de relaciones con Israel. El debate fue iniciado por el Ministro de Inversiones sudanés Mubarak Al-Fadil Al-Mahdi, quien declaró en una entrevista con el canal de televisión Sudania 24 el 21 de agosto, 2017 que la normalización de relaciones con Israel pudiera beneficiar a Sudán y que no veía ninguna razón para evitarlo. Al-Mahdi dijo: “No creo que [la normalización de relaciones] sea gran cosa, los propios palestinos han normalizado sus relaciones con Israel”. Este señaló además que los tiempos han cambiado, e incluso Hamas mantiene contactos con Israel,[1] al igual que muchos otros estados y fuerzas árabes. Este agregó que los árabes podrían beneficiarse de la tecnología israelí y alabaron el régimen democrático de Israel.

Las declaraciones de Al-Mahdi provocaron duras críticas de la institución política y religiosa en Sudán, e incluso exigen su destitución[2]. El canciller de Sudán Ibrahim Al-Ghandour, aclaró que hasta que no se establezca un estado palestino no habrá ningún cambio en la postura sudanesa sobre Israel e instó a los ministros del gobierno a asegurarse de que sus opiniones personales no sean consideradas posturas gubernamentales oficiales[3]. El jefe de la Corporación de Estudiosos de Sudán Mohamed Osman Saleh, dijo que las declaraciones de Al-Mahdi se oponen a los principios de la nación islámica y a los tres ‘No’ de la Cumbre de Jartum de 1964 (no a la reconciliación con Israel; no a su reconocimiento y no a las negociaciones con este). Saleh añadió que las razones para negarse a reconocer a Israel siguen siendo válidas y que los versículos del Corán prohíben a los musulmanes mantener contactos con los que combatieron contra ellos, especialmente los judíos”.[4]Otro miembro de la Corporación de Estudiosos de Sudán, el Jeque Muhammad Hassan Tanoun, imam y predicador en la Mezquita Al-Nour en Jartum, condenó las declaraciones de Al-Mahdi en un sermón de los viernes el 25 de agosto, 2017. Este dijo que los judíos son “la cabeza de la serpiente” y que todas las tragedias alrededor del mundo son causadas por sus “complots”.

Una opinión diferente fue expresada por el opositor y clérigo sudanés Yousuf Al-Koda, conocido por su apoyo a la normalización de relaciones con Israel. Al-Koda, ex miembro de la Corporación de Estudiosos de Sudán y ahora jefe del Partido Islámico Al-Wasat, respondió al sermón del Jeque Tanoun en un artículo que publicó en el diario independiente sudanés Akhir Lahza. Este escribió que el boicot a Israel daña y perjudica a los países que estos boicotean, mientras que los países que han normalizado sus relaciones con Israel se benefician de esto y también contribuyen a promover la causa palestina.

Cabe mencionar que Al-Koda expresó opiniones similares en una charla titulada “Las Relaciones con Israel – Aspectos Religiosos” en la conferencia Despertar y Diálogo en Jartum en febrero, 2017. En esta charla instó a Sudán a declarar una tregua con Israel y establecer relaciones diplomáticas con este, diciendo que no existe ninguna prohibición religiosa para evitar esto. Como prueba mencionó el acuerdo Hudaibiya que el Profeta Mahoma firmó con sus rivales infieles. Este señaló además que Sudán mantiene vínculos incluso con ciertos países que ocupan tierras sudanesas, sin nombrar a estos países.[5]

 

Los siguientes son extractos del artículo de Al-Koda en Akhir Lahza:[6]

“Nuestro predicador de los viernes (Jeque Muhammad Hassan Tanoun) comenzó sus declaraciones diciendo que quien defiende la normalización de relaciones con Israel no está familiarizado con el Corán y con la religión [islámica]… porque Israel es nuestro enemigo y está ocupando Jerusalén, pero nuestro ilustre imam no mencionó los tratados y acuerdos que el Profeta Mahoma firmó en sus días con enemigos mayores que los judíos, es decir, con los politeístas. (En el Corán 5:82 se lee:) ‘Seguramente encontrarás el más intenso de los pueblos en animosidad hacia los creyentes [siendo los judíos] y aquellos que asocian a otros con Alá [es decir, los politeístas]’.

