Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
23 Sivan 5779 | miércoles junio 26, 2019
donativo

Errores de Todos en una crisis evitable


Resultado de imagen de santo sepulcro

Santo Sepulcro

Israel no persigue a los cristianos ni a sus iglesias, no limita su libertad de cultos ni cerró el Santo Sepulcro. Suena hasta un tanto irrisorio entrar en aclaraciones al respecto, pero los sucesos de los últimos días lo hacen imperioso.  De todos modos, comencemos por el final: el Santo Sepulcro, el santuario más sagrado del Cristianismo en Tierra Santa, erigido en el sitio en el que según la tradición cristiana se cree que Jesús fue crucificado, sepultado y luego resucitado, reabrió sus puertas ayer miércoles a las 4 de la mañana, tras tres días de cierre por decisión de las autoridades eclesiásticas.

Ver al Patriarca Ortodoxo Griego Theophilos, el Custodio de Tierra Santa Francesco Patton y el Patriarca Armenio Nourhan Manougian  unidos en  un mismo frente (algo nada común por cierto)  a la entrada del Santo Sepulcro  anunciando que permanecerá cerrado hasta nuevo aviso en protesta contra Israel, fue un hecho histórico sin precedentes, y requiere explicación.

Lo que hay de fondo es un tema primordialmente económico, aunque tiene por cierto también otras aristas más generales.

La intendencia de Jerusalén exige desde hace años a las Iglesias el pago de impuestos municipales (Arnona) por un monto acumulado de aproximadamente 186 millones de dólares. Ello no incluye  en absoluto las casas de oración mismas ni monasterios o conventos sino lugares pertenecientes a las iglesias, en los que hay actividad comercial por las que se cobra, como ser hoteles, hosterías, salones de eventos y tiendas diversas.  Tras mucho tiempo de tira y afloje, la notificó a las iglesias que no se puede postergar más el pago, congelando varias cuentas por parte del monto “debido”.

Es importante señalar que también se presenta la misma exigencia de pago a instituciones religiosas judías y musulmanas, no en lo relativo a los sitios de oración propiamente dichos, sino a aquellas instalaciones que sirven con fines comerciales, como ya hemos explicado.

Pero las Iglesias reaccionaron airadas, criticando duramente al Alcalde de Jerusalem Nir Barkat y el hecho que cuando se reunió de cara a Navidad con sus representantes, ni mencionó el tema. Y de repente, congeló cuentas de diferentes iglesias por sumas nada pequeñas.

Fuera de micrófonos, algunas fuentes eclesiásticas opinaron que aquí hay un intento del Alcalde Barkat de imponerse ante el Ministerio de Finanzas con el que no se pone de acuerdo sobre el presupuesto a la Municipalidad. Si declara huelga de sus funcionarios, nadie le presta atención. Quizás estimó que con una medida como la que adoptó contra las iglesias, sí se le escucharía. Desde el punto de vista económico, su argumento es que el Estado pactó la exención impositiva a las iglesias, pero no compensa a la Municipalidad por el ingreso perdido.

Para el  Patriarcado Ortodoxo Griego hay otro tema más preocupante aún, relacionado  a un proyecto de ley que temen limitaría su capacidad de vender tierras que les pertenecen, especialmente en Jerusalem (véase recuadro).

Este martes se llegó a un “alto el fuego”, una suspensión de la crisis  (no una solución definitiva aún)y la reapertura del Santo Sepulcro, al anunciar la Municipalidad de Jerusalem que congela todas las medidas planeadas para el cobro de los impuestos a fin de dar tiempo a que un equipo formado por  el Primer Ministro Benjamín Netanyahu halle una fórmula que permita poner fin al diferendo. También se anunció formalmente que queda congelada la propuesta de ley sobre las tierras.

Resultado de imagen de Procesion cristiana patriarcado latino de Jerusalen

Misa Oficiada por el patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal, máximo representante de la Iglesia Católica en Tierra Santa

HACER ORDEN

A  raíz de la crisis, hablamos con  el Profesor Amnon Ramon del  Instituto Jerusalem para Investigación Política, experto en el tema de los Cristianos en Israel, quien sostiene que parte de la problemática de la compleja relación con las iglesias se debe a la falta de una dirección ordenada del lado israelí. “El tema está sumamente dividido, ningún funcionario tiene suficiente autoridad para dar respuestas y llevar las cosas adelante y eso crea la sensación de que no hay cómo resolver problemas e inquietudes”, recalcó.

