Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
23 Kislev 5778 | lunes diciembre 11, 2017
donativo

La creencia en la apertura palestina a la solución de dos estados equivale a la locura


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

En lugar de mirar el registro histórico del conflicto palestino-israelí y extraer las conclusiones evidentes, Uri Avnery se retira a una tierra de fantasía contrafáctica.

Nunca pensé que estaría de acuerdo con algo escrito por el veterano activista israelí de “paz” Uri Avnery, pero estoy totalmente de acuerdo con su pronóstico reciente que “la pura estupidez juega un papel importante en la historia de las naciones” y que el rechazo de larga data de la solución de dos estados ha sido una gran idiotez.

Pero aquí termina nuestro consenso. Porque en lugar de mirar el registro histórico del conflicto palestino-israelí y extraer las conclusiones evidentes, Avnery se retira a la tierra de fantasía contrafáctica en la que ha vivido durante décadas. “Cuando señalé esto [la solución de dos estados], justo después de la guerra de 1948”, escribe, “estaba más o menos solo. Ahora este es un consenso mundial, en todas partes, excepto en Israel”.

Ignorando la desvergonzada apropiación de la solución de dos estados por Avnery, que entonces tenía 25 años, esta afirmación no solo es infundada, sino que es inversa a la verdad. Lejos de ser reacio a la idea, los líderes sionistas aceptaron la solución de dos estados ya en 1937 cuando fue planteada por primera vez por una comisión de investigación británica encabezada por Lord Peel.

Y aunque esta aceptación fue un poco entusiasta dado que el estado judío propuesto ocupaba apenas el 15% del territorio del mandato al oeste del río Jordán, fue el liderazgo sionista que 10 años más tarde encabezó la campaña internacional para la solución de dos estados que culminó en la resolución de partición de la ONU de noviembre de 1947.

Del mismo modo, desde el inicio del proceso de Oslo en septiembre de 1993, cinco primeros ministros israelíes sucesivos -Shimon Peres, Ehud Barak, Ariel Sharon, Ehud Olmert y Benjamin Netanyahu- han respaldado abierta e inequívocamente la solución de dos Estados. Paradójicamente, fue Yitzhak Rabin, glorificado póstumamente como un “soldado de paz” incansable, que concibió una “entidad palestina sin un Estado que gobernará independientemente las vidas de los palestinos bajo su control”, mientras que Netanyahu, a quien Avnery reprende por rechazar la solución de dos estados, ha proclamado repetidamente su apoyo a la idea, incluso en un discurso de alto perfil en 2011 ante ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos.

Por el contrario, los líderes árabes palestinos, así como los estados árabes vecinos, han rechazado sistemáticamente la solución de dos Estados desde el principio. El informe del Comité Peel de julio de 1937 condujo a la intensificación de la violencia masiva, comenzada el año anterior y restringida durante las deliberaciones de la comisión, mientras que la resolución de partición de noviembre de 1947 desencadenó un estallido inmediato de violencia palestina-árabe, seguido seis meses más tarde por un intento árabe de destruir el recién proclamado Estado de Israel.

Tampoco lo fue la Organización de Liberación de Palestina (OLP), establecida en 1964 por iniciativa del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser y designada por la Liga Árabe en 1974 como el “único representante legítimo” del pueblo palestino, más receptivo a la idea.

Su sagrado documento fundador, el Pacto Palestino, adoptado tras su formación y revisado cuatro años después para reflejar la creciente militancia de la organización, tiene mucho menos que decir sobre el Estado palestino que sobre la necesidad de destruir a Israel.

En junio de 1974, la OLP diversificó los medios utilizados para este fin adoptando la “estrategia escalonada”, que le autorizaba a apoderarse de cualquier territorio que Israel estuviera preparado u obligado a ceder y utilizar como un trampolín para obtener mayores ganancias territoriales hasta lograr, en su frase, la “liberación completa de Palestina”. Cinco años más tarde, cuando el presidente estadounidense Jimmy Carter intentó llevar a los palestinos a las negociaciones de paz entre Egipto e Israel, se topó con el muro de ladrillo del rechazo palestino.

