Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Kislev 5778 | viernes noviembre 24, 2017
donativo

Discurso de la Primer Ministro Theresa May en la cena del Centenario de la Declaración Balfour


PM at dinner

Traducido para Porisrael.org por Yetty Blum

De: Oficina del Primer Ministro, Theresa May MP

2 de noviembre de 2017

(Transcripción del discurso, tal como se entregó)

La primera ministra Theresa May se dirigió a los invitados que asistieron a una cena en Londres para conmemorar el centenario de la Declaración Balfour.

Lord Rothschild, Primer Ministro Netanyahu, Gran Rabino, distinguidos invitados, Señores, Señoras y Señores.

Estoy muy contenta de estar aquí con ustedes esta noche, y de estar con usted, Lord Balfour en esta noche especial, en que celebramos el centenario de la carta escrita por su tío abuelo: la que creo que es una de las cartas más significativas de la historia.

Una carta que dio a luz a un país extraordinario.

Y una carta que finalmente abrió la puerta para ayudar a hacer realidad una patria judía.

Fue una carta que es aún más notable cuando se considera su longitud, su contexto y su sensibilidad.

Primero, fue excepcionalmente conciso, solo 67 palabras y una sola oración.

¡Según mi experiencia, esa brevedad no suele ser una característica de las cartas del Foreign Office!

En segundo lugar, debemos considerar el contexto en el que se escribió esta carta.

Volvamos nuestras mentes al tiempo de 1917. En una era de potencias imperiales rivales y con Gran Bretaña todavía enredada en medio de la Primera Guerra Mundial, la idea de establecer una patria para el pueblo judío habría parecido un sueño lejano para muchos; y ha sido ferozmente combatida por otros.

Sin embargo, fue en este momento que Lord Balfour tuvo la visión y el liderazgo para pronunciarse mediante esta declaración profunda sobre la restauración de un pueblo perseguido en una patria segura y a salvo.

En tercer lugar, esta fue una carta que sigue siendo muy susceptible para muchas personas hoy en día, pero no desconocía esas sensibilidades.

De hecho, Balfour escribió explícitamente que “no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político que disfrutan los judíos en cualquier otro país”.

Entonces, cuando algunas personas sugieren que debemos disculparnos por esta carta, digo absolutamente que no.

Estamos orgullosos de nuestro papel pionero en la creación del Estado de Israel.

Nos enorgullece estar aquí hoy junto con el Primer Ministro Netanyahu y declarar nuestro apoyo a Israel. Y estamos orgullosos de la relación que hemos construido con Israel.

Y en la medida que marcamos cien años desde Balfour, esperamos llevar esa relación aún más lejos.

Tal como el Primer Ministro Netanyahu y yo discutimos en Downing Street el día de hoy, queremos profundizar nuestros vínculos en áreas donde Israel lidera el mundo, en áreas como la agricultura, la salud, la ciencia, la tecnología y la innovación.

Israel es la verdadera nación de nueva creación y estamos orgullosos de ser su socio.

También seguimos absolutamente comprometidos con la seguridad de Israel.

Porque es solo cuando presencias la vulnerabilidad de Israel que realmente entiendes el peligro constante que enfrentan los israelíes, como lo vi en mi visita en 2014, cuando se descubrieron los cuerpos de los adolescentes asesinados Naftali Frenkel, Gilad Shaer y Eyal Yifrah.

Por lo tanto, tengo claro que siempre respaldaremos el derecho de Israel a defenderse.

Y en un mundo en el que Gran Bretaña e Israel se enfrentan cada vez más a los mismos retos y amenazas compartidos, tengo la misma claridad que nuestros servicios de seguridad continuarán profundizando su ya excelente cooperación para mantener a toda nuestra gente a salvo.

Así que creo que deberíamos reunirnos aquí esta noche con un gran orgullo por todo lo que hemos logrado, y todo lo que Israel representa como un símbolo de apertura, como una democracia próspera; y un faro para el mundo en la defensa de los derechos de las mujeres y los miembros de la comunidad LGBT.

Pero marcar este centenario no es solo acerca de lo que se ha logrado.

Debemos reconocer cuán difícil a veces ha sido este viaje -desde los judíos expulsados de sus hogares en los países árabes en 1948 hasta el sufrimiento de los palestinos afectados y desalojados por el nacimiento de Israel- ambos completamente contrarios a la intención de Balfour de salvaguardar todas estas comunidades.

Y debemos, creo, aprovechar esta oportunidad para renovar nuestra determinación sobre lo que aún debe lograrse.

Por desgracia, Balfour sigue siendo un asunto pendiente, ya que su visión fundamental de la coexistencia pacífica aún no se ha cumplido.

