Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
16 Iyyar 5779 | martes mayo 21, 2019
donativo

Los aliados del Golfo Pérsico triunfan después que Estados Unidos abandonara el acuerdo con Irán


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahrein respaldan fuertemente la decisión del presidente Trump de abandonar el acuerdo nuclear con Irán, diciendo que la reanudación de las sanciones puede interrumpir su programa de misiles balísticos y apoyar a los grupos militantes. Arabia Saudita, mientras tanto, advierte a Irán: si obtienes armas nucleares, nosotros también lo haremos.

Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahrein respaldaron rápidamente la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de imponer sanciones a Teherán, lo que refleja su preocupación por el programa de misiles balísticos de Irán y su apoyo a los grupos militantes.

“Puede que a París y Londres no les guste la decisión de Trump, pero ¿Cómo se sentirían los franceses o los británicos si sus ciudades capitales estuvieran bajo la amenaza directa de los iraníes?” el editor en jefe Faisal Abbas escribió en el diario árabe de noticias en árabe de Arabia Saudita junto a un titular que decía: “El trato está muerto”.

El Príncipe Heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (L) estrechando la mano del presidente estadounidense Trump (Foto: MCT)

El Príncipe Heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (L) estrechando la mano del presidente estadounidense Trump (Foto: MCT)

En una cafetería, el empresario saudita Ziad dijo que el liderazgo del reino era correcto desafiando un acuerdo que había aliviado las sanciones a cambio  que Teherán tomara medidas que evitarían que sea capaz de fabricar un arma nuclear.

  • “Cada par de días, tenemos misiles procedentes de Yemen y vemos evidencia  que están hechos por Irán … Está interfiriendo en Siria, Yemen, Marruecos. Otros países pueden aceptar eso, pero aquí en Arabia Saudita no lo hacemos ,” él dijo.
Una hora más tarde, al menos cuatro explosiones ruidosas sacudieron Riyadh. Las autoridades dijeron que habían interceptado dos misiles balísticos disparados desde Yemen, donde una coalición liderada por Arabia Saudita está luchando para expulsar de la capital y de grandes partes del país al movimiento Houthi alineado con Irán.
Una ojiva nuclear montada en uno de ellos  Arabia Saudita sabe que devastaría  el país.El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir, advirtió el jueves que su país examinará detenidamente las armas nucleares en caso  que Irán haga realidad sus amenazas y haga lo mismo.

“Si Irán adquiere capacidad nuclear haremos todo lo posible para hacer lo mismo”, dijo en una entrevista con CNN, haciéndose eco de una afirmación hecha por el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman dos meses antes, en la que comparó al líder supremo ayatolá de Irán. Ali Khamenei con Adolf Hitler.

El Ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir (Foto: Reuters)

El Ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir (Foto: Reuters)

Durante mucho tiempo se temió que, más allá de la destrucción que pueda causar una bomba nuclear iraní, podría desencadenar una carrera de armamentos nucleares en una de las regiones más volátiles del mundo.

“Estos misiles son fabricados por  iraníes y entregados a los houthis. Ese comportamiento es inaceptable. Viola las Resoluciones de la ONU con respecto a los misiles balísticos. Y los iraníes deben rendir cuentas por esto”, dijo Jubeir a CNN.
“Encontraremos el camino correcto y en el momento adecuado para responder a esto”, advirtió. “Estamos tratando de evitar a toda costa la acción militar directa con Irán, pero el comportamiento de Irán no puede continuar. Esto equivale a una declaración de guerra”.

Guerras de Proxy

El reino musulmán sunní ha estado en desacuerdo con el Irán chií durante décadas, luchando una guerra de poder de larga duración en el Medio Oriente y más allá que ha influido en los conflictos en Irak, Siria, Líbano y Yemen.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita acusó a Irán de utilizar los beneficios económicos del levantamiento de las sanciones para desarrollar misiles balísticos y apoyar a los militantes. Pidió una “visión integral que no se limite a su programa nuclear sino que también incluya todas las actividades hostiles”.Anwar Gargash, Ministro de Estado para Asuntos Exteriores de los EAU, tuiteó que Irán se había envalentonado por el acuerdo nuclear y que “su programa de misiles balísticos se volvió ofensivo y exportable”.

