Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Iyyar 5778 | sábado abril 21, 2018
donativo

Israel. Entre EE.UU. y Rusia


Que no haya errores, Israel se identifica y se identificará con los Estados Unidos en la medida en que se refiere a la naturaleza fundamental basada en el valor de su relación y sus intereses predominantes compartidos. A diferencia del Movimiento No Alineado en su momento, Israel no se “sienta sobre la alambrada” cuando se trata de sus relaciones con Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, la política y la diplomacia no son un juego de suma cero, y los intereses que Israel comparte con los EE.UU. no se obtienen a expensas de sus intereses compartidos con Rusia. Por lo menos, hay un conflicto mínimo.

Como dice el refrán, ¿por qué elegir cuándo puedes tener a ambos? Binyamin Netanyahu parece ser el primer Primer Ministro desde David Ben-Gurion en tener una visión integral de las relaciones de Israel con el mundo, amigos y enemigos por igual, más que estrictamente a través de la lente del conflicto palestino-israelí. En su opinión, Israel siempre debe tratar de encontrar formas de avanzar en sus objetivos diplomáticos, de seguridad y económicos al tiempo que presta atención a las realidades de un mundo donde las convenciones pasadas están sumidas en procesos de evolución y cambio en constante expansión, para bien o para mal.

Netanyahu vio, por ejemplo, que a pesar de las pequeñas diferencias, no existe una contradicción inherente entre el interés estadounidense en estabilizar la situación en Siria mientras se refrenaban las aspiraciones geopolíticas de Irán y el interés ruso en limitar su alianza con Irán a objetivos específicos, en lugar de ampliar esa alianza en un amplio apoyo para todos los objetivos beligerantes y hegemónicos de la república islámica. Rusia no ha olvidado el trauma de su desastroso embrollo en Afganistán, que en la mente del presidente Vladimir Putin fue uno de los factores que condujeron al colapso de la Unión Soviética. Por lo tanto, hará todo lo que esté en su poder para asegurarse de que Siria no se convierta en otro Afganistán. Esto tiene un impacto directo en las relaciones israelo-rusas.

Netanyahu pudo darse cuenta, entonces, de la importancia de cultivar buenas relaciones con la Rusia de Putin, paralela, no en contraste, a la relación íntima de Israel con los Estados Unidos de Trump, y actuó en consecuencia. Israel, por ejemplo, considera que la presencia en curso de Irán en Siria y el Líbano, ya sea directamente o a través de sus diversas delegaciones, es una grave amenaza a la seguridad que debe ser erradicada antes de que se extienda. Es por eso que Israel ha actuado en varios frentes, encubiertos y abiertos, para evitar que ocurra, probablemente con el conocimiento de Rusia.

Sería una exageración decir que Israel está actuando bajo un paraguas ruso (o uno estadounidense) a este respecto. Sin embargo, es seguro suponer que Moscú está lo suficientemente preocupado por la posibilidad que las medidas de Irán y las contramedidas de Israel puedan llevarlo diplomáticamente y quizás incluso militarmente a un lugar que no quiere. Rusia también tenía dudas sobre las maquinaciones de Irán en Siria. Según los informes, un “disparador” inmediato para una posible conflagración total en la frontera norte es la intención de Irán y Hezbollah de transferir la mayor parte de su actividad al territorio libanés, incluida la fabricación de misiles de precisión y otras armas sofisticadas.

Durante su breve visita a Moscú, Netanyahu informó a Putin sobre estos posibles escenarios. Lo hizo para evitar malentendidos si Israel tiene que actuar militarmente para desbaratar estos planes iraníes. La visita de la delegación militar rusa a Israel, encabezada por el general Nikolai Patrushev, inmediatamente después de la reunión de Netanyahu con Putin, testimonia la vigilancia de Rusia con respecto a las preocupaciones e intenciones de Israel. Además, a pesar de las crecientes tensiones globales entre los Estados Unidos y Rusia en estos días, con respecto a la actividad iraní en Siria y su posible expansión al Líbano, hay un mínimo de alineación entre las dos potencias, y entre cada una de ellas e Israel.

Una última palabra de la nota: en las relaciones internacionales, uno debe caminar con cautela. Pintar la naturaleza y el alcance de la cooperación entre Israel y Rusia en una luz tan positiva no siempre es precisa, especialmente cuando proviene de personas que no están al tanto. Incluso puede ser perjudicial para la relación de Israel con Rusia e incluso con los Estados Unidos.

 
Comentarios

Si quieren vivir Los Israelies tienen que arrodillarse ante Los Rusos tal como lo estan a TRUMP jajajaja

Un judio solo se arrodilla ante Di-s. Menajem Beguin

El mesias de Los Judios es Donald Trump jajajajjaja

Y esto no termina nunca el poder , quiere ser el dueño del poder *****

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.