Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
3 Tevet 5779 | martes diciembre 11, 2018
donativo

La Dhimmitud No Protege Del Terrorismo Yihadista [3]


El “actividad” terrorista de los muyahidines (yihadistas) no únicamente se circunscribe a apuñalamientos, degüellos, atropellos en las calles, ametrallamientos, explosiones con bombas, masacrar indiscriminadamente a los infieles sino también en el trato que se da a las mujeres “infieles” (no musulmanas). El objetivo es humillarlas a ellas y no sólo a también a sus padres, maridos, hijos y hermanos, en resumen a toda la sociedad occidental.

Las feministas y los izquierdistas alzan sus voces jactándose de abogar por la igualdad de género y los derechos individuales y de promover los derechos de las mujeres. Sostienen que estos valores son universales; que a cada persona, especialmente cada mujer, en todos los lugares del mundo, le pertenecen estos derechos “inalienables”. Pronuncian discursos y un ejército de defensores marcha al frente en pro de la causa feminista, pero desvían la mirada hacia el vacío sideral ante la humillante y degradada situación de la mujer musulmana, y ocluyen sus oídos y cierran los ojos ante el trato agresivo, violento, vejatorio y degradante que propinan los salafistas y radicales chiítas, -los fieles más devotos del Islam-, a las mujeres “infieles” (no –musulmanas) que caen víctimas en sus garras, en Occidente en general, y en Europa en particular.

 

Ministras suecas feministas -que presumen de ser adalides de la igualdad de género- del gobierno sueco que se auto define oficialmente como “el primer Gobierno Feminista del Mundo” [1],  y entre otras, líderes como Federica Mogherini, -la actual alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad-, sumisamente cubren sus cabezas con rigurosos velos ante las autoritarias miradas de los mulás y ayatolás en actos oficiales de Irán. Todas ellas se han codeado con hombres misóginos (los mulás y ayatolás) que han ordenado la muerte de miles de mujeres (y de hombres). [2] A diferencia de la actual Ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, de 58 años de edad, cristianodemócrata, madre de siete hijos -y por ese motivo ridiculizada por las “progres” feministas-, rechazó en su viaje de diciembre de 2016 vestirse con la abaya ni llevar velo al presentarse durante una visita oficial en el palacio del Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman al-Saud. [3]  Estas feministas no emiten la menor queja contra aquellos dirigentes que asesinan cruelmente a las mujeres aplicando la Sharía en nombre de Alá, siendo objetivamente colaboracionistas del misógino salafismo y del chiísmo iraní. [4] Líderes feministas suecas, como Ulla Lundegård, justifican la poligamia de los musulmanes suecos y cree que puede ser más interesante que la monogamia. [5] En Suecia se ha aceptado el matrimonio de adultos musulmanes con niñitas menores de edad, a pesar de estar en contradicción con la ley sueca, apelando a cuestiones humanitarias. La Junta de Inmigración de Suecia ha identificado a 132 niñas casadas, la mayoría de ellos procedentes de Siria, Irak y Afganistán. [6]

Toda esta sumisión al Islam no ha frenado las violaciones perpetradas por migrantes musulmanes contra las niñas y mujeres suecas. Las violaciones sexuales han aumentado espectacularmente en Europa en los últimos años. Suecia, que era admirada y envidiada por todos los progresistas del sur europeo por sus libertades, en menos de una década el país nórdico es el que presenta el mayor número de violaciones, y es calificado como la capital de las violaciones, a pesar de la mansedumbre y sumisión de su gobierno feminista, el más feminista del planeta, o bien precisamente debido a ello. [7]  La mitad de las mujeres suecas violadas son niñas. [8] Las autoridades suecas niegan la evidencia, lo que es denunciado por policías y ciudadanos que dicen estar hartos de los crímenes cometidos por musulmanes procedentes de Irak, Turquía, Siria, Afganistán, Somalia, Somalia, Siria, Somalia, y otros países musulmanes, “estos crímenes ocupan nuestro tiempo al cien por cien. Así ha sido como en los últimos 10-15 años” como explica un policía de la provincia sueca de Örebro. [9] Los jóvenes musulmanes solicitantes de asilo han convertido las piscinas públicas suecas en un calvario de violaciones y acosos sexuales. Las pandillas de jóvenes venden drogas abiertamente, portan armas en las zonas prohibidas de Suecia, las zonas NO GO. Las mujeres jóvenes de entre 16 y 24 años son el grupo de víctimas más afectado por los delitos sexuales perpetrados por los migrantes musulmanes, y el 14 por ciento de las mujeres jóvenes afirmaron que fueron víctimas de al menos uno de esos delitos durante 2016, ha informado el Consejo Sueco de Prevención del Crimen tras realizar una encuesta sobre este tema. También ha agregado que la mayoría de los crímenes registrados en su encuesta no habían sido denunciados a la policía. El Consejo Sueco de Prevención del Crimen ha declarado que los delitos sexuales y el acoso eran los tipos de delito menos denunciados, ya que solo el 11 por ciento de las mujeres que fueron sometidas a tales crímenes denunciaron los incidentes a la policía. “La razón más común para no denunciar el delito es que la víctima cree que la policía no puede hacer nada”, dijo Thomas Hvitfeldt, Gerente de la Unidad del Consejo Sueco de Prevención del Crimen, al comentar el tema. La encuesta, sin embargo, “no da respuestas” a las razones detrás del aumento de estos tipos particulares de delitos, dijo el consejo en un comunicado de prensa. Agregó que se necesita un “análisis adicional” para comprender mejor las causas de la tendencia.

