Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Kislev 5778 | jueves noviembre 23, 2017
donativo

22 Años del Magnicidio – Es hora de balancear la Plaza Itzjak Rabín


En el marco de los actos en memoria a Itzjak Rabin, se realiza la ceremonia de estado en el Monte Hertzl, y más tarde una reunión especial de la Knesset. Estos son, de hecho, dos actos cortos e importantes que forman parte del capítulo oficial de la memoria. Estas ceremonias cuentan con la presencia del Presidente del Estado (representante estatal), el Primer Ministro (político) y la dolida familia del deudo. El público en general, en todos sus tonos, no está allí, va a la plaza.

Y así, como en años anteriores, miles se reunirán este año también en la Plaza Rabin, donde tuvo lugar el asesinato abominable, para una manifestación pública en memoria de Itzjak Rabin. Esta manifestación, al igual que sus predecesoras, por importantes y significativas que sean, no es un acto estatal. Por su naturaleza, se trata de una manifestación política y con el paso de los años tiende a identificarse especialmente con la izquierda, como el sector político al que le duele el asesinato de su líder, motivados por la pena ante la pérdida de un liderazgo esperanzador. Con el paso de los años, incluso cuando el luto oficial no es dominio de la izquierda o del centro político solamente, se fue ubicando a un lado el lugar de aquellos entre los dolientes y los enlutados que se inclinan hacia la derecha política. Por lo tanto, en Israel, donde la identificación personal y política se entrelaza, la plaza ha quedado desequilibrada. No hay nada de malo en esto en sí mismo, pero el desequilibrio conduce a la desesperanza.

El mensaje principal que se desprende de todo esto no sólo está relacionado con los valores, la visión y el reconocimiento de los errores que condujeron al asesinato del primer ministro israelí, sino también, y especialmente, en la determinación de la conducta apropiada en relación con las convenciones, ver el presente y crear una verdadera esperanza para el futuro. Sugiero no desdibujar los hechos – el asesinato de Rabin fue un asesinato con un propósito político, en el contexto del debate político, y fue producto del odio y la incitación continua, que llevó a los extremistas de la sociedad israelí a borrar los límites de lo que está permitido y lo que está prohibido para tomar la ley en sus manos.

Si en el pasado esperábamos que el despreciable asesinato se convirtiera en una señal de advertencia, nítida y clara, luego hemos ido dejando de sentir, ya que ese argumento vuelve a quedar en la incitación y lo que estaba prohibido ya no está prohibido: [“Gadi (Eizenkot), Rabin anda en busca de un amigo” – cantaron hace poco los incitadores en referencia al actual jefe de Estado Mayor]. Por lo tanto, la preocupación por el asesinato de Rabin, especialmente en el contexto de su significado y sus implicaciones para nuestras vidas aquí, en esta tierra, como una sociedad judía sionista y democrática, ¡No solo es importante, sino que es urgente!

¿Sobre qué es crítico que estemos de acuerdo? Es importante y necesario que aprendamos a entender que todo el proyecto sionista aún no ha terminado, y que hay que seguir desarrollándolo en beneficio de todo el pueblo judío, y para el bienestar y la prosperidad de todos los ciudadanos de Israel, dondequiera que se encuentren. Debemos entender que el extremismo, en cualquier dirección, es muy dudoso que sirva realmente a los que lo fomentan, sino que probablemente nos pone en peligro a la mayoría de nosotros. Debemos esforzarnos, con todas nuestras fuerzas, para ejecutar una política limpia. Necesitamos un sistema político en el que la nación entera se vea representada. Lo cual actuará genuinamente, no solo por el bien de un sector político, sino de acuerdo con la opinión de la mayoría a fin de realizar la visión judía, sionista. y democrática.

Es bueno que haya una manifestación y sería mejor por los deseos de sus creadores y fundadores a lo largo de los años. Pero, en mi opinión, debería cambiar y convertirse en oficial y nacional, para formar  una base para la unidad, para crear un horizonte, para construir esperanza y para permitir el desarrollo de una expectativa futura. Sí, la manifestación debe ser política y estatal. Los líderes del estado y de la arena política formal, con todas sus capas, deben soportar valiente y honestamente, ponerse de pie y comprometerse, tanto en la legitimidad de la lucha política como en la creciente legitimidad del camino que estamos siguiendo. Comprometerse a continuar la lucha bajo el espejo de varios puntos de vista, a través del respeto por el otro, a través de la unidad social y sionista.

Somos étnicamente diferentes, estamos políticamente divididos, y todos tenemos un énfasis sectorial. Sin embargo, la unidad y la estadidad son el denominador común de todos nosotros. No hay ningún sector, ni político ni de otro tipo, capaz de sustentar y promover el Estado de Israel y la empresa sionista en solitario, siguiendo una sola ruta política, donde sea y para siempre. Por lo tanto, es imposible hablar de estadidad, unidad o incluso de aceite y, al mismo tiempo, actuar de manera diferente. El eslogan “el otro soy yo” debería eliminarse de las escuelas primarias, y debería elevarse, prácticamente, a ser la costumbre del estado. ¡Es importante que entendamos, política, práctica y moralmente  que “el otro soy yo”!

Algunos dirán que incluso si estas palabras fueran verdaderas, no son posibles en la cultura política que prevalece en Israel. Es cierto que durante la primera manifestación será difícil y desafiante, pero las que le seguirán se ejecutarán de una manera más correcta, no solo para la digna memoria de Itzjak Rabin, el estadista y el digno líder, no solo para condenar el asesinato político, sino también para guiar nuestro camino.

Deberíamos hacerlo así en memoria del difunto Itzjak Rabin; pero también es muy importante que lo hagamos por nosotros y por el futuro de nuestros hijos.

  

www.digital-edition.israelhayom.co.il/Olive/odn/israel/

– Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.