Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Av 5778 | domingo julio 22, 2018
donativo

Palestinos: Los árabes no se preocupan por nosotros


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

La apatía árabe hacia los palestinos es el resultado de una creencia de larga data  que los palestinos no dudan en morder la mano que los alimenta. El apoyo palestino a la invasión de Kuwait por Saddam Hussein en 1990 fue el punto de inflexión en las relaciones entre los países árabes y los palestinos

La Autoridad Palestina (AP) ha estado trabajando arduamente para persuadir a los países árabes para que respalden su posición en el enfrentamiento con la administración de los Estados Unidos.

La dirección de la Autoridad Palestina en Ramallah teme que sin el respaldo de los países árabes, la administración estadounidense “imponga” el “acuerdo del siglo” del presidente Donald Trump, el plan de paz que aún debe anunciarse en Medio Oriente.

Los países árabes, sin embargo, parecen estar preocupados por otros asuntos. Por ahora, los palestinos están recibiendo muchos elogios de sus hermanos árabes, incluyendo promesas de presionar a la administración Trump posiblemente para “modificar” su plan para hacerlo menos “dañino” a las demandas y aspiraciones palestinas.

Lo que realmente está sucediendo es que los líderes de la Autoridad Palestina están aterrorizados  que muchos de los países árabes apoyen el plan Trump, abandonando así a sus hermanos palestinos y dejándolos expuestos a la presión internacional para aceptar el “acuerdo del siglo”. Este miedo no parece ser injustificado.

Los funcionarios palestinos ya han expresado su preocupación porque Arabia Saudita, Egipto, Jordania y algunos países del Golfo están en connivencia con la administración Trump para “imponer” el plan de paz, cuyos detalles aún no se han hecho públicos.

Estos países árabes, señalan los palestinos, han respaldado un enfoque más pragmático y conciliatorio respecto del reputado plan de paz y ya no expresan una fuerte oposición a él, a pesar de las afirmaciones palestinas que los puntos principales del “acuerdo del siglo” avalan las posiciones del gobierno israelí

A diferencia de los palestinos, los países árabes obviamente no están interesados ​​en arruinar sus relaciones con la administración de los Estados Unidos. Es probable que sus comentarios se centren más en preservar las buenas relaciones con Washington que en apoyar las políticas del gobierno israelí.

Los palestinos parecen ser los únicos en el mundo árabe que salen a diario contra un plan que nadie ha visto.

Difícilmente transcurre un día sin que un funcionario palestino advierta contra el plan de Trump de “liquidación” o “bofetada del siglo”, como algunos han comenzado a referirse a él. Los palestinos dicen que también están decididos a frustrar el plan, a pesar de las consecuencias.

“A los palestinos no les importa la fecha en que se anuncie el plan de Trump porque lo rechazan”, dijo Nabil Sha’ath , ex ministro de Asuntos Exteriores de la AP que se desempeña como asesor principal del presidente Mahmoud Abbas.

  • “Lo que ya se ha filtrado sobre el plan es suficiente para que lo rechacemos. No aceptaremos un plan estadounidense que permita a los Estados Unidos restaurar su exclusividad sobre el proceso de paz. Si Washington desea contribuir al proceso de paz, debe hacerlo estando dentro del marco de un foro multilateral internacional “.

Otro alto asesor de Abbas, Azzam al-Ahmed, dijo que el “acuerdo del siglo” de Trump no se aprobará porque no conducirá al establecimiento de un estado palestino. Estados Unidos, agregó, ya no está calificado para desempeñar el papel de único patrocinador de cualquier proceso de paz entre los palestinos e Israel.

El secretario general de la OLP, Saeb Erekat, también repitió la oposición palestina al “acuerdo del siglo” de Trump. Acusando a la administración estadounidense de buscar “liquidar” la causa palestina e imponer sus dictados a los palestinos, Erekat se quejó en un “informe político” que presentó la semana pasada a los miembros de la facción gobernante Fatah en Ramallah que las “líneas gruesas” que el  plan de Trump ofrece a los palestinos nada más que un “eterno autogobierno” y un estado “desmilitarizado”.

En las últimas semanas, el liderazgo de la AP ha estado haciendo campaña para reunir apoyo árabe para su oposición al plan Trump. Hasta ahora, sin embargo, el esfuerzo palestino ha sido solo parcialmente exitoso, en todo caso.

En una reciente reunión en Bruselas de los ministros de Asuntos Exteriores árabes con sus contrapartes de la UE, los palestinos exigieron que los países árabes respalden su posición hacia el plan Trump. Los palestinos también están presionando para que la UE desempeñe un papel más importante en el proceso de paz con Israel, de modo que Estados Unidos ya no tenga exclusividad sobre el establecimiento de la paz.

Sin embargo, la respuesta árabe a la campaña palestina ha sido decepcionante para los palestinos.

Los ministros árabes rechazaron la demanda palestina de disminuir el papel de Estados Unidos en el proceso de paz. “No queremos excluir el papel de Estados Unidos, que sigue siendo una de los principales”, los ministros árabes informaron y dijeron a los palestinos.

Los países árabes también se han negado a respaldar la feroz retórica anti estadounidense de los palestinos. A juzgar por el tono de los líderes de Arabia Saudita, Egipto, Jordania y Marruecos, parecen adoptar un enfoque suave hacia la administración estadounidense y su plan de paz aún por anunciarse. A diferencia de los palestinos, los países árabes no ven el plan como una “conspiración destinada a liquidar la causa palestina y los derechos nacionales”.