La encuesta se basa en entrevistas con aproximadamente 12.000 personas de edades comprendidas entre 16 y 79 años. Se ha llevado a cabo anualmente desde 2006. [10]

Para entender las razones hace falta ser menos políticamente correcto y explicar honestamente sin disimulos ni enmascaramientos y subterfugios el concepto que tienen sobre la mujer el salafismo y yihadismo que impregna la mente de estos violadores que quieren volver a los orígenes de su credo:

 

Corán 23:1-6: ¡Bienaventurados los creyentes, que hacen su azalá con humildad, que evitan el vaniloquio, que dan el azaque, que se abstienen de comercio carnal, salvo con sus esposas o con sus esclavas en cuyo caso no incurren en reproche.

 

Corán 4:23-24: En adelante, os están prohibidas vuestras madres, vuestras hijas, vuestras hermanas, vuestras tías paternas o maternas, vuestras sobrinas por parte de hermano o de hermana, vuestras madres de leche, vuestras hermanas de leche, las madres de vuestras mujeres, vuestras hijastras que están bajo vuestra tutela, nacidas de mujeres vuestras con las que habéis consumado el matrimonio – si no, no hay culpa -, las esposas de vuestros propios hijos, así como casaros con dos hermanas a un tiempo. Alá es indulgente, misericordioso. Y las mujeres casadas, a menos que sean esclavas vuestras. ¡Mandato de Alá! Os están permitidas todas las otras mujeres, con tal que las busquéis con vuestra hacienda, con intención de casaros, no por fornicar. Retribuid, como cosa debida, a aquéllas de quienes habéis gozado como esposas. No hay inconveniente en que decidáis algo de común acuerdo después de cumplir con lo debido. Alá es omnisciente, sabio.

 

Sunan Abu Dawud 2150: el apóstol de Alá envió una expedición militar a Awtas con motivo de la batalla de Hunain. Se encontraron con sus enemigos y lucharon contra ellos. Los derrotaron y los tomaron cautivos. Algunos de los Compañeros del Apóstol de Alá se mostraron reacios a tener relaciones sexuales con las cautivas en presencia de sus maridos que eran incrédulos. Así que Alá, el Exaltado, envió el versículo coránico: “Y todas las mujeres casadas están prohibidas para ti, excepto aquellas cautivas a quienes tu diestra posee“.

 

En mezquitas salafistas se inculca que las “infieles” (judías, cristianas, yazidíes, budistas, etc.) pueden ser violadas. Así lo hace el egipcio jeque Yusaf al-Qaradawi, una de las autoridades religiosas más influyentes del mundo musulmán sunnita, que declaró al London Telegraph en 2004 ante casos de violaciones grupales de musulmanes contra mujeres no-musulmanas, que ya se estaban produciendo desde los años 1990 que “Las mujeres deberían ser castigadas si estaban vestidas inmodestamente cuando fueron violadas”. Y añadió: “Para que ella sea absuelta de culpa, una mujer violada debe haber demostrado buena conducta” [11]

 