Trump ha empleado argumentos similares, criticando el acuerdo por no abordar el programa de misiles balísticos de Irán, sus actividades nucleares más allá de 2025, o su papel en las guerras regionales.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei (izq.) Y el presidente iraní Hassan Rouhani (Foto: EPA)

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei (izq.) Y el presidente iraní Hassan Rouhani (Foto: EPA)

“Nos está apoyando no porque seamos Arabia Saudita o porque tengamos petróleo, sino porque cree que tenemos razón”, dijo Mohammed, otro empresario saudita.

Omán, que orquestó contactos secretos entre Estados Unidos e Irán que ayudaron a allanar el camino para el acuerdo en 2015, fue más medido.

“Creemos que Estados Unidos y la República Islámica de Irán están interesados ​​en lograr la paz y la estabilidad en la región, y la opción de la confrontación no beneficia a ninguno de los dos lados”, dijo su ministerio de Relaciones Exteriores.

Kuwait dijo en un comunicado que “entiende y respeta” la decisión de Trump.

Qatar, encerrado en una disputa con Arabia Saudita y otros estados árabes, mientras tanto advirtió contra una posible carrera de armas nucleares en la región.

“A todas las partes les interesa ejercer moderación, sabiduría y paciencia, y tratar de resolver las diferencias a través del diálogo”, dijo su ministerio de Relaciones Exteriores.

Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto impusieron un boicot al comercio y el transporte en Qatar en junio, acusándolo de financiar grupos militantes y hacer concesiones a Irán, acusaciones que niega.

‘Actividades siniestras’

“Los gobiernos omaní, qatarí y kuwaití han buscado mantener relaciones pragmáticas -económicas más que políticas- con Irán”, dijo Kristian Coates Ulrichsen, del Rice Institute Baker’s, con sede en Texas.”Es probable que haya un sentimiento de júbilo en Riyadh y Abu Dhabi  que la administración de Trump, o al menos la Casa Blanca, ahora se haya decidido por la amenaza de Irán a la seguridad regional”.

En su discurso del martes, Trump condenó las “actividades siniestras” de Irán, incluido el respaldo de grupos islamistas armados como Hezbollah en el Líbano y Hamas en la Franja de Gaza palestina.

El presidente de los Estados Unidos, Trump (Foto: AFP)

El presidente de los Estados Unidos, Trump (Foto: AFP)

Abdulaziz al-Sager, jefe del Centro de Investigaciones del Golfo con sede en Jeddah, dijo que el mensaje era significativo porque reflejaba las preocupaciones del Golfo. “Siempre hemos dicho que nuestra preocupación por este acuerdo en 2015 era que Irán no debería tomar como carta libre para ir y expandir su influencia territorial”.

El príncipe heredero de la Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que se desempeña como ministro de Defensa saudita, dijo a CBS News en marzo que su país “sin duda” desarrollaría armas nucleares si Irán lo hacía.

En una entrevista con CNN el miércoles, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, dijo: “Hemos dejado muy claro que si Irán adquiere una capacidad nuclear, haremos todo lo que podamos para hacer lo mismo”.

Irán había descartado la renegociación del acuerdo y amenazó con tomar represalias si Washington se retiraba.

Podría hacerlo socavando los intereses de Washington y sus aliados en el Medio Oriente, tal vez aumentando el apoyo a los hutíes de Yemen. Las fuerzas de Arabia Saudita y Emiraties que luchan contra los houthis reciben apoyo militar de los Estados Unidos y otros aliados occidentales.

“Existe un riesgo real de escalada, especialmente entre Irán e Israel. Mientras que los Estados del Golfo podrían querer que EE. UU. e Israel intenten reducir a Irán, no creo que quieran verse arrastrados a una confrontación directa”. Las consecuencias podrían ser graves “, dijo Joost Hiltermann, Director de Programas, Medio Oriente y África del Norte en International Crisis Group.

 

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5255954,00.html

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.