Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
4 Adar 5778 | lunes febrero 19, 2018
donativo

La Convención del Consejo Central de la OLP: callejón sin salida con posible oportunidad


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El reciente discurso del Presidente de la AP Abbas ante el Consejo Central de la Autoridad Palestina no señaló ningún cambio sustancial en la política y, a pesar de la aguda retórica, dejó la puerta abierta a las negociaciones y se abstuvo de respaldar propuestas hacia una solución de un solo Estado. Al mismo tiempo, Abbas, alegando que Estados Unidos ha dejado de ser un mediador imparcial, hizo hincapié en su clara preferencia que la comunidad internacional lidere el proceso político. El hecho que los representantes de Hamas y la Jihad Islámica decidieran no asistir a la convención arrojó una sombra oscura sobre sus procedimientos. A corto plazo, Israel puede explotar la debilidad palestina, continuar estableciendo nuevos hechos sobre el terreno y disfrutar de una sensación de ventaja. Sin embargo, en una perspectiva más larga, Israel podría encontrarse perdiendo

El clímax de la reciente convención del Consejo Central de la OLP, que comenzó el 14 de enero de 2018 en Ramallah, fue el discurso del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Al día siguiente, el Consejo aprobó varias resoluciones que, en efecto, son recomendaciones al Comité Ejecutivo de la OLP, el órgano de la organización. La mayoría de las resoluciones estaban en el espíritu de las recomendaciones de Abbas en su discurso y resonaron como resoluciones pasadas.

El discurso no fue un presagio de ningún cambio sustancial en la política de Abbas, que rechaza el uso del terror como una estrategia operativa, ya que perjudica los intereses palestinos, y aboga por una lucha popular y la deslegitimación de Israel. A pesar de la retórica aguda, la declaración sobre la “muerte” del proceso de paz de Oslo y la afirmación que la Autoridad Palestina ha sido empujada a una posición donde no tiene un poder soberano real (incluso el término “bajo ocupación” no fue utilizado ), El discurso de Abbas dejó la puerta abierta a las negociaciones y se abstuvo de respaldar las propuestas de prominentes miembros del Consejo de abandonar la idea de dos estados a favor de un estado, con los mismos derechos para todos los ciudadanos. Al mismo tiempo, Abbas enfatizó su clara preferencia que la comunidad internacional lidere el proceso político, sobre el modelo del grupo de estados que negociaron el acuerdo nuclear con Irán, sosteniendo que Estados Unidos ha dejado de ser un mediador imparcial. Abbas fue muy crítico con la actual administración estadounidense, lanzando insultos, entre otros, al embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, y al embajador de los Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley. Reiteró su intención de continuar los esfuerzos de la Autoridad Palestina para unirse a varias organizaciones internacionales y luchar por el reconocimiento de un estado palestino por parte del Consejo de Seguridad.

El discurso de Abbas destacó la narrativa palestina que identifica al sionismo e Israel como un complot colonialista ilegítimo ideado por las potencias occidentales; esta narración ignora la conexión histórico-nacional del pueblo judío con la Tierra de Israel. Abbas ve la iniciativa de la administración de los EE. UU. hacia la renovación de un proceso político que desde el punto de vista de los palestinos ignora los problemas de Jerusalén y los refugiados como una continuación de la misma conspiración y, por lo tanto, la rechaza sin control. En el contexto de la decepción de Abbas con la administración de los Estados Unidos y el escaso apoyo del cuarteto árabe suní pragmático a la causa palestina, y dado su escepticismo con respecto a las perspectivas del proceso de reconciliación entre Fatah y Hamas, su discurso presentó una encuesta histórica decididamente selectiva y un registro adulador como presidente de la Autoridad Palestina y presidente de la OLP.

Las resoluciones del Consejo Central después del discurso de Abbas reflejan un enfoque decididamente desafiante, así como la consternación y la exasperación. Sin embargo, como en el pasado, es extremadamente dudoso que el Consejo Ejecutivo de la OLP adopte las resoluciones y las implemente palabra por palabra.

Abbas, como presidente del Consejo Ejecutivo, está facultado para tomar las medidas necesarias para implementar las resoluciones según lo exijan las circunstancias. Sin embargo, las posibilidades son que esta vez también él no tenga apuro para implementarlas, en vista del riesgo que representa para el futuro y para la propia supervivencia de la Autoridad Palestina, que es un interés distinto del de  Abbas y la OLP y las personas jerárquicas que lo apoyan

La frustración y animosidad hacia la administración estadounidense, percibida como prejuiciosa e incluso hostil, se ha intensificado, dada la posibilidad de que el Congreso apruebe una ley para cortar fondos a la Autoridad Palestina debido a los estipendios que asigna a los terroristas prisioneros  y sus familiares (the Taylor Force Act). En este momento, con el liderazgo palestino totalmente desalentado con la administración estadounidense y con los principales estados árabes, su única esperanza es movilizar a la comunidad internacional, especialmente a la Unión Europea, para ayudar a aliviar la crisis monetaria y lograr el reconocimiento de un estado palestino independiente dentro de las fronteras anteriores a 1967 con Jerusalén Este como su capital. El cambio en la posición estadounidense con respecto a la ayuda financiera ya se manifestó en la resolución de la administración de recortar $ 65 millones de su financiación a la OOPS en el próximo trimestre. Presumiblemente, la reducción afectará al principio la actividad de la UNRWA fuera de las áreas de AP, aunque en una etapa posterior, también podría afectar la actividad de la UNRWA en la Autoridad Palestina, a menos que la Unión Europea y otros completen la brecha creada.

