Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Adar 5778 | miércoles febrero 21, 2018
donativo

Se extraña Radio Jai


A un mes de haber sido desalojada las instalaciones de Radio Jai se la extraña.

Sus ondas mezcladas de  programas y música hoy solo son música para llegar a los que no cambiaron de dial por su desaparición física. Las infinitas palabras dichas en programas, entrevistas, retrasmisiones de grandes eventos y todo lo que nos representaba e identificaba como judíos quedó silenciado, salvo la conexión escrita a través de su boletín. Pero las voces, sus decires, sus opiniones, sus comentarios quedaron congelados. Tanto a los oyentes como  los que allí trabajamos nos falta esa conexión tan importante para informar e invitar a judíos y no judíos a hablar, difundir y defender nuestra pertenencia ante el antisemitismo y el sionismo.

Las miles de personas que desfilaron por sus estudios se sintieron orgullosas de hablar con libertad absoluta hasta en los momentos más cruciales políticos, económicos y sociales del país y del mundo, en periodos de guerra y de paz.

Desfilaron amigos y los no simpatizantes con nuestro ser judíos y desde sus micrófonos se debatían las posturas más diversas. Ni hablar de cómo se identificaba esta emisora por la música hebrea que encantaba a la colectividad y a todo el que la escuchaba.

Personalmente terminé mi programa de entrevistas “Una hora sin reloj” el día 18 de diciembre después  de nueve meses consecutivos de dar y recibir respeto, cariño y agradecimiento de parte de la audiencia. El ritual de llegar unos minutos antes, saludar al operador del control, ajustar detalles y salir al aire eran mis plegarias de cultura y acercamiento de gente valiosa para difundir cultura judía e internacional.

Había cerrado otro año más de mis veinte de trabajo en esa casa que era mi casa.

Ese día último día lo dediqué a agradecer a los que pasaron por el programa nombrando a uno por uno; a relatar lo vivido en la fiesta del 25° Aniversario de la existencia de la radio y en la descripción de lo que allí sucedió; a exaltar la confianza que depositó siempre en sus columnistas o conductores el Director de la emisora Lic. Miguel Steuermann;  a nombrar al operador que hace más mágica la transmisión y a todo aquel que es parte de lo que no se ve pero que hace posible la salida al aire del programa. Y después me despedí hasta el año que viene…

Dos días después todo cambió. Fue doloroso y angustiante ver irse todo lo que nos rodeó con una pregunta que me hacía a medida que se iban sucediendo los tristes acontecimientos: si no hubo un mediador para evitarlo o tal vez un Sanedrín para ejercer Justicia entre hermanos.

Siempre estaré, en mi imaginación, frente al micrófono… feliz de acompañar a la gente desde Radio Jai.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.