No solo en Suecia, sino en también en otros países europeos la situación de las mujeres se va degradando a medida que se implementa la sumisión al Islam y la dhimmitud de los gobernantes, líderes de opinión y sociedad en general lo facilita. Las mujeres han desaparecido literalmente de los bares y cafeterías de ciertas áreas suburbanas predominantemente musulmanas de Francia. [12]  En Alemania, estudiantes musulmanes salafistas exigen en la Universidad de Hamburgo a las estudiantes musulmanas que vayan cubiertas con el velo en el campus universitario. [13] También en el país germano se está dando una oleada de crímenes de honor musulmanes [14] así como violaciones sexuales que se ha extendido a las ciudades y pueblos de los dieciséis estados federales de Alemania. A pesar de que el coste en vidas va en aumento, las autoridades y los medios alemanes siguen minimizando la mayoría de los crímenes, supuestamente para evitar alimentar sentimientos anti inmigrantes musulmanes.  Los espacios públicos de Alemania se han vuelto cada vez más peligrosos. Migrantes musulmanes han asaltado a las mujeres y menores alemanes en playas, carriles para bicicletas, cementerios, discotecas, supermercados, festivales de música, aparcamientos, parques infantiles, colegios, centros comerciales, taxis, transportes públicos (autobuses, tranvías, trenes de cercanías y metros), parques públicos, plazas públicas, piscinas públicas y aseos públicos. Entretanto, la Oficina Federal de Investigación Criminal (Bundeskriminalamt o BKA) ha ofrecido consejo a las mujeres alemanas sobre cómo pueden protegerse de los violadores: “Lleven zapatillas deportivas en vez de tacones altos para poder salir corriendo”.  [15]

 

El diario The New York Times revela que el Estado Islámico “eleva y celebra cada asalto sexual como espiritualmente benéfico e incluso virtuoso”. [16] Y como lo describe muy claramente el imam y jeque Muhammad Ayed el 11 de septiembre de 2015, (exactamente 14 años después del atentado del 11-S en Nueva York), en su sermón en la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalem, se dirigía a sus fieles diciendo que “los países europeos no están rodando la alfombra roja para los migrantes porque son compasivos, sino porque Europa está en extrema necesidad de una nueva fuente de mano de obra: “Europa se ha convertido en vieja y decrépita y necesita refuerzo humana … .ellos no están motivados por la compasión por el Oriente Medio, su gente y sus refugiados”, dijo Ayed, y agregó: “Pronto los vamos a pisotear bajo nuestros pies, Alá que lega. […] En toda Europa, todos sus corazones están entusiasmados por el odio hacia los musulmanes. Desean que estemos muertos, pero como han perdido su fertilidad, es por lo que buscan la fertilidad en medio de nosotros. […] Les daremos la fertilidad. Han perdido su fertilidad, Nosotros vamos a procrear hijos de ellas, les daremos fertilidad, vamos a conquistar sus países. Les guste o no, alemanes, americanos, franceses, italianos y todos lo que son como vosotros tomad, acoged a los refugiados. No tardaremos en recogerlos en la Venida del Califato, y os diremos: estos son nuestros hijos, y os enviaremos nuestros ejércitos contra vosotros!¡Esto ayudará a expandir el Califato!” [17]

 

Un video de la profesora de teología de Al-Azhar, Suad Saleh, se está volviendo viral, en este ella justifica la esclavitud sexual. En un episodio de su programa de televisión, Fiqh El Mar2a (Arabic for Women’s Jurisprudence), que se emitió el 12 de septiembre de 2014 en El Hayah 2 , el erudito dijo que el Islam organiza milk al yameen – el concepto islámico de poseer mujeres – limitando estrictamente su practica para legitimar guerras entre musulmanes y sus enemigos, donde las mujeres no-musulmanas son consideradas botín de guerra. “Para humillarlos, se convierten en propiedad del comandante del ejército o de un musulmán, y él puede tener relaciones sexuales con ellas como si tuviera relaciones sexuales con sus esposas”, obviamente si necesidad de consentimiento por parte de ellas. [18]

Una diputada de Kuwait declaró que los musulmanes deben tratar a las mujeres rusas cautivas en la guerra de Chechenia como esclavas sexuales y que es legal y legitimo venderlas a los hombres musulmanes en los mercados de Kuwait. [19]

 

El jeque Abu Ishaq al-Huwaini ha declarado recientemente que “cuando quiero una esclava sexual, debo ir al mercado y elegir la mujer esclava con la que quiero casarme, y me caso con ella”. Huwaini afirma que después de que los musulmanes invadan y conquisten un territorio no-musulmán en el curso de librar una Yihad ofensiva de las propiedades y las personas de los infieles que se niegan a convertir o pagar yizya y vivir como dhimmis sometidos, han de ser tomados como Ghanima o “botín de guerra.”Los cautivos infieles son un botín de guerra, apto para ser distribuido entre los combatientes musulmanes (yihadistas) y llevados a “el mercado de esclavos, donde las esclavas y concubinas se venden y se compran”. [20]

