Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Kislev 5779 | domingo noviembre 18, 2018
donativo

Réquiem Por Un Niño Palestino


Hoy veo tus ojos, ojos de niño asombrado, ojos de niño triste que no comprende qué ocurre, y siento ganas de llorar.

Naciste en un mísero campamento en Siria, en Líbano, en Irak, en Jordania, en Egipto, o en cualquier otro país árabe, pero no te permitieron ser sirio, libanés, iraquí, jordano o egipcio, sino que te colgaron el mismo cartel que a tu padre, y quizás hasta a tu abuelo “PALESTINO”, y ese cartel es un estigma que llevarás hasta la muerte.

Mientras otros niños del mundo en el jardín de infantes aprendían canciones que hablaban de mariposas, enanitos y flores, a ti te enseñaban canciones que hablan de muerte y mártires.

Mientras otros niños del mundo aprendían en la escuela que 2+2=4, a ti te enseñaban que mas enemigos muertos+mas mártires=paraíso.

Cuando llegaste a la adolescencia, esa edad en que se siente el primer amor, te pusieron una piedra, o una botella incendiaria, o un cuchillo en las manos y te dijeron “Ahí está el enemigo sionista. Mátalo, que si mueres en el intento Alá te recibirá en el Paraíso y tendrás 72 vírgenes para ti esperándote”.

Y fuiste. Atacaste al enemigo, un anciano, o un niño, o una mujer embarazada, o quizás un adolescente como tú, aunque se diferenciaba de ti por el hecho que sus sueños eran de futuro, de paz, de amor, eso no importa, se trataba del “enemigo”.

Y si tuviste “suerte”, te capturaron vivo y te enviaron a la cárcel, donde otros se encargarán de seguir lavándote el cerebro, mientras tu familia cobra tu “salario”, para que cuando salgas sólo seas una fiera humana.

Si no tuviste tanta suerte una bala puso fin a tu vida, a tu adolescencia, quizás a ese sueño que guardabas en el fondo de tu corazón.

Entonces esos mismos que desde tu nacimiento se adueñaron de tu vida y de tu destino, se apoderarán de tu cuerpo ensangrentado y lo exhibirán obscenamente al mundo mientras señalan al “asesino sionista”, que acabó con tu vida… ¡¡¡PARA DEFENDER SU PROPIA VIDA!!! (Vaya desfachatez la de estos sionistas que osan defenderse).

Y desde el más allá, tus ojos de niño asombrado, tus ojos de niño triste le echan en cara al mundo su indiferencia, su apoyo incondicional a aquellos que se apoderaron de tu pasado, anularon tu presente y destruyeron tu futuro.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.