Además, en Ramallah se habla que algunos países árabes han estado presionando al liderazgo de la Autoridad Palestina para que acepte el plan Trump.

“Varios países árabes pro estadounidenses siguen ejerciendo presión sobre los líderes palestinos para que no rechacen el plan estadounidense”, dijo el analista político Rasem Obeidat. “Incluso están pidiendo a los líderes palestinos que aborden el plan de manera positiva”. Hizo un llamamiento a los palestinos para que dejen de depender de los árabes y  unir sus filas para fortalecer su frente interno.

Los palestinos esperaban que la respuesta de los países árabes e islámicos a la decisión de Trump del 6 de diciembre de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel sería mucho más dura. Lo mínimo que esperaban los palestinos era que estos países respondieran expulsando a los embajadores de Estados Unidos o cerrando embajadas estadounidenses en las capitales árabes e islámicas. Esto, por supuesto, no sucedió para consternación de los palestinos, que sienten que han sido nuevamente abandonados por sus hermanos árabes y musulmanes.

Los países árabes parecen estar hartos de los palestinos. A lo sumo, están dispuestos a ofrecer a los palestinos declaraciones públicas de apoyo y promesas para ayudarlos a lograr sus derechos. Cada uno de estos países tiene sus propios problemas de los que preocuparse y el problema palestino ya no está en la parte superior de la lista de prioridades de los árabes.

Egipto, por ejemplo, está preocupado por su guerra contra los terroristas yihadistas en el Sinaí y las próximas elecciones presidenciales, programadas para fines de marzo. Los egipcios tienen recuerdos amargos de intromisión en los asuntos internos de los palestinos. Durante los últimos tres meses, los egipcios han intentado, hasta ahora sin éxito, persuadir a Hamas y la facción Fatah de Abbas para que procedan con el acuerdo de “reconciliación” firmado por ambas partes en El Cairo en noviembre de 2017.

La semana pasada, una delegación de seguridad egipcia sostuvo intensas conversaciones con los líderes de Hamas en la Franja de Gaza en un intento por resolver la crisis, pero fue en vano. Una delegación de Hamas que visitó El Cairo el mes pasado para hablar sobre las formas de implementar el flojo acuerdo de “reconciliación” regresó con las manos vacías a la Franja de Gaza, después de pasar tres semanas en Egipto.

Los sauditas, por su parte, también están ocupados con sus problemas internos. El príncipe heredero Mohammed bin Salman, el gobernante de facto de Arabia Saudí, está preocupado con su plan de introducir importantes reformas en el reino y recaudar miles de millones de dólares de príncipes corruptos y altos funcionarios. De todos modos, la dirección de la AP no parece tener mucha confianza en el joven príncipe heredero y lo sospecha también de confabularse con la administración Trump para “imponer” el “trato” a los palestinos.

Del mismo modo, Jordania está tratando de resolver sus propios problemas, y parecen ser enormes. La reciente decisión del gobierno jordano de eliminar los subsidios al pan ha desatado una ola de protestas callejeras en todo el reino.

Qatar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), mientras tanto, trabajan por separado promoviendo sus propios programas en el panorama político palestino.

Los qataríes están apoyando al régimen de Hamas en la Franja de Gaza, mientras que los EAU intentan promover su poder palestino, sobre el depuesto  líder de Fatah, Mohammed Dahlan, como el próximo líder palestino. Según los informes, los EAU le han pedido a Dahlan que forme un nuevo partido que se postulará en las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias palestinas, siempre y cuando se lleven a cabo.

El liderazgo de la Autoridad Palestina no está contento con la interferencia de Qatar y los Emiratos Árabes Unidos en los asuntos internos de los palestinos. Tampoco está contento con la forma en que Egipto parece haber apoyado a Dahlan, un archienemigo de Abbas. La AP ve la intromisión árabe en los asuntos palestinos como dañina y contraproducente. Aún no se ha recuperado de los días en que cada país árabe había respaldado a su propia facción palestina.

Los palestinos una vez más se ven obligados a enfrentar la desagradable verdad: que sus hermanos árabes están más interesados ​​en su propia supervivencia que en el asunto palestino.

Esta apatía árabe hacia los palestinos es el resultado de una creencia de larga data en el mundo árabe  que los palestinos son personas ingratas que no dudan en morder la mano que los alimenta. El apoyo palestino a la invasión de Kuwait por Saddam Hussein en 1990 -un país que solía proporcionar a los palestinos millones de dólares anuales- fue el punto de inflexión en las relaciones entre los países árabes y los palestinos. Desde entonces, los palestinos han dependido casi por completo de los fondos estadounidenses y de la UE.

Cuando Trump finalmente anuncie su plan de paz en Oriente Medio, los palestinos descubrirán que están solos y amenazan con frustrarlo. Los palestinos tienen buenas razones para creer que los países árabes están a punto de dejarlos a su suerte. Y, después de medio siglo de liderazgo fallido y corrupto, los dispositivos palestinos dejan mucho que desear.

 

Khaled Abu Toameh, un periodista galardonado, tiene su base en Jerusalén.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/11995/palestinians-arabs-apathy

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.