Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
4 Adar 5778 | lunes febrero 19, 2018
donativo

La crisis de agua y de energía en la Franja de Gaza (2018)


La Franja de Gaza se enfrenta actualmente a una grave crisis humanitaria con implicaciones potencialmente devastadoras. La falta de agua potable para el uso doméstico y las condiciones sanitarias inseguras plantean una seria amenaza a la salud pública para los dos millones de personas que viven en la Franja de Gaza. En este momento, grandes cantidades de aguas residuales no tratadas ya han cruzado las fronteras de Gaza y han tenido repercusiones adicionales para varias comunidades vecinas en Egipto e Israel, y en un momento Israel se vio obligada a cerrar dos de sus playas.

El discurso israelí sobre Gaza tradicionalmente gira en torno a las amenazas de seguridad convencionales que emanan desde la Franja, como la construcción de túneles que conectan Gaza con Israel o los lanzamientos periódicos de cohetes e incursiones de Hamás y otros grupos militantes. Sin embargo, crece el consenso de que el colapso de la infraestructura civil de Gaza y la inminente crisis humanitaria y ambiental podrían poner en peligro a Israel y la seguridad de la región.

Según un informe de 2016 de la Autoridad Palestina del Agua (PWA) (1), el suministro total de agua para uso doméstico en la Franja de Gaza asciende a 95 mcm/a, de los cuales 86% proviene de pozos de agua subterránea municipales (3); 4% proviene de la desalinización; y 7% de Mekorot, la compañía nacional de agua de Israel (figura 1). A partir de 2015, 96.4% del agua natural extraída del acuífero de la costa – la principal fuente de agua de la Franja – no es apta para el consumo humano por los estándares de la OMS (figura 2).

Figura_1

Figura 1. Fuentes de suministro de agua en la Franja de Gaza

La extracción excesiva del acuífero ha provocado la infiltración de agua de mar, elevando los niveles de salinidad mucho más allá de las reglamentaciones sanitarias de la OMS. Los resultados muestran que el agua extraída de más del 80% de los pozos existentes, concretamente 201 de 249, contiene concentraciones de cloro, Cl (indicador de salinidad), superior al límite de 250 mg/l de la OMS. Los altos niveles de salinidad en el agua subterránea pueden disminuir la producción de cultivos y también pueden tener un impacto directo en la salud humana, incluido el aumento de la presión arterial y la frecuente diarrea. Además, las investigaciones indican que el patógeno del cólera muestra una mayor resistencia en el agua salina, lo que aumenta el riesgo de infecciones por cólera y posibles epidemias (2).

La descarga de aguas residuales no tratadas generadas por la población ha causado niveles alarmantes de nitrato (NO3) en el acuífero de Gaza. El informe de PWA revela que gran parte de la Franja de Gaza presenta niveles de nitratos que van de 100 a 200 mg/l, hasta cuatro veces más que el límite de 50 mg / l recomendado por la OMS. La presencia de nitratos puede desencadenar enfermedades transmitidas por el agua, como la metahemoglobinemia, una enfermedad grave de la sangre, así como una enfermedad relacionada también conocida como síndrome del bebé azul, que ya se ha propagado entre la población de Gaza.

Un informe de la ONU (3) consideró que los problemas del agua y el saneamiento en Gaza son problemas de primera importancia, y concluyó que para 2020 la Faja de Gaza será inhabitable. Esto tiene consecuencias nefastas no solo para la población palestina de Gaza, sino también para toda la región, como lo hizo eco en una declaración de junio de 2016 del Primer Ministro israelí Binyamín Netanyahu: “Cuando no hay suficiente agua en Gaza, y Gaza está en el proceso de secado gradual, los acuíferos se contaminan y cuando los acuíferos se contaminan, esto no se limita al lado del acuífero de Gaza. Por lo tanto, a Israel le interesa mucho lidiar con el problema del agua en la Franja de Gaza. Cuando no hay suficiente electricidad, surgen varios problemas, incluidos los que tienen que ver con el saneamiento, y cuando hay brotes [de enfermedad pandémica], los brotes no se detienen en las vallas. Esto es a la vez un interés humanitario y un interés israelí sobresaliente” (4).

Figura_2

Figura 2. Informe de PWA sobre el agua de Gaza

La actual crisis humanitaria en Gaza es producto de una serie de factores interconectados, incluida la gobernanza fallida del liderazgo de Hamás y su falta de cooperación con la Autoridad Palestina (AP), las severas restricciones impuestas por el bloqueo israelí y la excesiva dependencia de Gaza en la comunidad de donantes.

Israel y la Autoridad Palestina acordaron la venta de 10 mcm adicionales de agua para aliviar la situación, un acuerdo que fue alcanzado como parte de una versión revisada del proyecto Red-Dead Canal (5).