El hecho que los representantes de Hamas y la Jihad Islámica decidieran no asistir a la convención arrojó una sombra oscura sobre sus procedimientos; también atacaron con vehemencia a Abbas y al liderazgo de la Autoridad Palestina por mantener lazos con Israel, en particular la cooperación en materia de seguridad. La imagen emergente es la de un callejón sin salida en las relaciones entre Fatah y la Autoridad Palestina por un lado y las organizaciones de oposición palestinas por el otro, junto con el continuo deterioro de la realidad de la vida en la Franja de Gaza y el creciente aislamiento de de Gaza desde Cisjordania.

Estas circunstancias palestinas internas, junto con la elección del liderazgo palestino de separarse de la administración estadounidense e intensificar su enfoque desafiante, obligan a Israel a establecer una clara distinción estratégica entre la Franja de Gaza, donde una entidad estatal hostil ha consolidado su gobierno por un lado y Cisjordania por el otro. La entidad estatal de Hamas en Gaza puede ser hostil y funcional, disuadida de usar la fuerza militar contra Israel o ser hostil, ineficaz y violenta con Israel. A Israel le conviene garantizar que prevalezca la primera posibilidad, ya que un enfrentamiento violento podría arrastrar a Israel a volver a ocupar la Franja de Gaza para derrocar al gobierno de Hamas, sin una alternativa viable a la vista, aparte de un gobierno militar israelí, con todas las implicaciones y costos (no solo monetarios) que conllevaría. La posibilidad de ayudar a la Autoridad Palestina a recuperar el control total de la Franja de Gaza y promover la rehabilitación de la Franja por medio de la Autoridad Palestina y no por Hamas nunca ha sido una opción realista, incluso durante los mejores días del proceso de reconciliación; es incluso menos realista ahora desde la convención del Consejo Central.

Para garantizar un escenario preferible a Israel en la Franja de Gaza, uno debe reconocer a la Franja de Gaza como una entidad estatal con Hamas como su poder soberano. Las actividades con Hamas se pueden llevar a cabo a través de acuerdos y cooperación, sin necesidad de acuerdos firmados o un acuerdo permanente (que actualmente no se puede obtener), a la vez que se mantiene la disuasión militar. El objetivo de la cooperación, que se reflejaría, entre otras cosas, en la construcción de infraestructuras y la concesión de permisos de trabajo en Israel de forma controlada, es mejorar la situación humanitaria y rehabilitar la zona, a fin de reforzar la disuasión militar y reducir el riesgo de una conflagración violenta. Paralelamente, se deben tomar medidas para modificar el mandato de la OOPS, limitándolo a la ayuda humanitaria vital en proyectos definidos y controlados.

En la Margen Occidental, Israel tendrá que formular una estrategia basada en el entendimiento entre Israel y la administración de los EE. UU. y el pragmático sector árabe sunita, especialmente Egipto, Jordania y Arabia Saudita. Una ventana de oportunidad estratégica histórica ha llegado a Israel, que puede ser una oportunidad única: una administración estadounidense comprensiva, dispuesta a cambiar las reglas del juego y disociarse de los consensos que satisfacen las demandas del liderazgo palestino y las condiciones previas para la reanudación del proceso político. El sector pragmático sunita también se alía con los EE. UU. y apoya su iniciativa; ya no considera la causa palestina como una cuestión primordial o urgente y entiende la importancia de fortalecer una fuerza regional contra las aspiraciones regionales de Irán y las amenazas terroristas jihadistas salafistas.

Sin embargo, el estancamiento en el que se encuentra el sistema palestino no beneficiará a los intereses estratégicos de Israel a largo plazo. A corto plazo, Israel puede explotar la debilidad palestina, continuar estableciendo nuevos hechos sobre el terreno y disfrutar de un sentimiento de logro o ventaja. Sin embargo, desde una perspectiva más larga, Israel podría perder, en vista de la carga que tendrá que soportar en la Franja de Gaza y la necesidad de reorganizar los mecanismos de control en la Ribera Occidental en caso que la Autoridad Palestina se derrumbe o sufra deficiencias funcionales severas. Además, Israel podría ampliar la brecha con los países europeos y verse atrapado con confrontaciones innecesarias con la administración de los Estados Unidos, que tratará de restringirlo, incluso si es más comprensivo que el gobierno de Obama.

Los líderes israelíes, por lo tanto, deben traducir la voluntad declarada de avanzar a la solución de dos estados en una configuración más limitada, que al tiempo que preserva sus intereses vitales, también retiene la posibilidad de realizar esta idea en el futuro, si las circunstancias lo permiten. La medida debe basarse en acuerdos con la administración de los EE. UU. y una base de apoyo ampliada del pragmático campo sunita. Esto presentará a los palestinos la opción de aceptar un acuerdo interino controlado a largo plazo en la línea de un estado palestino dentro de las fronteras temporales (en ausencia de cualquier posibilidad de un asentamiento permanente en las condiciones políticas actuales), o rechazarlo, con todas las implicaciones que esto conllevaria, incluido el reconocimiento internacional de la obstinación palestina.

http://www.inss.org.il/publication/plo-central-council-convention-impasse-possible-opportunity/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.