Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Tevet 5779 | domingo diciembre 16, 2018
donativo

Paz sí, pero… ¿Con quién?


La paz entre Israel y los palestinos se ha convertido en una quimera. En estos momentos los palestinos están muy divididos, y el único grupo que podría estar dispuesto a tratar la paz con Israel no tiene peso alguno. En otras palabras, es muy probable que la mayoría palestina no tenga interés en esa paz y ansía con ver al Medio Oriente limpio de judíos.

La mayor parte del mundo que por algún motivo no pierde las esperanzas de ver finalizado el conflicto palestino israelí, no quiere renunciar a la idea de que Abu Mazen, el Presidente de la Autoridad Palestina, es el interlocutor natural del lado palestino para las tratativas de paz con Israel. No quiere ver que los seguidores de Abu Mazen, actualmente configuran un limitado número de palestinos cisjordanos quienes, hartos de sufrir, anhelan vivir en paz en esa tierra suya que surgiría a través de dichas deliberaciones. La cantidad de sus seguidores se ha reducido notablemente. Muchos de los que lo apoyaban se enrolaron en las filas terroristas que hacen estragos en el país de los judíos.

Parte de los palestinos que viven en Gaza está subyugada por dirigentes terroristas que no reconocen al Estado de Israel. El resto son jóvenes que fueron fanatizados desde que nacieron con la idea de que habrá paz solo echando a los israelíes al mar. Estos a su vez, están divididos en distintos grupos que mantienen un denominador común:¡Muerte a EEUU y a Israel!

Por otro lado, también el pueblo de Israel está muy dividido respecto a la manera de llegar a la paz. Desde aquellos que se apoyan en generosos intercambios territoriales, hasta los que piensan anexar en su totalidad los territorios liberados en la guerra de los seis días. Pero todos tienen un denominador común: nadie desea la muerte de nadie. Si bien algunos diputados israelíes insisten en instaurar en el país la pena de muerte a los terroristas, esta idea no prosperará porque no forma parte de la idiosincrasia del pueblo judío. El pueblo judío ama a su vida y respeta la ajena. Mata solo cuando se defiende o cuando tiene que defender a los suyos. Además, la pena de muerte alentaría a los terroristas suicidas que ven en su muerte, una misión cumplida que será muy bien recompensada a su llegada al paraíso.

Felizmente, la esperanza de ser un pueblo libre en su tierra que el Pueblo Judío canta en su himno, ya se concretó. Solo falta vivir en paz. El fervor con que el pueblo judío desea la paz, se hace evidente en su saludo diario. Es por eso que urge a los israelíes entablar conversaciones de paz con la otra parte. Pero, en realidad…¿La otra parte quiere paz?.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.