“Este es un trato pésimo”, dijo el presidente de la OLP, Yasser Arafat, al estadounidense Edward Said, quien le pasó la oferta del gobierno. “Queremos Palestina. No estamos interesados ​​en partes de Palestina. No queremos negociar con los israelíes. Vamos a luchar”. A pesar que estrechó la mano del primer ministro Rabin en el césped de la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993, Arafat aseguró a los palestinos en un mensaje grabado en árabe que el acuerdo era simplemente una implementación del Estrategia por fases de la OLP

Durante los siguientes 11 años, hasta su muerte en noviembre de 2004, Arafat jugó un intrincado juego de Jekyll y Hyde, hablando el lenguaje de la paz para el público israelí y occidental mientras describía los Acuerdos de Oslo a sus súbditos como arreglos transitorios requeridos por las necesidades del momento. Hizo constantes alusiones a la estrategia gradual y al Tratado de Hudaibiya, firmado por Muhammad con la gente de La Meca en 628 EC, solo para ser renegado un par de años más tarde cuando la situación cambió a favor del profeta.

Insistió en el “derecho al retorno”, el eufemismo árabe / palestino estándar para la destrucción de Israel a través de la subversión demográfica; no pudo abolir las numerosas cláusulas en el Pacto palestino que promulgaron la destrucción de Israel; y adoctrinó a sus súbditos palestinos con un odio virulento hacia sus “socios de paz” y su reclamo de la condición de Estado a través de una campaña sostenida de incitación racial y política sin paralelo en alcance e intensidad desde la Alemania nazi.

Él no se detuvo en la incitación, tampoco. Construyó una extensa infraestructura terrorista en los territorios bajo su control y, finalmente, recurrió a la violencia masiva directa, primero en septiembre de 1996 para desacreditar al recién elegido Netanyahu y luego en septiembre de 2000, poco después que el sucesor de Netanyahu, Ehud Barak, le ofreciera la condición de Estado palestino , con el lanzamiento de su guerra terrorista (eufemizada como la “Intifada al-Aksa”), la confrontación más sangrienta y destructiva entre israelíes y palestinos desde 1948.

Este enfoque de rechazo fue completamente sostenido por el sucesor de Arafat, Mahmoud Abbas, quien no tuvo reparos en reiterar la más vil de las calumnias antisemitas y se ha comprometido una y otra vez a nunca aceptar la idea de un Estado judío. En la conferencia de paz de Annapolis patrocinada por Estados Unidos en noviembre de 2007, rechazó la propuesta del primer ministro Olmert para la creación de un estado palestino en prácticamente toda Cisjordania y Gaza que reconocería a Israel como un estado judío.

Cuando en junio de 2009 Netanyahu rompió con el precepto ideológico de Likud y aceptó el establecimiento de un estado palestino siempre que reconociera la naturaleza judía de Israel, el jefe negociador de paz de la OLP, Saeb Erekat, advirtió que “dentro de mil años, Netanyahu no encontrará un solo palestino que acepte las condiciones estipuladas en su discurso, “mientras Fatah, la organización constituyente más grande de la OLP y alma máter de Abbas, reafirmó su compromiso de larga data con la “lucha armada “como una estrategia, no táctica,” … hasta que la entidad sionista sea eliminada y Palestina sea liberada”

Todavía en noviembre de 2017, Abbas exigió que el gobierno británico se disculpara por la Declaración Balfour de 1917, la primera aceptación pública de la gran potencia del derecho judío a la autodeterminación nacional.

¿Pueden estos 80 años de duración recalcitrante ser considerados pura y simple, sin adulterar la idiotez? Ciertamente pueden. Si los palestinos hubieran aceptado la solución de dos estados en los años 1930 o 1940, hubiesen tenido su Estado independiente sobre una parte sustancial del mandato de Palestina en 1948, si no hace una década, y se hubiera ahorrado la experiencia traumática de la dispersión y el exilio .

Si Arafat hubiera puesto a la OLP en el camino hacia la paz y la reconciliación en lugar de convertirla en una de las organizaciones terroristas más asesinas y corruptas en los tiempos modernos, un estado palestino podría haberse establecido a fines de la década de 1960 o principios de la de 1970en 1979, como corolario del tratado de paz egipcio-israelí; en mayo de 1999, como parte del proceso de Oslo; o, como muy tarde, con la cumbre de Camp David de julio de 2000. Si Abbas hubiese abandonado el camino de rechazo de sus predecesores, se podría haber establecido un estado palestino después de la cumbre de Anápolis o durante la presidencia de Barack Obama.

El fracaso de Avnery en ver este crudo historial por lo que es, y su firme creencia en la apertura palestina a la solución de dos estados, puede no calificarse de idiotez, pero seguramente se ajusta a la famosa definición de insensatez de Albert Einstein: hacer lo mismo, una y otra vez,  esperando diferentes resultados.

Este artículo fue publicado por  The Jerusalem Post  el 21 de noviembre de 2017.

El Prof. Efraim Karsh, Director del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos, es Profesor Emérito de Estudios del Medio Oriente y del Mediterráneo en King’s College London y editor de Middle East Quarterly .

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.