“Existe un consenso de que los judíos están mucho más cerca de nosotros que los politeístas, ya que son el Pueblo del Libro. [Pero] el Profeta firmó acuerdos, siendo esto lo que se conoce como el tratado de Hudaibiya [incluso] con los politeístas, mientras estos ocupaban la Kaaba. El hecho de que estos estuviesen ocupando la Kaaba no le impidió firmar este gran acuerdo de reconciliación [con ellos]. Estos no sólo ocupaban la Kaaba, sino que incluso impidieron que el Profeta y sus partidarios adoraran a Alá allí durante el ‘Umrah[7] o en cualquier otro momento. De hecho, incluso después de la firma del acuerdo, al Profeta se le prohibió entrar en La Meca y realizar los ritos del Umrah durante el [primer] año del tratado y él lo aceptó. Esto fue incluido en los artículos del tratado, que especificó que este realizaría el ‘Umrah [solamente] al año siguiente… El Profeta estuvo de acuerdo con esto, porque consideró la paz y la estabilidad provistas por el tratado como una oportunidad de llevar a cabo da’wa [es decir, la predica del Islam]… Este acuerdo se llamó una victoria cuando los musulmanes se dieron cuenta de lo beneficioso que era, porque el alcance del da’wa aumentó en comparación con lo que había sido en los días antes del tratado, durante el tiempo del boicot.

“Los musulmanes, para ese entonces, intentaron el arma del boicot… [mucho] antes del establecimiento del estado de Israel. Los árabes boicotean a los judíos hasta el día de hoy… Pero la pregunta sigue siendo la misma, ¿qué hemos logrado con esto? ¿Es esto un boicot por sí mismo, o posee un objetivo específico, es decir, presionar a Israel para que cumpla [con las demandas de los árabes]? De ser así, nada de esto se ha logrado. Es más, parece ser que Israel logró poner de su lado a muchos estados islámicos y árabes que mantienen lazos con este, mientras que los países que mantienen el boicot sufren un gran daño por ello. Además, parece ser que los países que han normalizado sus relaciones con Israel, especialmente Turquía están haciendo más para ayudar a los palestinos que todos los países que boicotean juntos. Esto demuestra que los lazos con Israel, o las relaciones normales, no necesariamente producen los resultados que los defensores del boicot temen.

“Por lo tanto, debemos hacer un balance y evaluar todos los años pasados ​​en que ejercimos el boicot, asumiendo que el boicot no es un fin en sí mismo o un tema religioso que requiere de examen y estudio… El Profeta no se limitó a combatir y boicotear, a veces combatió y, a veces, persiguió una reconciliación, hizo treguas o concesiones según los intereses dictados por las circunstancias. Por lo tanto, no existe otra opción que abandonar el inútil boicot y recurrir a la opción de] establecer vínculos con Israel…

“No estoy llamando a renunciar al apoyo a la causa palestina, al contrario, me identifico con todas las querellas por la libertad alrededor del mundo, especialmente con la causa palestina…”

[1] Hamas respondió con una declaración condenando las declaraciones de Al-Mahdi y afirmando que provienen de la ignorancia sobre el tema palestino. Hamas.ps, 23 de agosto, 2107.

[2] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 28 de agosto, 2017.

[3] Alnilin.com, 30 de agosto, 2017.

[4] Sudantribune.net, sudanalyoum.com, 23 de agosto, 2017.

[5] En esta plática, véase Despacho Especial No. 6776 de MEMRI, Clérigo sudanés: El sharia islámico permite la normalización de relaciones con Israel, 9 de febrero, 2017.

[6] Akhir Lahza (Sudán), 5 de septiembre, 2017.

[7] ‘Umrah se refiere a la peregrinación a La Meca realizada en una época del año que no es el Hajj.

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.