En opinión del Profesor Ramon, las iglesias se hallan en general en una situación delicada, por varias razones.

-El hecho que las cúpulas de las iglesias son en gran medida extranjeras mientras que los feligreses son locales, árabes cristianos, lo cual ha provocado no pocas tensiones internas.

– La sensación de los líderes eclesiásticos, que se hallan entre Israel y los palestinos.

– En el caso del Patriarcado ortodoxo griego, las críticas de las que ha sido objeto el Patriarca Theophilos por varias ventas de tierras a judíos, que en algunos casos luego se alegó habían sido ilegales, lo cual fue desmentido por un tribunal de Jerusalem. Miembros de su comunidad le criticaron duramente por no hacerlos partícipes de las decisiones en temas tan delicados . Ese trasfondo puede claramente explicar el tono hostil que usó el Patriarca contra Israel en las declaraciones del domingo último.

En opinión del experto consultado, la formación por orden del Primer Ministro Binianin Netanyahu  de un equipo profesional encabezado por el Ministro de Cooperación Regional Tsaji Hanegbi para tratar de hallar una solución, puede ser un paso clave en la dirección correcta. En el equipo habrá representantes de los ministerios de Finanzas, Interior, Exteriores y la Intendencia de Jerusalem.

Y mientras trabaje, nadie tomará ninguna medida unilateral.

 

CRÍTICAS A DOS PUNTAS

A nuestro criterio, aquí se han cometido errores tanto del lado israelí como de parte de las iglesias. Aunque el trasfondo es económico, no es descabellado que los pasos israelíes sean vistos como violación del histórico Status quo por parte de las iglesias. La Municipalidad intenta presionar al gobierno y no es lo más sabio hacerlo a través de un tema tan delicado como las iglesias, aunque no se perjudique en absoluto a las casas de oración.

Además, la Municipalidad respaldó sus acciones en una opinión legal al respecto, pero el abogado que la escribió hizo caso omiso de una cláusula del acuerdo fundamental suscripto entre Israel y la Santa Sede en diciembre de 1993. Allí se determinó que mientras se negocia el acuerdo entre las partes sobre una variedad de temas económicos, fiscales y jurídicos, no se puede dar ningún paso unilateral. Y la medida de la intendencia de Jerusalem fue por cierto un paso unilateral indebido.

Dicho sea de paso, las negociaciones en cuestión entre la Santa Sede y el eStado de Israel se prolongan ya mucho más allá de los dos años concebidos inicialmente. Llevan casi 25 y la responsabilidad por la demora es compartida.

Pero por otro lado, la forma en que las iglesias reaccionaron, perjudicando ante todo a los peregrinos que viajaron para visitar sus santuarios y hallaron el Santo Sepulcro cerrado,  y las acusaciones que lanzaron contra Israel, fueron sumamente injustas y exageradas.

Colgar un cartel en uno de los muros frente al Santo Sepulcro con la frase “Fin a la persecución de cristianos en Jerusalem”, acusar a Israel de que su comportamiento recuerda “medidas contra los judíos en tiempos oscuros en Europa” y alegar que se llama al Estado a “dejar de perseguir a los cristianos y de despojarlos de sus casas y sus tierras”, carece de todo fundamento y nos parece totalmente inaceptable porque se basa sencillamente en una mentira. Esa no es la realidad de los cristianos en Israel. Y las Iglesias lo saben. Su enojo por los dos problemas que aquí planteamos y su lógico  deseo de solucionarlos, no justifica que inventen cosas que no son.

 

EL POLÉMICO –Y CONGELADO- PROYECTO DE LEY

Se refiere a  tierras en sitios de ubicación preferencial, que pertenecían al Patriarcado ya mucho antes de la creación de Israel,  en parte de los barrios Rejavia y Talbie de la capital. Las tierras en cuestión fueron “alquiladas” por el Patriarcado  por 100 años al Keren Kayemet LeIsrael en 1950 para que el Estado de Israel pueda construir en ellas viviendas para la población. Y la intención, se suponía de antemano, era que llegado el momento, se renovarían los contratos.

