Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Elul 5778 | lunes agosto 20, 2018
donativo

En nombre de mi madre, la sobreviviente del Holocausto


Bergman addresses the Polish prime minister
Bergman se dirige al primer ministro polaco

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El primer ministro polaco se sentó cómodamente en el estrado de la Conferencia de Seguridad de Munich cuando un periodista de Yedioth Ahronoth se levantó para preguntarle sobre la ley de campos de exterminio, pero contó la historia de su madre que nunca olvidó la traición de sus colegas polacos; ¿Sería considerado un criminal en su país por hablar de esto?’ Ronen Bergman se preguntó; ‘Hubo perpetradores judíos en el Holocausto’, respondió Morawiecki.

 

Todo fue inesperado y no planificado. Dos de los líderes más jóvenes del mundo estaban sentados en el escenario en la sala de conferencias principal del Hotel Bayerischer Hof en Munich: el canciller austríaco Sebastian Kurz y el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki. Ambos son oradores elocuentes, agudos y muy seguros de sí mismos.

Escuché al líder polaco hablar sobre economía, energía y otros asuntos relacionados con Polonia. Habló de todo, además del tema que todos querían que abordara: la legislación que prescribe tiempo de prisión y una multa por acusar a Polonia y los polacos de participar en el Holocausto. Esta legislación, que ha creado una gran controversia mundial y provocó mucha ira en Israel, no era lo suficientemente importante para Morawiecki.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, me puse de pie para hablar . Quería hacer una pregunta general sobre la ley, pero de repente me inundaron los recuerdos. Toda mi familia, mi difunta madre, mi padre y sus familias, experimentaron el Holocausto. Pocos sobrevivieron La mayoría fueron asesinados. El Holocausto ha estado pendiendo sobre nuestras cabezas como una gran sombra en toda nuestra vida.

Sabíamos muy poco. Mi madre era una persona muy modesta, pero los pocos parientes que sobrevivieron dijeron que había sido reconocida como una niña prodigio a temprana edad. Mientras estaba en el jardín de infantes, ya había recibido un premio especial del ministro de educación polaco por su “buen polaco”, pero es ahí por lo general donde termina la historia. Los familiares se negaron a decir nada más, y mamá también guardó silencio. “Un día, te contaré más”, solía decirnos a mis hermanas y a mí.

A lo largo de los años, mi madre se aseguró de servir como una valla de separación entre los niños y el recuerdo de los horrores. Todo lo que sabíamos era que mi abuela y mi madre habían escapado al bosque, se unieron a los partisanos y lograron sobrevivir a la guerra. Mi abuelo, por otro lado, se escondió en túneles de alcantarillado en su ciudad natal y salió cuando la Gestapo se retiró.

 

Ronen Bergman with his late mother, Miriam

Ronen Bergman con su difunta madre, Miriam

Y había una cosa más que siempre supimos, que “los polacos eran peores que los nazis”. Es algo de lo que mamá habló ocasionalmente: los vecinos y padres de conocidos de la clase, y los comerciantes, y aquellos que trabajaban para judíos.

Desde una perspectiva histórica, creo que mi madre estaba equivocada. Claramente, los nazis fueron los que iniciaron el Holocausto, y fueron ellos quienes construyeron los campos de exterminio. Pero mi madre conocía a los polacos y este era su juicio muy personal y moral de lo que había sucedido. No hay duda que hubo muchos polacos que arriesgaron sus vidas y salvaron a muchos judíos. Los nombres de algunos de ellos están grabados en la entrada de la Avenida de los Justos entre las Naciones a la entrada de Yad Vashem.

“Todos nos traicionaron y nos entregaron a la Gestapo”, dijo. Ella y otros miembros de la familia, nos dijo, habían pagado a un campesino polaco dinero para esconderse en su granja. “Estábamos constantemente hambrientos. Fue el hambre al borde de la muerte “, me dijo. “Aunque estaba prohibido, un día me escabullí para ver si los propietarios tenían algo que comer. No me vieron, y luego escuché esas horribles palabras. Dijeron que llamarían a la Gestapo al día siguiente para llevarnos también a nosotros”.

Solo años después de su muerte, descubrí que la historia que conocíamos sobre los túneles de aguas residuales y los partisanos y la reunión después de la guerra era cierta, aparte de un detalle: la abuela y el abuelo no se conocían antes de la guerra.

Mi abuelo biológico escapó con mi abuela y mi madre al bosque. Se contagió de neumonía allí o fue herido por el fuego alemán, hay dos versiones, y mi madre y mi abuela lo enterraron en la nieve con sus propias manos.

