Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Kislev 5779 | domingo noviembre 18, 2018
donativo

¿Muerte de la democracia? – Parte II


Anjem Choudary

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gran parte de la debilidad que hemos identificado en tantos estados europeos modernos proviene, irónicamente, de muchas de nuestras fortalezas. Tenemos mucho de qué enorgullecernos. Sin embargo, imperfectamente a veces, hemos reemplazado la tiranía con la democracia, garantizamos la libertad de expresión y de prensa, garantizamos derechos para todos los ciudadanos, proporcionamos bases legales y políticas para el creciente empoderamiento de las mujeres, luchamos contra el racismo y el fanatismo religioso, trajimos hombres y mujeres homosexuales fuera del armario, protegiendo el medio ambiente y la vida silvestre, extendió la provisión de atención médica a la mayoría de las personas, abolió la sentencia de muerte en todos los países europeos (e Israel) e instituyó regulaciones para bloquear y castigar crímenes como tráfico de personas, esclavitud y drogas contrabando.

El mejor ejemplo de lo que esto significa se encuentra en el Estado de Israel. Es precisamente porque Israel y la mayoría de los israelíes han combinado desde el principio los valores éticos judíos con las creencias de la Ilustración occidental, lo que hace que se destaque tan marcadamente contra todos sus vecinos. Los abusos contra los derechos humanos en Irán, los estados árabes, Turquía y más allá, garantizan que Israel, sin importar cuánto sea abusado por los organismos internacionales y los medios, y sin embargo defectuoso, es, de hecho, un bastión de la democracia, los derechos humanos, la igualdad ante la ley y el valores positivos que van con ellos.

La ironía, por supuesto, es que tanta gente ha adoptado una forma de interpretar los derechos humanos y los valores liberales de una manera que a menudo los socava. La corrección política, tal como se desarrolló durante los años ochenta y noventa, comenzó con buenas intenciones. Las palabras, políticas y acciones que fueron intencionadas o inadvertidamente construidas para ofender a las personas a causa de su raza, discapacidades, sexualidad, etc., deben ser reemplazadas por términos “correctos” que no ofendan. Mucho bien fue hecho por eso, y hoy hay expresiones que uno nunca encontraría en publicaciones respetables ni escucharía en transmisiones públicas. Con razón han sido apartados a un lado en todo discurso decente.

Muchos profesionales de la corrección política, sin embargo, han llevado las cosas al punto en que incluso el discurso o la conducta perfectamente racional, bien argumentada e inteligente han sido condenados. Esto podría ser, y evidentemente es, hecho para inhibir el debate: un nuevo tipo de censura hecha vívida por profesores y estudiantes en la mayoría de las universidades occidentales en la cual los hablantes que ofrecen puntos de vista alternativos (como académicos pro-israelíes) tienen prohibido ingresar al campus, mientras los estudiantes asustados de estar molestos por una conferencia que presenta un punto de vista diferente crean “espacios seguros” que no existirán en su graduación para calmar sus sentimientos. Esto se ha vuelto tan destructivo para el propósito de la universidad, que en diciembre de 2017 Jo Johnson, el Ministro de Educación Superior del Reino Unido, le dijo a las universidades detener la práctica de los altavoces “sin plataformas”. Inevitablemente, los líderes estudiantiles lo atacaron por decirlo.

A medida que los grupos antisistema cambiaron su apoyo a las clases trabajadoras y se enfocaron en la solidaridad con aquellos llamados por Frantz Fanon “los infelices de la tierra”, su compasión por las personas que sufren en el Tercer Mundo quedó eclipsada por la convicción que todos los males de hoy provienen del imperialismo y el colonialismo. Hasta la década de 1970, esta misma convicción se expresó en apoyo de los estados comunistas, independientemente de cuán opresivos pudieran ser.

Junto con la creencia que los sufrimientos del mundo se remontan a estados imperialistas y colonialistas en Europa y América, se desarrolló un creciente desprecio por los blancos que eran ciudadanos de esos estados. A pesar que Gran Bretaña, Francia, y Portugal habían abandonado sus imperios en África y en otros lugares, aún estaban contaminados con esa descripción. Igualmente, a pesar que Israel nunca había sido una empresa colonizadora y, de hecho había servido de refugio a algunas de las personas más perseguidas del mundo, todavía era atacado con el mismo insulto.

Este desprecio por Occidente se tradujo bien en muchas causas, pero en ninguna parte más estrechamente que con la fuerza creciente del Islam radical. Después de la Revolución Islámica en Irán en 1979, y una percepción generalizada que los musulmanes debieran ser considerados como las mayores víctimas de la hegemonía occidental, los occidentales cada vez más coincidían con una interpretación islámica de la historia y esperanzas de un apocalipsis para rectificar las injusticias del pasado.