Todas estas declaraciones, y multitud de ellas similares, en las que se considera a la mujer no-musulmana, infiel y susceptible de ser tratada como esclava, y potencialmente esclava sexual, junto a la creencia del brutal predominio del hombre sobre la mujer, en el que las mismas esposas están obligadas a tener relaciones sexuales con él varón musulmán cuando a él le apetece, Corán 2:223: Vuestras mujeres son campo labrado para vosotros. ¡Venid, pues, a vuestro campo como queráis, haciendo preceder algo para vosotros mismos! ¡Temed a Alá y sabed que Le encontraréis! ¡Y anuncia la buena nueva a los creyentes!

 

Corán 4:34: Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos más que a otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Alá manda que cuiden. ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen, no os metáis más con ellas. Alá es excelso, grande.

 

Si este es el trato que se le puede dar a las propias esposas, cuánto más denigrante es el que se le puede proporcionar a las esclavas, “infieles” capturadas en la Yihad.

 

En Suecia los gobernantes son incapaces de “ver las razones” de tanta violencia, por la miopía de lo políticamente correcto y la inmoralidad del relativismo ético y la ignorancia del multiculturalismo que impregna la mente de los líderes de opinión y políticos.

Siempre es imprescindible explicar al malhechor del porqué de sus fechorías. Sólo es necesario preguntarles a los victimarios el porqué de sus actos y estos lo explican muy bien: “He secuestrado a vuestras hijas y voy a venderlas en el mercado, porque así me lo pide Alá”, explicaba en un vídeo Abubakar Shekau, el líder del grupo yihadista nigeriano Boko Haram que secuestró 276 niñas en Nigeria el 14 de abril de 2014. [21]

 

Suecia en 2014 se convirtió en la primera nación de Europa Occidental en reconocer un estado palestino. Los suecos y sus líderes políticos y de opinión creyeron que sacrificando a Israel contentarían y apaciguarían a los salafistas y radicales chiítas y muyahidines que viven en el país. Volvieron a repetir el mismo fallo de Neville Chamberlain con su política de apaciguamiento con respecto a la Alemania nazi y la Conferencia de Munich de 1938  permitiéndole al Führer anexionarse la región checoslovaca de los Sudetes. La política del Appeasement (apaciguamiento) no sólo apaciguó el nazismo, sino que le permitió avanzar en su expansión territorial y guerra. Si quisieran los investigadores suecos podrían saber las causas de tal incremento de violaciones y agresiones sexuales, ya que el 95,6 por ciento de violaciones sexuales en Suecia son perpetradas por migrantes musulmanes [22]

Los ataques a los ciudadanos de a pie han aumentado significativamente. Las violaciones colectivas son comunes, ataques con granadas -10 en 2015 y 25 en 2016-, violaciones sexuales – En 1975 se denunciaron 421 casos mientras que en 2014 hubo 6.620, un 1472% más-, los tiroteos ocurren a diario, incluido asesinatos. La policía da por incontrolable la capital, Estocolmo, donde en nada menos que en 62 zonas rige la ley islámica, con todo lo que ello conlleva.

Las mujeres jóvenes se sienten inseguras en Suecia y menos de la mitad de las mujeres de entre 18 y 29 años se sienten seguras. Muestra el informe “Sueños y seguridad 2017”, desarrollado por la compañía de alarmas Verisure en cooperación con Sifo Research International.  [23]  Suecia ahora posee el triste récord de ser el país con mayor número de ataques con explosivos en un mes: 17 ataques explosivos. [24]  Dinamarca está siguiendo el mismo camino que Suecia, las violaciones sexuales han aumentado espectacularmente y la seguridad de las mujeres ha disminuido bajo el gobierno liberal en Dinamarca. [25] El Servicio de Seguridad e Inteligencia de Dinamarca ha advertido que las políticas de refugiados excesivamente liberales de Merkel –Alemania- y Suecia ponen en peligro vidas en los países vecinos. La Policía danesa ha evaluado a los refugiados y migrantes musulmanes que llegan a Europa y Dinamarca y afirman que estos tienen contactos con grupos islamistas que pueden radicalizarse. [26]

Hay migrantes musulmanes que han violado niñas mujeres y/o niños varones en Suecia que se defienden en juicio declarando que no entendieron lo que es una violación [27]

De hecho ¿cómo lo van a querer entender si las mujeres salafistas y yihadistas en Siria e Irak animan y ayudan a sus esposos a violar sexualmente a las no-musulmanas, cristianas y yazidies? [28] y aquellas mujeres salafistas son un modelo de devoción religiosa del Islam.