Y creo que hoy nos exige una resolución renovada para apoyar una paz duradera que beneficie tanto a los israelíes como a los palestinos, y en interés de todos nosotros.

Así que estoy encantada de ver al Secretario de Comercio de los Estados Unidos Wilbur Ross aquí con nosotros esta noche y, Wilbur, usted puede estar seguro del apoyo incondicional del Reino Unido por los esfuerzos que la administración de Trump está haciendo para unir a las partes y llegar a ese acuerdo de paz.

Un acuerdo de paz que debe basarse en una solución de dos estados, con un Israel seguro y protegido junto con un Estado palestino viable y soberano.

Y seamos honestos con los demás: Habrá necesidad de comprometerse mutuamente si queremos tener posibilidades realistas de alcanzar este objetivo, incluido el fin de la construcción de nuevos asentamientos y el fin de la incitación palestina. Pero a medida que trabajamos juntos hacia la visión de Balfour de una cooperación de pacífica co-existencia debemos tener igualmente claro que nunca puede haber excusas para boicots, desinversiones o sanciones: son inaceptables y este gobierno no tendrá nada que ver con quienes se suscriban a ellos. Tampoco puede haber alguna excusa para el antisemitismo en ninguna forma. Así como no hay excusa para el odio contra musulmanes, cristianos o cualquier persona basada en las religiones pacíficas que eligen seguir, según el lugar de su nacimiento o el color de su piel.

Y sí, esto significa reconocer que hay hoy una nueva y perniciosa forma de antisemitismo que usa la crítica a las acciones del gobierno israelí como una despreciable justificación para cuestionar el derecho mismo de Israel a existir. Esto es aborrecible y no lo defenderemos. Por eso el Reino Unido ha ido a la vanguardia de un esfuerzo internacional para crear una nueva definición de antisemitismo que explícitamente invoque este intento inexcusable de justificar el odio. Así que déjenme ser clara. Criticar las acciones de Israel nunca es -y nunca puede ser- una excusa para cuestionar el derecho de Israel a existir, más que criticar las acciones de Gran Bretaña podría ser una excusa para cuestionar nuestro derecho a existir. Y criticar al gobierno de Israel nunca es … y nunca puede ser, una excusa para el odio contra el pueblo judío, más que criticar al gobierno británico sería una excusa para el odio contra el pueblo británico.

Simplemente, no puede haber excusas para ningún tipo de odio hacia el pueblo judío. Nunca ha habido, y nunca lo habrá. Y déjenme decir esto también. Nunca olvidaremos a dónde pueden conducir ese odio y prejuicio. Por eso es correcto que el Reino Unido tenga un Monumento Nacional al Holocausto permanente y apropiado junto al Parlamento junto con un centro de aprendizaje que enseñará las lecciones del Holocausto. para la sociedad de hoy y a actuar como una voz contra el odio en el mundo moderno. Y estoy encantada que la semana pasada, la Fundación Holocaust Memorial del Reino Unido haya anunciado que Sir David Adjaye, Ron Arad y los arquitectos paisajistas Gustafson Porter y Bowman ganaron el concurso internacional de diseño para el centro del memorial y de aprendizaje con su evocador concepto de diseño para este nuevo hito nacional en el corazón de nuestra democracia.

Al decir todo esto, no subestimo la magnitud de los desafíos que enfrentamos juntos. El desafío de la lucha contra el odio en todas sus formas. El desafío de unir a las personas. El desafío de cumplir la visión de Balfour de una coexistencia pacífica. Pero tampoco subestimo la magnitud del premio que está en juego.

Tuve una visión de este premio cuando asistí a un concierto benéfico con la West-Eastern Divan Orchestra en el South Bank de Londres, una orquesta que reúne a jóvenes músicos israelíes y palestinos así como de otros países árabes que promueven la coexistencia y el diálogo intercultural. Actuaban juntos recaudando dinero para el Fondo de Tributos Jacqueline du Pre, que ayuda a financiar la investigación de EM. Y a través de su amor compartido por la música, escaparon de las divisiones de su historia para juntarse por una causa unida. En sus acciones, y en muchas otras como esta, el espíritu de Balfour sigue vivo. Así que esta noche debemos inspirarnos en ese espíritu.

Reconozcamos la contribución de Balfour en el cumplimiento de lo que fue una vez un poco más que un sueño de dos mil años para un pueblo perseguido. Inspirémonos en la visión que nos mostró mientras trabajamos juntos por un futuro en el que los árabes y los judíos puedan vivir en coexistencia pacífica. Y al mirar hacia ese futuro, marquemos con orgullo lo que se ha logrado con la creación del Estado de Israel y, en palabras del propio Balfour, “un hogar nacional para el pueblo judío”.

 

https://www.gov.uk/government/speeches/pm-speech-at-balfour-centenary-dinner

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.