Más de un radical que había sido una espina en la carne de las democracias occidentales llegó incluso a convertirse al islam y unirse a las antipatías occidentales de Irán y el mundo árabe. Roger Garaudy , una figura destacada en el Partido Comunista francés y un negador del Holocausto condenado, se convirtió en héroe de esa negación en el mundo musulmán y se convirtió al Islam en 1982. Carlos el Chacal (Ilich Ramírez Sánchez), que se describió a sí mismo como un marxista, “revolucionario profesional” leninista que se hizo terrorista, lo hizo alrededor del año 2000 .

Muchos otros se convirtieron en partidarios entusiastas de grupos terroristas islámicos como Hamas. En 2010, la hija mayor del Che Guevara, Aleida, viajó al Líbano para expresar su admiración por el grupo radical chií Hizbullah. Judith Butler, una profesora estadounidense revolucionaria, afirmó que “comprender a Hamas / Hezbolá como movimientos sociales progresistas, que están a la izquierda, que son parte de una izquierda global, es extremadamente importante”. Esto es de una mujer que se hacía llamar feminista y defensora de los derechos de los homosexuales. Llamar a Hamas y Hizbullah “progresista” debería quedarse en la garganta de cualquiera que sepa cómo ignoran los derechos humanos, oprimen a las mujeres y asesinan homosexuales.

Un hombre, Edward Said, hizo un daño grave a las percepciones públicas de los valores occidentales, incluida la democracia. Su libro de 1978, Orientalismo, fue considerado –mistificador o mentiroso- muy apreciado por muchos estudiosos que deberían saber que lo conocían mejor, teniendo en cuenta sus múltiples engaños, como, por ejemplo: aquí , aquí , aquí , aquí , aquí , aquí , aquí , aquí , aquí y aquí . [1]

Por supuesto, mucha gente que también debería haberlo sabido mejor, creía en espejismos como el comunismo, y muchos todavía creen, a pesar de ejemplos como la catástrofe de Venezuela, en el socialismo.

Said promovió la presunción que Occidente, con su historia de imperialismo y colonialismo, ha dejado a los habitantes del Medio Oriente y los musulmanes (especialmente los palestinos) como las víctimas del mundo. Las democracias occidentales, según él, son los villanos más grandes de la historia, con Israel como la fuente de todos los males en el Medio Oriente y mucho más allá.

Al ignorar los logros notables de Occidente y blanquear los numerosos errores cometidos a lo largo de los siglos por los musulmanes, por no mencionar el duro tradicionalismo que ha sumido a todos los países islámicos en la mayoría de las políticas opresivas que los liberales normalmente condenarían, Said trató las actitudes y políticas occidentales y pro islámicas como respetables entre los crédulos. La única recompensa vocal a esta indulgencia para el Islam, en otro triste ejercicio de “disparar al mensajero”, proviene de personas ahora acusadas -con frecuencia injustamente- de ser “racistas” o “islamófobas”.

Esta difamación de “pincel amplio” ha creado problemas, sin lugar a dudas, a aquellos que ofrecen críticas equilibradas del Islam, pero que a menudo son tratados con el mismo pincel.

Una negación generalizada a escuchar las serias preocupaciones sobre el Islam como una ideología y una empresa política se deriva de lo que es, en muchos sentidos, la posición más peligrosa, aunque involuntaria, tomada por el medio término. Uno pierde la pista del número de políticos occidentales y líderes eclesiásticos que alegremente sostienen que “el Islam es una religión de paz” o que, cuando se enfrentan al terrorismo yihadista, sostienen que “no tiene nada que ver con el Islam”. Una especie de parálisis engendrada por el temor a ser considerado un “islamófobo” hace que sea difícil, si no imposible, que las personas a los ojos del público admitan que hay otra verdad que, desafortunadamente, ha sido conocida durante siglos.

Quizás el ejemplo reciente más vívido de una versión del Islam que choca con otra es una carta publicada en línea el día de Navidad del año pasado. Está dirigido al Papa Francisco, quien estaba registrado, diciendo que “el Islam es una religión de paz, una que es compatible con el respeto a los derechos humanos y la coexistencia pacífica”. La muy inteligente y fuertemente argumentada carta fue escrita en nombre de más de mil ex musulmanes que se habían convertido al catolicismo y querían explicar que habían conocido el Islam de primera mano, que era precisamente la razón por la que habían abrazado el cristianismo. Las citas de las escrituras cristiana e islámica dejan muy en claro cuáles son las diferencias entre las dos religiones.