Los jeques salafistas e imanes adoctrinan a sus fieles en que las mujeres sin hijab son “blanco” fácil para el sexo y que no tienen derecho a oponerse a sus deseos sexuales, por lo que pueden ser violadas sexualmente, obviamente sin su consentimiento. Las mujeres deben usar hijab para repeler a los hombres, si no lo llevan, pues tienen que sufrir las consecuencias de los depredadores sexuales. [29]

Esta ideología salafista -legitimiza desde el punto de vista islámico y la Sharía – y anima al Taharrush jamá´i, – palabra árabe que se traduce por  “el asalto sexual de mujeres en público por grandes grupos de hombres”-. Este término ganó prominencia en el vocabulario europeo en enero de 2016, a raíz de los informes policiales y gubernamentales alemanes en la víspera de Año Nuevo cuando por hordas de millares de jóvenes musulmanes repartidos en grupos organizados agredieron sexualmente contra millares de mujeres alemanas, mayormente en Colonia, en Hamburgo, Munich, así como también muchas otras en Suiza, Austria, Finlandia, Noruega, Suecia, en la Nochevieja de 2015. A mediados de febrero de 2015 Suecia fue declarada la capital de las violaciones en occidente. En las últimas décadas el Taharrush jamá´i llegó a Suecia con toda su fuerza: la violación en grupo, prácticamente desconocida antes en la historia penal sueca. El número de violaciones en grupo aumentó de manera increíble entre 1995 y 2006. Desde entonces se han multiplicado por 15 el número de violaciones perpetradas por bandas de migrantes musulmanes. Estas Taharrush jamá´i en el mundo occidental se remontan a cuando grupos de adolescentes australianas fueron objeto de degradación sexual por bandas de musulmanes en Sydney entre 1998 y 2002. Los agresores sexuales dijeron que lo hacían por “razones étnicas y religiosas”, las jóvenes víctimas fueron insultadas de “putas” y “cerdas australianas” por ser cristianas mientras eran perseguidas y abusadas. [30]  Uno de los secretos mejor guardados del mundo de los colaboracionistas extrema izquierdistas es la violación y la esclavitud de mujeres activistas occidentales por los árabe-palestinos en Gaza y Judea-Samaria [Cisjordania]. Estas mujeres occidentales han sido presionadas a guardar silencio acerca de su abuso sexual a fin de no proporcionar  propaganda a los odiados judíos / sionistas.

En Francia, los medios de comunicación izquierdistas franceses ocultan las violaciones y agresiones en las más de las 751 ZUS – según estadísticas del mismo gobierno galo- para no hacer propaganda a la derecha. Las ZUS son las Zones Urbaines Sensibles (Zonas urbanas sensibles). Estas ZUS son territorios de mayoría absoluta musulmana en los que la violación sexual, el robo y la violencia callejera son un hecho de la vida cotidiana. [31]

Los musulmanes adoctrinados por sunnitas salafistas e imanes chiítas son conscientes de la creciente dhimmitud europea, como lo confirma la reciente sentencia (abril 2017) de un juez alemán que ha absuelto a un musulmán turco, de 23 años de edad, del delito de violación, a pesar de que éste obligó a una mujer alemana a tener relaciones sexuales con él, y la dejó incapacitada. El juez argumentó que en “la mentalidad del círculo cultural turco”, lo que la mujer “había experimentado como violación” podría considerarse simplemente “sexo salvaje”. El juez se negó a condenar al violador, porque “ninguna intención es demostrable”. [32]

 

La dhimmitud europea ante el Islam queda reflejada en el informe, titulado Religiös motivierte Übergriffe gegen christliche Flüchtlinge in Deutschland (Los ataques de motivación religiosa contra los refugiados cristianos en Alemania), llevado a cabo por la filial alemana de Open Doors, una organización no gubernamental en defensa de los cristianos perseguidos en todo el mundo sostiene que las autoridades y la policía alemanas han minimizado deliberadamente e incluso encubierto el “problema tabú” de los ataques de los musulmanes contra los refugiados cristianos, supuestamente para evitar alimentar el sentimiento antiinmigración. [33]  También saben sobre lo insensible, indolente y cobarde que puede llegar a ser la policía cuando se trata de enfrentarse ante estos delitos cometidos por migrantes musulmanes, como por ejemplo el reciente caso de una corredora de 50 años que fue violada brutalmente por migrantes musulmanes mientras corría en un popular parque en la ciudad alemana de Leipzig. Acto seguido la policía instruyó a las mujeres que no corriesen solas o  que “sería mejor si las mujeres corrieran en parejas”. Según el registro policial, se está llevando a cabo una persecución para un joven “sureño”, un eufemismo políticamente correcto utilizado en Alemania para describir a un hombre árabe o norteafricano. [34] La misma policía alemana tiene información de haber sido infiltrada por familiares de delincuentes y criminales árabes (yihadistas) organizados y haberse convertido en agentes de policía, informa el diario alemán Die Welt. [35]

