Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
23 Kislev 5778 | lunes diciembre 11, 2017
donativo

Por supuesto, Jerusalén es la capital de Israel


CreditOded Balilty / Associated Press

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

JERUSALÉN – ¿Cuánto tiempo cree Ud. que ha habido un templo judío en el Monte del Templo en Jerusalén?

Esa es una pregunta que me gusta hacer cuando dirijo una discusión con israelíes o judíos de otros países. La respuesta más común es: “Dos mil años”. Pero esa es en realidad la respuesta a una pregunta por separado: ¿Cuánto tiempo hace que los romanos destruyeron el Segundo Templo, comenzando el exilio judío?

Según muchos estudiosos , hubo un templo en ese sitio durante casi 1,000 años antes de la destrucción romana. Eso significaría que durante aproximadamente 3.000 años, Jerusalén ha sido el centro del pueblo judío: un centro físico cuando se levantó un templo y un centro de oración y anhelo desde lejos después que los judíos se dispersaron por todo el mundo. Cada año, al final de Iom Kipur, el día más sagrado del año, y al final del Seder de Pascua, los judíos recitan: “El próximo año en Jerusalén “.

Entonces los judíos regresaron. En el siglo XIX, los judíos comenzaron a construir barrios y establecerse fuera de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Luego, la Guerra de los Seis Días de 1967 puso fin al corto dominio jordano sobre la Ciudad Vieja y unió a Jerusalén bajo la jurisdicción israelí. Pero este regreso ha demostrado ser más controvertido internacionalmente. Incluso los Estados Unidos, el aliado más cercano de Israel, no han reconocido a la ciudad como nuestra capital a pesar  que nuestro gobierno se ha establecido allí desde 1948 .

Según los informes, el presidente Trump pronto cambiará eso e incluso anunciará que trasladará la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén desde Tel Aviv. “El año que viene, una Embajada de Estados Unidos en Jerusalén” nunca estuvo en nuestras oraciones, pero todavía es algo que acogemos como un signo de apoyo, y un reconocimiento de la realidad.

No es que una declaración de un presidente estadounidense realmente cambie el compromiso de los israelíes con Jerusalén. Esta es nuestra capital y siempre lo será. Fue quitado por la fuerza al pueblo judío. Fue recapturado por la fuerza. Si es necesario, también se mantendrá bajo la jurisdicción de Israel por la fuerza. 

Israel, por supuesto, aceptará el cambio de tono de Washington en Jerusalén. Pero la verdad es que el anuncio del Sr. Trump no va a cambiar tanto como cabría esperar. La historia muestra que: la semana pasada, el mundo celebró el 70 aniversario de la votación de las Naciones Unidas en 1947 sobre el Plan de Partición , cuando la comunidad internacional adoptó formalmente un plan para un estado judío junto a un estado árabe en Palestina.

Este fue un logro importante para el movimiento sionista, una causa de celebración y una parte fundamental de la historia de Israel y su legitimidad. Pero la resolución no fue el factor decisivo en el nacimiento de Israel. Más crucial fue la realidad sobre el terreno. Para cuando las Naciones Unidas aprobaron la resolución, las bases para un estado judío estaban en su lugar. Los judíos que vivían en Palestina “habían alcanzado una masa crítica de desarrollo y demografia”, como explicó recientementeel historiador Benny Morris . Estaban listos y decididos. Una resolución de las Naciones Unidas fue simplemente la guinda del pastel.

De manera similar, Jerusalén es inequívocamente la capital de Israel, ya sea que los de afuera acepten este hecho o no. Eso no quiere decir que no haya desafíos a esta realidad: la comunidad internacional aún no está lista para aceptarla y los palestinos afirman que la ciudad es de ellos. Las realidades demográficas son, de hecho, engañosas. Alrededor de un tercio de los residentes de la ciudad son árabes. No obstante, los hechos son los hechos.

En 1947, antes de la votación de Naciones Unidas, la CIA advirtió que “las hostilidades armadas entre judíos y árabes se desatarán si la Asamblea General de la ONU acepta el plan de dividir Palestina en un estado judío y otro árabe”. El presidente Harry Truman decidió apoyar la partición a pesar las advertencias.  La CIA tenía razón: los árabes respondieron con violencia, lo que llevó a la Guerra de Independencia de Israel. Gracias a eso, el estado judío fue incluso más grande que las fronteras ordenadas por las Naciones Unidas y los palestinos aún no tienen un estado. Pero Truman también tenía razón, demostró ser un amigo del pueblo judío, dispuesto a arriesgarse por lo que era correcto.

¿Una declaración que reconozca a Jerusalén como la capital de Israel encenderá una ronda similar de desafío y violencia? Es posible. Saeb Erekat, un negociador palestino, ha dicho que el reconocimiento estadounidense “desalentaría a muchos de los que todavía creen que se puede lograr una solución pacífica”, lo que suena como una amenaza encubierta. Hamas, la organización terrorista que controla Gaza, instó a los palestinos a “incitar un levantamiento en Jerusalén para que esta conspiración no se apruebe”.

Sería una gran exageración argumentar que el Sr. Trump se parece mucho a Harry Truman. Pero el presidente, a menudo criticado por ser franco y nunca rehuir de decir lo que quiere decir, tendrá su momento Truman para negarse a pretender que Israel no tiene capital. Si la violencia es el resultado de eso, todos lo lamentaremos. Pero vale la pena recordar que el reconocimiento de Truman a Israel también fue recibido con violencia, y todavía se lo recuerda como un gran momento estadounidense.

Shmuel Rosner es el editor político de The Jewish Journal, miembro principal del Jewish People Policy Institute y colaborador de opinión.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.