Es hora de algunas verdades hogareñas. El Islam ha estado en guerra con Occidente por unos 1,384 años, con muy poco respiro. Cuando los ejércitos árabes musulmanes invadieron Siria en 634, llegaron a destruir todo menos una gruta del imperio cristiano bizantino (que finalmente derrotó cuando los turcos otomanos conquistaron Constantinopla en 1453), tomaron el control de España, Portugal, Sicilia y otras tierras en el al norte de la costa mediterránea, fue el comienzo de interminables guerras por la jihad. Estas guerras no terminaron durante los siglos de la trata de esclavos de Barbary durante el cual los cristianos fueron robados rutinariamente por piratas musulmanes y vendidos en mercados en Argel y en otras partes de la costa norteafricana. Los ataques tampoco terminaron cuando los países europeos colonizaron o crearon protectorados sobre estados musulmanes como el imperio mogol del norte de la India, Argelia, Túnez, Marruecos y Egipto. En la década de 1920, Gran Bretaña controlaba aproximadamente a la mitad de los musulmanes en el mundo y había derrotado al mayor imperio musulmán de la historia, el de los otomanos. Pero esta expansión del poder europeo solo sirvió para fomentar el resentimiento y alentar la violencia contra los poderes imperiales. Esta ofensiva islámica contra el poder occidental ha dado paso a grupos grandes, a menudo internacionales, como los talibanes, al-Qaeda, el Estado islámico, Hamas, Hezbolá y cientos de otros militantes terroristas islámicos o ejércitos.

Desafortunadamente, concluir que el terrorismo moderno “no tiene nada que ver con el Islam” o que “el Islam es una religión de paz” contradice visiblemente el registro histórico. Es este tipo de pensamiento el que deflacta las democracias modernas. Lo más importante es que no parecemos capaces de entender que el Islam es, ante todo, un proyecto totalitario que abarca todos los aspectos de la vida humana desde lo espiritual a lo material, desde la ley hasta el gobierno, desde la vestimenta hasta la comida, el sexo y los impuestos. Este totalitarismo rechaza la democracia de la manera más básica, como si viniera de simples humanos en vez de lo divino, de Alá.

Los modernos radicales musulmanes de Hasan al-Banna ‘, Sayyid Qutb, Abu A’la Mawdudi y el radical británico actualmente encarcelado, Anjem Choudary, insisten en que, dado que solo Dios puede hacer leyes, la idea que los seres humanos pueden legislar a través de las democracias parlamentarias es aborrecible, como es la idea de libertad para todos los ciudadanos. Choudary, por ejemplo, deletreó este rechazo en términos claros durante un discurso público :

  • “No a la democracia, no a la libertad”, gritó Anjem Choudary a través de un micrófono. “No al liberalismo, no al secularismo. No al cristianismo. No al judaísmo. No al sikhsm. No al budismo. No al socialismo. No al comunismo. No al liberalismo. No a la democracia. ¡Democracia, vete al infierno! Democracia, vete ¡Al infierno!”

Por ejemplo, aquí está Esposito sobre Sami Al-Arian , quien se declaró culpable en 2006 por proporcionar bienes y servicios al grupo terrorista Jihad Islámica palestina:Probablemente no puedas ser mucho más radical que eso. Sin embargo, cuando los académicos occidentales, como John Esposito y Juan Cole, defienden a los extremistas y fingen que en realidad significan lo contrario de lo que dicen, su debilidad se extiende al resto de la sociedad.

  • Sami es un hombre de familia dedicado …. Sami Al-Arian es un estadounidense orgulloso, dedicado y comprometido, así como un palestino orgulloso y comprometido. Es un erudito y activista intelectual extraordinariamente brillante y elocuente, un hombre de conciencia con un fuerte compromiso con la paz y la justicia social.

Y aquí está otra vez , esta vez en los ataques del 11 de septiembre: “El 11 de septiembre”, dijo, “ha hecho que todos se den cuenta del hecho que no abordar el tipo de cuestiones involucradas aquí, de tolerancia y pluralismo, tiene repercusiones catastróficas. ”

Y así es como él habla de los terroristas suicidas palestinos :

  • No los llames bombarderos suicidas, llámalos shuhada[mártires] ya que no han escapado de las miserias de la vida. Ellos dieron su vida. La vida es sagrada, pero algunas cosas como la verdad y la justicia son más sagradas que la vida. No están desesperados, son optimistas … [Los israelíes] tienen armas, tenemos la bomba humana. Amamos la muerte, ellos aman la vida.

Cole también se inclina hacia atrás para no llamar a espada a una pala:

  • Es porque tanto en árabe como en otros idiomas “islámico” se refiere a los ideales de la religión musulmana que tanto los musulmanes como las personas con buena dicción inglesa objetan enérgicamente a una frase como “terrorismo islámico” o “fascismo islámico”.

De acuerdo con AJ Caschetta ,

  • Uno de los apologistas preeminentes del Islam, Cole es un gran equívoco, siempre listo con una analogía de la mala conducta occidental para restar importancia y contrarrestar las irregularidades islámicas. Su respuesta es culpar al orientalismo de todos los males del mundo musulmán.