Una vez que el acuerdo entre en vigencia, Gaza comprará una cantidad total de 20 mcm de Israel, que se duplicará una vez que se combine con la Franja. Por el contrario, para abordar el problema del agua de Gaza en sus raíces, la Autoridad Palestina e Israel deben pensar en soluciones viables a largo plazo. Los planes para la construcción de plantas de desalinización y tratamiento de aguas residuales están en marcha. El principal obstáculo para la ejecución de estos proyectos es actualmente la falta de electricidad para alimentar dichas instalaciones, incluida una planta de desalinización recientemente construida con el apoyo de la UE y UNICEF, que depende de los generadores que trabajan con combustible importado; y la planta de tratamiento de aguas residuales de emergencia del norte de Gaza (NGEST), dirigida por el Banco Mundial, que funcionará a fines de 2017. Aunque anteriormente se acordó con funcionarios israelíes y palestinos, la venta propuesta de electricidad adicional mediante la construcción de una potencia de 161K línea, que conectará aún más la red de Gaza con el proveedor de electricidad de Israel, parece ser rehén de las solicitudes de la Autoridad Palestina para reducir la venta existente de electricidad a Gaza.

La voluntad de Israel de responder a la crisis de agua y saneamiento de Gaza surgió tras la publicación de los detalles obtenidos de una solicitud de libertad de información de EcoPeace Middle East, que atrajo la atención de los medios.

Durante el primer trimestre de 2016, la Planta Desaladora de Ashkelon, que suministra de 15 a 20 por ciento del agua potable de Israel, se vio obligada a cerrar dos veces debido a las aguas residuales vertidas en el mar Mediterráneo desde Gaza. Además, en el mismo período se produjo un colapso total del sistema de alcantarillado de Gaza, que provocó que las aguas residuales sin procesar de Beit Lahiya, a unos 200 metros de la frontera con Israel, fluyeran al depósito de agua del Consejo Regional de Hof Ashkelon.

El incidente alentó a 14 miembros del Congreso de los EE.UU., Demócratas y republicanos a enviar una carta (13 de julio de 2016) al ministro israelí de Defensa, Avigdor Liberman, y al ministro israelí de Infraestructura Nacional, Energía y Recursos Hídricos, Yuval Steinitz, instándoles a tomar las medidas correspondientes para garantizar el suministro adicional de electricidad a la nueva planta de tratamiento de aguas residuales de Gaza. Como resultado, Israel aprobó la construcción de una nueva línea eléctrica dedicada desde Israel a NGEST específicamente, o la línea más grande de 161K a Gaza.

A pesar de tal progreso, en el momento de escribir estas líneas, las negociaciones relacionadas con la línea eléctrica todavía están en curso y parecen estar obstaculizadas por los cortes de electricidad en general. En abril de 2017, después de una primera carta en enero de 2017, el Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT) envió una segunda carta a representantes internacionales en Israel, advirtiendo sobre las consecuencias de la crisis del agua y la energía en Gaza y solicitando medidas que debe tomar la comunidad de donantes para aliviar la situación.

Cortes de electricidad

En abril de 2017, la Central Eléctrica de Gaza (GPP), que había estado funcionando desde 2002, cerró debido a la falta de combustible, privando a la población de Gaza de aproximadamente el 30 por ciento de la energía normalmente disponible. Antes de este recorte, la electricidad disponible en Gaza ya era menos de la mitad del requerimiento estimado.

Contra una demanda estimada de 350 a 450 MW diarios, la red eléctrica de Gaza normalmente proporciona 208 MW/d (figura 3), de los cuales 120 MW son vendidos y suministrados por Israel, 60 MW son producidos por el GPP (con combustible importado a través de Israel) , y 28 MW son vendidos por Egipto (6).

Figura_3

Figura 3. Suministro de electricidad y demanda en Gaza

En respuesta a una crisis energética anterior en enero de 2017, que provocó una ola de disturbios sociales en contra de Hamás, Turquía y Qatar intervinieron para mitigar la crisis. Turquía ofreció 15,000 toneladas de combustible diesel para operar la central eléctrica de Gaza, mientras que Qatar transfirió $ 12 millones a la Autoridad de Energía Palestina en Ramallah para comprar las grandes cantidades de combustible diesel necesarias para operar la central eléctrica de Gaza. Sin embargo, tres meses después, los fondos de Gaza asignados por Turquía y Qatar ya se habían agotado, lo que dejó a la Franja en una situación crítica. La crisis humanitaria de Gaza se vio envuelta en una disputa política entre la AP y las autoridades de facto de Hamás por los impuestos al combustible, lo que llevó a la Autoridad Palestina a anunciar que no pagará los costos de la importación de electricidad de Israel a menos que Hamás devuelva los impuestos recaudados de los palestinos en la Franja de Gaza.