Mi madre y mi abuela, y algunos otros parientes que sobrevivieron, pasaron el resto de la guerra en el bosque, con los partisanos.

El hombre que conocí como mi abuelo conoció a mi abuela y mi madre después de la guerra. Dos personas perdidas en un mundo destruido, una de ellas con una niña pequeña y ojos tristes. El otro, nuestro “abuelo Iaakov”, perdió a toda su familia en uno de los campos de exterminio. Dos personas que buscaron consuelo y se encontraron.

Cuando la abuela conoció a Iaakov, decidieron mantenerse unidos. Junto con mi madre, decidieron enterrar este secreto en Europa. Inmigraron a Israel en 1949 como una unidad familiar, y contaron a todos cómo se habían visto obligados a separarse debido a los nazis y cómo se habían reunido felizmente después de la guerra.

Mi madre falleció en 1993, después de luchar contra el cáncer durante 15 años. Creo que los horrores de entonces, junto con su obstinado intento de servir de defensa y no decirnos nada, de mantenerlo todo adentro, de no hablar, de no descargar, fue lo que eventualmente la mató.

¿Por qué no nos dijo que había enterrado a su verdadero padre en la nieve? “Ella no quería estar sujeta a la piedad de nadie”, concluyó un familiar nuestro cuando supimos la verdad, años después de la muerte de mi madre.

La madre de Ronen Bergman como un niño

La madre de Ronen Bergman cuando era niña

Mientras aún estaba en Europa, mi madre juró nunca más decir una palabra en polaco. Y ella mantuvo esa promesa. Estaba dispuesta a hablar alemán, ¿pero polaco? Absolutamente no.

Di un resumen de esta historia el sábado a la audiencia en la Conferencia de Seguridad de Munich y al primer ministro polaco, quien me lanzó una mirada hueca y espeluznante.

“Mi madre pudo salvar a gran parte de su familia porque oyó durante la noche que los vecinos iban a decir que tenían judíos en las proximidades a las SS a la mañana siguiente. Si entiendo correctamente, después de que esta ley sea legislada, seré considerado un criminal en su país por decir esto. ¿Cuál es el propósito? ¿Cuál es el mensaje que intenta transmitir al mundo?

Morawiecki en Munich. "Me miró como si estuviera examinando una molestia" (Foto: AFP)

Morawiecki en Munich. “Me miró como si estuviera examinando una molestia” (Foto: AFP)

Cuando terminé, todos aplaudieron. Más tarde, se me acercaron altos funcionarios alemanes de diferentes organizaciones gubernamentales, quienes me agradecieron por decir lo que no pudieron decir. Pero el primer ministro polaco no estaba confundido ni impresionado, y ni siquiera me ofreció ninguna simpatía. Él se enfrenta a un hombre con un nudo en la garganta que habla de cómo su familia fue exterminada en el Holocausto, y me mira como si estuviera examinando algún tipo de molestia.

“Es extremadamente importante entender primero que, por supuesto, no va a ser punible ni visto como un crimen decir que hubo autores polacos, ya que había autores judíos, ya que había autores rusos y ucranianos, no solo perpetradores alemanes”, respondió. .

“No había campos de exterminio polacos, no había campos de concentración polacos. Hubo campos de exterminio nazis alemanes. El mero hecho que tengamos que explicarlo hoy proviene de nuestra historia. No podemos estar de acuerdo con mezclar a los perpetradores con las víctimas”.

Estos comentarios me dejaron estupefacto. Mis ojos estaban llenos de lágrimas de dolor y rabia. Me alegré de haber ayudado al menos a revelar sus verdaderos colores con mi pregunta.

“Creo que no hay mejor cierre que lo que hiciste hoy nuestra y la cuenta que tenía que ajustar con los polacos. Es una pena que no haya podido verlo “, me escribió mi hermana, Liora Houbara, después de ver la transmisión de la conferencia.

 

El Dr. Ronen Bergman, corresponsal senior de asuntos militares y de inteligencia en Yedioth Ahronoth y escritor colaborador del New York Times, es el autor de Rise and Kill First: The Secret History of Israel’s Targeted Assassinations .

 

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5119747,00.html

 
Comentarios

Toda verdad saldrá a la luz
Y los crímenes de guerra
Del holocausto,no podrán
Ocultarse,por que, Dios
Es poderoso y está con
Su pueblo Israel,y con
Sus aliados.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.