El problema es que a fin de pagar deudas contraídas por otros temas tiempo atrás, el Patriarcado Ortodoxo Griego vendió esas tierras a contratistas privados ya mucho antes de haber expirado el “alquiler” a Israel. Con ello no sólo quitó al Estado la opción de renovar esos contratos llegado el momento  sino que puso en peligro a unas 1500 familias en las zonas en cuestión que pueden verse expuestas a exigencias  exageradas de los futuros propietarios de las tierras en las que residen, que les obliguen a irse de sus casas.

Imagen relacionadaRajel Azaria. Wikipedia

A fin de lidiar con esta situación e intentar neutralizar el riesgo para los habitantes de los barrios en las tierras en cuestión,  la diputada Rajel Azaria del partido “Kulanu”, socio en la coalición, presentó una propuesta de ley que permita confiscar esas tierras vendidas por el Patriarcado a contratistas particulares, a cambio de una compensación. Más allá de lo que algunos expertos señalan sería una ley inconstitucional que la Suprema Corte no autorizaría, el Patriarcado puso en el grito en el cielo. Aunque no se trata de confiscarle nada a las iglesias dado que la confiscación sería de  tierras vendidas por las iglesias y que por ende ya no les pertenecen, evidentemente sería una medida que limitaría considerablemente el margen de maniobra de cara a eventuales transacciones. Nadie va a querer comprar tierras que teme serán confiscadas.

 

EL TRASFONDO HISTÓRICO

En su libro “Cristianismo y Cristianos en el Estado de los Judíos- La política israelí ante las comunidades cristianas y las Iglesias 1948-2010” del Profesor Amnon Ramon, publicado en el 2012, ya se hacía referencia al tema de los impuestos. Este catedrático, que dedicó varios años a la investigación del tema, de los principales expertos en el Instituto Jerusalem de Investigaciones Políticas, explicó el trasfondo:

“La Municipalidad de Jerusalem ha exigido en repetidas ocasiones el pago de impuestos municipales (arnona) a las Iglesias. Estas sostienen que jamás han pagado impuestos municipales o gubernamentales, ni  bajo gobierno otomano, ni británico, israelí o jordano, debido a que son organismos religiosos que mantienen instituciones educativas, de bienestar social y ayuda que prestan servicio a la población local. Consideran que con ello están inclusive desempeñando un rol que le correspondería al Estado y que por lo tanto éste debería apoyarles, no cobrarles impuestos.

Profesor Amnon Ramon

Es más: las iglesias ven en la exención de impuestos  parte de sus derechos históricos, amparados en los acuerdos del Status Quo que fueron institucionalizados en edictos de los  Otomanos en 1852 y 1853, avalados internacionalmente por la Conferencia de París en 1856, la Convención de Berlín de 1878 y la Convención de Mytilene de 1901 y 1913 entre Francia y el imperio Otomano.  Sostienen que todos esos derechos fueron confirmados en la legislación del Mandato Británico .

También afirman que en el acuerdo fundamental entre Israel y la Santa Sede suscripto en diciembre de 1993 se determinó que mientras se llevan a cabo las negociaciones entre ambas partes por temas económicos y fiscales aún no resueltos, no  habrá pasos unilaterales…”.

 

LA SOLUCIÓN, POR AHORA.

Resultado de imagen de Theophilos, Patriarca Ortodoxo Griego. imagenes

Theophilos, Patriarca Ortodoxo Griego. .

El martes por la noche, se publicó un nuevo comunicado de las Iglesias.

“Nosotros, los jefes de las Iglesias responsables por el Santo Sepulcro y el Status Quo que regula el manejo de los diversos  Santuarios cristianos en Jerusalem- el Patriarcado Ortodoxo Griego, la Custodia Tierra Santa y el Patriarcado Armenio- agradecemos la declaración publicada hoy por el Primer Ministro Netanyahu y a todos los que trabajaron incansablemente para preservar la presencia cristiana en Jerusalem y proteger el Status Quo.

A la luz de la intervención constructiva del Primer Ministro, las Iglesias esperan  trabajar con el Ministro Hanegbi y con todos aquellos que aman a Jerusalem, a fin de garantizar que nuestra ciudad Sagrada, en la que la presencia cristiana continúa lidiando con desafíos, siga siendo un sitio en el que las tres religiones monoteístas puedan vivir y florecer juntas”.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.