Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Tishri 5779 | viernes septiembre 21, 2018
donativo

UNRWA – la gran farsa de los refugiados palestinos


Finalmente, alguien está sacudiendo los cimientos debajo de una de las más grandes farsas… la Agencia de Alivio y Obras de las Naciones Unidas. Gracias al retorcido mandato que recibió de la ONU en la década de 1950, la organización ha perpetuado la difícil situación de los refugiados palestinos de una generación a otra. El mandato prohíbe a la UNRWA reasentar a esos “refugiados” y encontrarles un hogar permanente, asegurándose que sigan manteniendo la idea que algún día tendrán el “derecho al retorno”.

Ahora, la administración de Trump ha tomado medidas para descontaminar la organización, tal vez no por las razones correctas, si los palestinos no regresan a la mesa de negociaciones. Hasta el momento, ha suspendido la mitad de los fondos que normalmente otorga cada año.

A diferencia de ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha sido debidamente encargado de poner fin a la difícil situación de los refugiados, mientras que la UNWRA ha perpetuado la situación de los refugiados y se ha encargado esencialmente de garantizar que los palestinos sigan siendo desplazados. No hay otra agencia en el mundo que haga eso.

La ONU nunca ha pedido que se permita a los hindúes regresar a Pakistán o que los grecochipriotas puedan volver a Chipre, controlado por Turquía, ni ha insistido en que se permita a los musulmanes regresar a Bulgaria después de haber sido expulsados.

A lo largo de los años, decenas de millones de refugiados de una gran cantidad de etnias han sido reasentados en sus nuevos países y han reconstruido sus vidas. Pero la cordura termina cuando los refugiados son palestinos y cuando los descendientes de los refugiados quieren “regresar” a Tiberíades, Lod, Nazareth, Acre (Acco) o Jaffa (Yafo). En cierto modo, UNRWA ha creado un linaje de desplazamiento, casi genético, que pasa de padre a hijo y de una generación a otra.

Los refugiados palestinos originales sumaron no más de 500,000 a 800,000, y su número está en constante declive. Pero la industria del desplazamiento palestino está prosperando porque los hijos, nietos, bisnietos y tataranietos han recibido el estatuto de refugiado eterno. Esto está de acuerdo con lo que la ONU ha decidido cuando otorgó su mandato a la UNWRA.

No es de extrañar, entonces, que los refugiados palestinos sean 5,5 millones de personas y siguen sumando. A diferencia de otras personas desplazadas que pierden su condición de refugiados una vez que reciben la ciudadanía de su nuevo país, los refugiados palestinos continúan manteniendo ese estatus como refugiados incluso después de que se naturalizan en otro país.

UNRWA puede estar haciendo un trabajo humanitario, pero ha actuado más como una gran corporación farmacéutica que se asegura que el público nunca adopte una forma de vida saludable, asegurando así que sus ganancias continúen.

La droga es adictiva, y también lo es el estado de refugiado. UNWRA debería haber sido eliminada y agotado financieramente, independientemente del estado del proceso de paz. Su misma existencia está diseñada para mantener la noción del derecho de retorno, otro nombre para la destrucción de Israel.

Incluso los descendientes de los refugiados palestinos originales en Iraq, que recientemente han sido establecidos en Chile por ACNUR debido a las dificultades a las que se enfrentan, no pueden renunciar a su condición de refugiados. Muchos de los refugiados palestinos llevan vidas exitosas y felices en todo el mundo, pero debido a la constante perpetuación de la UNWRA, hay 59 campamentos de refugiados en el Líbano, Gaza, Judea y Samaria, Siria, Jordania y Jerusalén. Estos campos se han asegurado que una gran población palestina continúe albergando la ilusión que un día regresarán a Israel, a nuestras espaldas, y nos echarán.

La UNWRA se ha asegurado que los problemas de los palestinos nunca terminen, asegurando el dolor continuo y centrando la atención en las generaciones más jóvenes que aún viven en los campamentos. Se han utilizado miles de millones de dólares de fondos de los EE.UU. a lo largo de los años para garantizar que las vidas en los campamentos se mantengan como están en lugar de reasentarlos o cerrar los campamentos.

No es de extrañar, entonces, que Zakaria al-Agha, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación Palestina y alto funcionario de la ACNUR, dijera a los medios israelíes que el desfinanciamiento de la UNRWA “rompería una línea roja para los palestinos”. Tampoco es sorprendente que los palestinos hayan pedido a los estados árabes que presionen a Washington.

Sin la farsa llamada UNRWA, a los palestinos les resultaría extremadamente difícil definirse como refugiados. Sin ser refugiados, sus líderes no podrían exigir su “regreso” a las ciudades israelíes.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.