En el Reino Unido los violadores migrantes musulmanes asiáticos (en referencia a pakistaníes) han sido apenas condenados por la violación de las mujeres blancas (en referencia a cristianas), como ha declarado Robert James Buckland, el Procurador General de Inglaterra y Gales y Principal Asesor Legal del Gobierno británico. Debido a los centenares de casos de niñas violadas por migrantes musulmanes pakistaníes los expertos legales están pidiendo a los jueces británicos que defiendan adecuadamente a las niñas blancas. [36]

Un centenar de chechenos islamistas salafistas armados -dirigidos por líderes con experiencia en tiempo de guerra- están imponiendo abiertamente la ley de la Sharía en las calles de Berlín, según la Policía Municipal que está investigando una reciente oleada de asaltos violentos en la capital alemana. [37]

Las cifras de la Policía de Transporte británica muestran 1.448 delitos sexuales en los trenes en 2016-17, en comparación con 650 incidentes en 2012-13. Ante las agresiones sexuales, que no lo son para estos salafistas y yihadistas, un diputado laborista británico, Chris Williamson, ha sugerido que circulen carruajes de trenes  “sólo para mujeres” para evitar estos ataques sexuales y crear “espacios seguros”. [38]  Los trenes no son espacios seguros para las mujeres.

 

Los salafistas y yihadistas han encontrado una alianza con círculos importantes de feministas en el tema de las violaciones, cuando los perpetradores son musulmanes, como el de académicas feministas francesas que se oponen a los planes para ilegalizar el acoso callejero en Francia, con el argumento de que las nuevas leyes podrían “estigmatizar” a los hombres con antecedentes migratorios (musulmanes). Estas feministas se oponen a la declaración de la Ministra de Igualdad Marlène Schiappa que está trabajando para reducir el acoso callejero. “Sería suficiente educar a los perpetradores (violadores) sobre el terreno para cambiar su comportamiento” declaran las feministas. [30]  Esta dhimmitud no sólo domina el panorama europeo, también en Australia hay jueces que ven las diferencias culturales [religiosas] de los musulmanes como excusa para la violación. Esmatullah Sharifi fue juzgado en Australia  en 2013 por violación y su abogado argumentó que el violador musulmán no tenía claro si “las mujeres son seres humanos”. [40]

 

Mientras entre los líderes políticos y de opinión impere la dhimmitud, la sumisión y el miedo a la ideología del salafismo sunita  y radicalismo chiíta, y no exista la menor crítica contra esta ideología religiosa de supremacismo del macho y del Islam, la situación de la mujer en Europa se deteriorará paulatinamente en toda Europa. Ya lo está en las zonas No Go, las áreas en que los estados hacen dejación de sus funciones, para progresivamente extenderse al resto de la sociedad. Los islamistas pretenden humillar a las mujeres y hombres no-musulmanes en Europa y Occidente, lo que llevará simultáneamente a amplios y transversales sectores europeos a tomar posiciones xenóbofas de extrema derecha –lo que está sucediendo- que empujarán e incrementarán a la radicalización contra el colectivo musulmán y migrante que se sentirá cada vez más desarraigado y desconectado, lo que favorecerá el radicalismo islámico que retroalimentará este ciclo infernal. El feminismo dhimmi y sumiso ante el Islam, la extrema izquierda colaboracionista del Islam y la extrema derecha xenófoba consciente o inconscientemente son instrumentos que favorecen el permanente reclutamiento de musulmanes al salafismo sunnita y al radicalismo chiíta.

 

Parte I      http://porisrael.org/2017/11/30/la-dhimmitud-no-protege-del-terrorismo-yihadista-1/

 

Parte 2     http://porisrael.org/2017/12/01/la-dhimmitud-no-protege-del-terrorismo-yihadista-2/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.