En su artículo de 2016 “Fue la tolerancia desesperada de Gran Bretaña lo que permitió que el odio de Anjem Choudary creciera“, la periodista británica Allison Pearson criticó nuestra incapacidad para arrestar a uno de los hombres más peligrosos del país durante dos décadas.

La falta de reconocimiento del radicalismo islámico por parte de muchas personas elegidas o empleadas para proteger a los ciudadanos europeos del peligro nos ha expuesto a ataques terroristas que han matado y mutilado a cientos. En cuestión de unos veinte años, todos nos hemos encontrado viviendo en ciudades y pueblos centrados en la seguridad, con miedo de caminar por nuestras calles, comprar en nuestros mercados, asistir a conciertos de rock o visitar edificios gubernamentales. Mientras tanto, miles de judíos abandonan Europa , expulsados ​​por los temores provocados por una nueva ola de antisemitismo que ha sido liderada en muchos lugares por los fundamentalistas musulmanes. Francia, con sus 750 zonas prohibidas y su población islamista privilegiada, es la más afectada, a pesar de que tenía la mayor comunidad judía de Europa en medio de ella.

En las últimas tres décadas, las sociedades occidentales se han vuelto casi impotentes frente a las ideologías que desafían sus valores más básicos. Habiendo rechazado muchas expresiones de extremismo político y religioso, fanatismo y crueldad; habiendo abandonado el imperialismo y el colonialismo; y habiendo promulgado leyes sobre crímenes de odio, los europeos y los estadounidenses siguen siendo condenados por activistas que defienden los principios de la corrección política radical. Para muchos en una amplia gama de universidades estadounidenses y europeas que parecen fanáticos, en su afán de cortar la libertad de expresión si alguien se opone a sus puntos de vista, cualquier cosa que huela a crítica de minorías étnicas, de género o religiosas debe ser condenada directamente. Con demasiada frecuencia, la única respuesta a esta hipersensibilidad proviene de otros fanáticos, Hungría . [2]

En The Rape of the Masters: Cómo la corrección política sabotea el arte, el autor estadounidense Roger Kimball explora el daño en las disciplinas artísticas de los pensadores posmodernos políticamente correctos. En el prefacio (página xix), escribe:

  • La segunda razón por la cual los asaltos a la tradición … importan es que representan un frente en una guerra mucho más grande, una guerra sobre el tenor y la forma de nuestra cultura, sobre nuestra comprensión compartida de lo que los griegos llamaban “la buena vida” para el hombre.” “La violación de los maestros” … es parte de … un proceso de des-civilización. En otras palabras, lo que estamos presenciando no es simplemente una traición a una disciplina académica: es un asalto a una cultura, una forma de ver y valorar el mundo y nuestro lugar en él.

“Des-civilización”. Sin embargo, aquí vamos, dirigidos por una intelectualidad, iglesias y partidos políticos políticamente correctos, entregando efectivamente nuestra civilización a personas que la odian.

Más tarde, Kimball escribe:

  • A menudo se ha observado que las ideologías totalitarias explotan las libertades democráticas precisamente para destruir la libertad y abolir la democracia. Las sociedades democráticas predican la tolerancia, muy bien, el totalitario inteligente exige en voz alta la tolerancia de sus propias actividades, mientras que elimina escrupulosamente las condiciones que hacen posible la tolerancia. (p 79).

Eso es exactamente lo que permitimos que tenga lugar en las democracias occidentales. Una combinación de estos aspirantes totalitarios y musulmanes ha criminalizado a uno de los países más democráticos del mundo, Israel, y ha asumido la Asamblea General de las Naciones Unidas, la UNESCO, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, UNWRA y otros organismos para hacer así. El Consejo de Derechos Humanos nunca cesa de condenar a Israel, mientras que rara vez denuncia las numerosas tiranías musulmanas. Si queremos salvar la civilización occidental y la democracia, debemos unir nuestras fuerzas urgentemente para hacer frente a todos los que intentan destruirla.

***El Dr. Denis MacEoin es islamista y miembro distinguido del Instituto Gatestone de Nueva York. Él vive en el Reino Unido.

[1] Varios escritores han publicado críticas de Said y su obra, enfatizando su duplicidad e inexactitudes; entre los mejores se encuentra la corta cuenta de Joshua Muravchik, “Edward Said conquista la Academia para Palestina”, capítulo siete de su estudio más amplio. Haciendo a David en Goliat: cómo el mundo se volvió contra Israel (Encounter Books, Nueva York / Londres, 2014).

[2] Sobre Hungría, ver Kirchik, El Fin de Europa , capítulo 2.

Fuente en ingles:

https://www.gatestoneinstitute.org/11811/democracy-death-ii

 

Muerte a la democracia. Parte I 

http://porisrael.org/2018/02/13/muerte-de-la-democracia-parte-i/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.