Para empeorar las cosas, la contribución de Egipto a la electricidad – alrededor del 10 por ciento del suministro total de Gaza – también se vio comprometida temporalmente después que todas las líneas eléctricas de Egipto que alimentaban el sur de la Franja de Gaza colapsaron a fines de abril.

El impacto humanitario que siguió siendo extremadamente preocupante y tiene muchos efectos en una amplia gama de sectores:

  1. Los hospitales funcionan a una capacidad mínima con los servicios de esterilización y limpieza reducidos, lo que resulta en tasas de infección más altas y un número creciente de pacientes enviados a Israel.
  2. Las plantas de tratamiento de aguas residuales no están funcionando en su totalidad, lo que resulta en más de 100,000 metros cúbicos de aguas residuales crudas o mal tratadas que se descargan diariamente en el mar. Además, numerosas estaciones de bombeo de aguas residuales ahora están en riesgo de inundación, desbordamiento y contaminación.
  3. Las plantas de desalinización a pequeña escala no están funcionando a plena capacidad, con el resultado de que se ha reducido el suministro de agua. Esto ha aumentado la dependencia de Gaza de proveedores de agua privados e incontrolados con estándares de higiene más bajos.

Para mantener la confiabilidad operativa de las instalaciones críticas de salud, agua y saneamiento, los principales donantes (UNRWA, OCHA, UNICEF y OMS) están coordinando la entrada y distribución de combustible para operar generadores de respaldo.

Sin embargo, incluso a plena capacidad, el suministro de electricidad israelí y egipcio, junto con la única planta de energía de Gaza, no cubre la necesidad energética de la Franja.

Esto subraya la necesidad de buscar soluciones a largo plazo en lugar de medidas de emergencia, y someterse a una revisión completa de las estrategias que hasta ahora se han adoptado hacia Gaza.

Recomendaciones

Los israelíes y los palestinos se han comprometido a presentar numerosas soluciones prácticas, como la venta de agua adicional, la construcción de una nueva línea de alta tensión (la línea 161 que abastece a Gaza con 100 MW adicionales en unos pocos años) y la conexión de la Franja de Gaza a una infraestructura de gas natural. Este último permitiría la producción de electricidad barata y eficiente dentro de la Franja de Gaza, una medida que en última instancia fortalecería la infraestructura civil de Gaza.

Sin embargo, el diablo siempre está en los detalles: el pago por la electricidad sigue siendo un problema, y ​​la rivalidad entre la Autoridad Palestina y Hamás continúa siendo un obstáculo para cualquiera de las soluciones sobre el terreno. Sin un compromiso pleno de todas las partes bajo los auspicios de la comunidad internacional, es poco probable que se elabore un acuerdo general sobre el agua y la energía de manera oportuna.

Por lo tanto, existe una necesidad urgente de designar a un tercero (mediador) para ayudar a la ronda de partes interesadas involucradas, de modo que los acuerdos sobre el agua y la electricidad de Gaza puedan alcanzarse lo antes posible. Solo una vez que se implemente un acuerdo, pueden avanzar los esfuerzos coordinados entre donantes, israelíes y palestinos.

 

Citas

  1. Palestinian Water Authority (PWA), “2015 Water Resources Status Summary Report/Gaza Strip,” Water Resources Directorate, April 2016.
  2. A. Khan, Ireson, et al. (2011) in Turn Down the Heat: Climate Extremes, Regional Impacts, and the Case for Resilience, World Bank, June 2013.
  3. United Nations, “Gaza in 2020: A Liveable Place?” Office of the United Nations Special Coordinator for the Middle East Peace Process (UNSCO), Jerusalem, 2012.
  4. Israel Ministry of Foreign Affairs, “PM Netanyahu’s Statement at his Press Conference in Rome,” June 27, 2016, http://mfa.gov.il/MFA/PressRoom/2016/Pages/PMNetanyahus-statement-in-Rome-27-June-2016.aspx.
  5. The 2013 Red-Dead Canal agreement includes reference to two bilateral water deals: a water swap between Israel and Jordan and a water sale between Israel and the PA. Accordingly, Israel committed to sell an additional amount of 33 mcm water to the PA, of which 23 will go to the West Bank and 10 to Gaza.
  6. United Nations, “Humanitarian Impact of the Gaza Electricity Crisis,” May 2017, https://reliefweb.int/report/occupied-palestinian-territory/humanitarian-impactgaza-electricity-crisis-may-2017.

 

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.